Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Pandemia   ·   Coronavirus   ·   Estados Unidos   ·   Poesía   ·   Reseña   ·   Paz Social   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Sociedad



De Pensar a Transformar La Política Macroeconómica


Inicio > Economía
05/07/2016


1184 Visitas



Como ha quedado demostrado con el correr de la historia de la humanidad: nada se crea de la noche a la mañana. Y como reacción a esto: nada es para siempre. 


Roma es un ejemplo de ello desde su nacimiento como Monarquía, pasó por la República, y como Imperio se vio condenado a la desaparición. Sucedió de manera similar con el Primer Imperio Francés (conocido también como Imperio Napoleónico), con el Imperio Prusiano, y la Unión de Republica Socialistas Soviéticas. Como se expresó: nada es para siempre, todo puede cambiar. Claro debe estar que este ‘fenómeno no ocurre solamente en cuanto a nacimiento o caídas de naciones o imperios; se da en muchos ámbitos: desde comunitarios hasta la economía y la política.

En ciertos momentos de la historia hemos creído que tenemos la verdad absoluta sobre diversos temas. En su momento creímos que la tierra era plana, o que esta misma era el centro el universo; aceptamos ideas teocéntricas y nos olvidamos de la vida en la tierra para esperar una felicidad de ultratumba, luego se cambió por el antropocentrismo; nos hicimos la idea, también, que el hombre debía tener libertades que no fueran coartadas por los reyes o emperadores, y nació el derecho, y tras el despotismo a como se manejaban dicho derecho nacieron los Derechos Humanos, y cambio la percepción del hombre en el mundo. De esta manera, todas las situaciones, las leyes, nuestras teorías no se pueden mantener eternas; podrán solo, en su debido momento servir como punto de partida para saber qué, cómo y por qué suceden ciertos acontecimientos en los diferentes aspectos en los que le hombre influye directa e indirectamente. Sucede así en el panorama de las políticas macroeconómica.

En este orden de idea hallamos tal y como lo expresan Olivier Blanchard, Giovanni Dell’Ariccia, y Paolo Mauro, todos doctores en economía, que la crisis obliga claramente –al hombre, en este caso a los economistas– a cuestionarse sus conocimientos sobre el manejo de las políticas macroeconómicas, que pensaron una vez sabían manejar. Creyeron los diseñadores de políticas y los macroeconomistas que la política monetaria tenía un objetivo: la inflación. Creyeron que la política fiscal era una secundaria, y que la regulación financiera se encontraba por fuera del ámbito de la política macroeconómica. Lo creyeron, pero ¿estaban era lo correcto?

Nos Equivocamos Y Causamos La Crisis.

En las crisis actuales se ha dado un gran debate, justamente, entorno a las políticas macroeconómicas puesto que se daban como perfectas (e irrefutables), y su implementación ha llevado al desplome de la economía mundial. Se sostuvo, en este sentido, que:

“… la inflación estable y baja era el mandato principal, sino exclusivo, de los bancos centrales. Esto fue resultado de una coincidencia entre la necesidad de los banqueros centrales de obtener reputación centrándose en la inflación y no en la actividad económica y del respaldo intelectual a la meta de inflación que proporcionaba el modelo neokeynesiano.” (Blanchard, Dell’Ariccia & Mauro, 2010, p. 62)

Pero esta coincidencia de la que hablan los autores: fallaba debido a la presencia de otras imperfecciones en el modelo. Aun así, estos actores –los banqueros centrales– en su afán por aplicar el modelo bajo esta coincidencia, se centraron mucho más en mantener una inflación estable que una baja. Se habla entonces que para aquel momento empezó a existir un consenso respecto a que la inflación no solo debía ser estable, sino baja. Se discutió entonces los efectos de una baja inflación sobre la posibilidad de caer en una trampa de iliquidez (Blanchard et al, 2010).

Ahora, en un intento por de Blanchard, Dell’Ariccia y Mauro de detectar los errores en las políticas macroeconómicas que tienen a la economía mundial a punto de resbalar por un gran precipicio, se hallan varios elementos responsables de esto (figura 1): uno de ellos ya lo mencionamos, la inflación estable y baja; el segundo elemento, considerado un instrumento, la política de tasas de interés; acompañados de otros dos elementos de papel limitado y, por poco olvidado: la política fiscal y la regulación financiera.



Se expresan de acuerdo a la  Política de Tasas de Interés, como un instrumento usado por la política monetaria como tasa de interés a corto plazo que el banco central controla mediante operaciones de mercado abierto (Blanchard et al, 2010). Y respecto a esto se expresan así:

Detrás de esta elección había dos supuestos. Primero que los efectos reales de la política monetaria tenían lugar a través de las tasas de interés y los precios de los activos, no a través de un efecto directo de los agregados monetarios (…). Segundo, que todas las tasas de interés y todos los precios de los activos estaban vinculado a través del arbitraje.” (Blanchard et al, 2010, p. 64)

Y… ¿por qué se hizo a un lado la política fiscal y la regulación financiera? Bien, en primer lugar, la política fiscal se ha empezado a situar detrás de la política monetaria por diferentes razones: (I) escepticismo sobre sus efectos, (II) como la política monetaria era capaz de mantener una brecha de producto estable, no era necesaria la implementación de otra política; (III) en economías desarrolladas el principal objetivo era estabilizar y, tal vez, reducir los altos niveles de deuda; (IV) retrasos en el diseño e implementación de la política fiscal, y (V) las restricciones políticas no darían progreso rápido a la política fiscal como si a la política monetaria. Abel Fernández (2010), en su columna para el portal Sintetia, expresa diciendo que el cuestionamiento de las cosas “creíamos saber”, respecto a la política fiscal se puede resumir en: “El poder limitado de la política fiscal, centrado en el argumento de la equivalencia ricardiana y acentuado por los propios limitantes del juego político hacia los cambios.” (Fernández, 2010). Encontramos también que:         

El escaso rol de la política fiscal, que en las últimas tres décadas quedó relegada a un tercer plano después de la desregulación financiera y el laissez-faire de la globalización. Así fue como los llamados estabilizadores automáticos (subir impuestos en los momentos de auge y bajarlos en los momentos de crisis, por ejemplo) quedaron completamente obsoletos y a expensas de los caprichos políticos y del cortoplacismo del populismo.” (Moreno, 2010)

En cuanto a la regulación financiera, Blanchard y compañía exponen que con su omisión como característica macroeconómica esencial, la regulación y supervisión financiera se centraron en instituciones y mercados individuales (2010). Se prestó poca atención al uso de relaciones reguladoras tales como la relación de capital, o la relación entre préstamo y valor como herramientas la política cíclica (Blanchard et al, 2010). En este sentido, y retomando la columna de Fernández (2010), esté expresa que bajo este marco de política macroeconómica la regulación financiera juega un papel prácticamente nulo.

Nuestros Errores, Nuestras Soluciones: Saliendo de la Crisis

¿Cómo solucionar esta crisis que nosotros mismos hemos creado? Como se expresó anteriormente: nada es para siembre, y la teoría que nos llevó a esta crisis debe ser repensada, rediseñada e implementada para transformar la política macroeconómica y con ella darle una mano a la economía mundial.

¿Qué tal se daría una serie de “nuevos principios” que nos ayuden a fundamentar las políticas macroeconómicas que deban implementarse? Porque como expresa Marco Antonio Moreno en su artículo FMI: Repensando La Política Macroeconómica, debemos reconocer que:

“La economía global tomó una dirección errónea que debe ser cuestionada y corregida. La política fiscal y la política monetaria deben estar más integradas para lograr el nivel de empleo que requieren los países. Es al menos el primer paso para el cambio que se requiere.” (Moreno, 2010)

Son justamente Blanchar, Dell’Ariccia y Mauro quienes establecen esta serie de principios para dar un “rescate a la economía” (figura 2), entonces se plantean: (I) una revisión al objetivo de la inflación, (II) integración de la regulación financiera dentro de la política macroeconómica, (III) cuestionarse por el papel de la instituciones financieras como proveedores únicas de liquidez; (IV) creación de mayor reservas en los tiempos de bonanza, y mejor diseño a los estabilizadores automáticos (tasas de interés).

La crisis dejo muy claro que los diseñadores de políticas deben tener fijos muchos aspectos, entre ellos que tienen a disposición muchos instrumentos además que usaron antes de la crisis. Pero es aquí donde se presenta el reto: aprender a usar los instrumentos adecuadamente para transformar las políticas macroeconómicas. De acuerdo a esto, se puede citar a Karl Marx, que en sus notas Tesis Sobre Feuerbach, cuando dice en la nota número once: “Los filósofos hasta ahora no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo” (Marx, s.f., p. 4). ¿Se trata de eso entonces? ¿Empezar a transformar el mundo o, como expresa el esloveno Slavoj Zizek (basado en el pensamiento de Marx) al decir: “En el siglo XX, quizás, hemos tratado de cambiar el mundo muy rápidamente. Es tiempo de interpretarlo de nuevo, de empezar a pensar”?

REFERENCIA

Blanchard, O. Dell’Ariccia, G. & Mauro, P. (2010). Repensar La Política Macroeconómica. En: Revista de Economía Institucional, Vol. 12, No. 22. Recuperado de: http://www.economiainstitucional.com/pdf/no22/oblanchard22.pdf

Castilla, A. (2015). La Nueva Política Macroeconómica.  En: Economía y Futuro. Recuperado de: http://acandas.es/nueva-politica-macroeconomica/

Fernández, A. (2010). Repensando La Política Macroeconómica. En: Sintetia.com. Recuperado de: http://www.sintetia.com/repensando-la-politica-macroeconomica/

Marx, K. (s.f.) Tesis Sobre Feuerbach. En: marxists.org. Recuperado de: https://www.marxists.org/espanol/m-e/1840s/45-feuer.htm

Moreno, M. (2010). FMI: Repensando La Política Macroeconómica. En: El Blog Salmón. Recuperado de: http://www.elblogsalmon.com/economia/fmi-repensando-la-politica-macroeconomica

Zizek, S. [mOn0strOh]. (2012, Octubre 12). Slavoj Zizek – No Actúes ¡Solo Piensa! [Archivo de Vídeo]. Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=k2x8TC-zXio

           lo

Etiquetas:   Economía   ·   Rescate Financiero   ·   Política Fiscal   ·   Tasa de Interés   ·   Política Monetaria   ·   Macroeconomía

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20151 publicaciones
5042 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora