Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Pandemia   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Sociedad   ·   Libros   ·   Novela   ·   Reseña   ·   Poesía



Administrar la victoria; …y, la derrota


Inicio > Política Nacional
01/07/2016

1119 Visitas



El 5 de junio el mensaje de los electores no pudo ser más claro y en 2018 la presidencia será de quien mejor lo entienda y se administre en consecuencia.


Si la democracia, entre tantas cosas, ofrece la posibilidad de castigar gobiernos sacándolos del poder, como dijo Karl Popper, entonces los ciudadanos van ganando 1 vs 0, contra la partidocracia. Luego entonces, se puede afirmar que fueron unas elecciones exitosas.

Sin embargo, las cosas no quedan ahí. Sería ingenuo suponer esto. El evidente perdedor en las elecciones fue el PRI. El PAN fue el claro ganador. Está por verse si lograrán demostrar que lo merecen.

Si las campañas electorales fueron un perfecto compendio de suciedad y demostraron la disposición de todos los partidos para incurrir en las peores prácticas en aras de ganar; de no corregir el rumbo, tanta podredumbre provocará un impredecible desencanto entre los electores en 2018, particularmente entre los más jóvenes. De hecho, la gente quiere “logros” concretos”. Así de simple.

Hay muchas conclusiones que serían extrapolables a 2018. En general, la participación fue alta (fuera de la Ciudad de México donde los capitalinos rechazaron la absurda votación de la Asamblea Constituyente de Mancera), los ciudadanos están dispuestos a salir a votar. Claramente, el electorado está harto de corrupción, impunidad y violencia. A la gente no se le ha olvidado la “casa blanca”, y no, nadie se tragó a Virgilio Andrade, un personaje de caricatura que ofende. La imagen del PRI solapando a gobernadores flagrantemente corruptos, como Duarte en Veracruz y Borge en Quintana Roo, desembocó en derrotas apabullantes. En Oaxaca, donde tanta pobreza duele, la estructura local casi feudal dio muestras de ser, todavía, vergonzosamente imbatible. En Puebla el PAN se mostró igualmente capaz de prácticas reprobables.

En este contexto, corresponde al PAN, ahora, demostrar que sabe qué hacer con una victoria. Tienen que hacer acuse de recibo del mensaje. Manteniéndose estrictamente dentro de la ley, deben lanzarse con todo contra Duarte y Borge, de entrada. Si quieren volverse una alternativa creíble, sería recomendable, también, que los panistas mismos se lanzaran contra Padrés, uno de los suyos.

Pero Enrique Peña Nieto y el PRI también podría aprovechar el mensaje que le acaba de gritar el electorado. Vetar o posponer la Ley 3 de 3 es un indicio. Beltrónes fue claro con su renuncia en este sentido. Tienen una oportunidad histórica de hacer acuse de recibo, cambiando radicalmente su narrativa. Sería inteligente que el Presidente abiertamente reconozca que los conflictos de interés de los que se les acusa a él y a miembros de su equipo no es ilegal pero debería serlo. Que él proponga los cambios necesarios. Que sea su gobierno quien se lance contra los corruptos. Si es necesario, puede proponer una amnistía que evite una cacería de brujas, pero dejando transparentemente claro que entiende que la corrupción que impera en México es insostenible e inaceptable. Todavía se puede.

Si consideramos que en todo el mundo se han desarrollado movimientos políticos en contra de partidos y políticos establecidos (el famoso establishment), tenemos que preguntarnos quién puede canalizar ese descontento en México. Si los partidos insisten en hacer más de lo mismo, el vacío generado está perfectamente aprovechado por AMLO y la Coordinadora. ¿Hay alguien más?

El PAN, a nivel nacional, tiene una segunda oportunidad que el electorado le pone en bandeja de plata. No sólo tienen que cerrar filas y llegar a un acuerdo entre Margarita Zavala, Ricardo Anaya y Rafael Moreno Valle, sino que tienen que decidirse a ser un partido moderno de centro derecha que se aleje de dogmas absurdos y concentre toda su atención en toda medida que fortalezca instituciones, mejore la impartición de justicia, reduzca la corrupción y contribuya a construir imperio de la ley.

El mensaje de los electores no pudo ser más claro y en 2018 la presidencia será de quien mejor lo entienda. Si los partidos insisten en hacer más de lo mismo, el vacío generado será perfectamente aprovechado. No hay duda.

@leon_alvarez



Etiquetas:   Corrupción   ·   PAN   ·   PRI   ·   Enrique Peña Nieto   ·   Estado de Derecho

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21548 publicaciones
5233 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora