Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Ética   ·   Filosofía   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Biografía   ·   Cultura   ·   Poesía   ·   Filosofía Social   ·   Solidaridad



Diario Olé: yo tan sólo 20 años tenía


Inicio > Comunicación
23/06/2016


1746 Visitas



La irrupción de Olé hace 20 años modificó de cuajo la forma de narrar que tenía el periodismo deportivo argentino, no exento de polémicas y mentiras. Llegó y reestructuró el cómo contar el deporte, especialmente el fútbol desde una óptica discutible y muy lejana a la que soñó desde un principio.


Olé giró con el tiempo. Al ejemplo de diario europeo de trayectoria como Marca de España o La Gazzetta dello Sport de Italia, que esbozó en 1996 el entonces responsable de la sección deportes de Clarín, Ricardo Roa, fue corriéndose a una línea sensacionalista de acumulación simbólica violenta en su discurso como a su vez una mirada despectiva hacia el rol que ocupa la mujer en el deporte, siempre colocada en un segundo o tercer escalón. Esto no ocurrió de un momento al otro, en esta línea de tiempo que lleva 20 años subyace un cambio de paradigma en cómo llegar a sus lectores. Se prefirió el golpe de efecto, rápido y certero para fomentar desde el medio las rivalidades deportivas que, si bien eran notables y constantes, Olé supo profundizar para su provecho.

Un ejemplo vigente son las columnas de opinión de periodistas llamadas “De Frente” que se ubican desde el lugar del hincha. Hoy más suavizadas que en otros tiempos, ítem celebrable, en ellas todavía encontramos esta mezcla de periodista/hincha con atisbos de barrabrava que, defendidas desde el atril del “folklore”, alimentan a la vorágine de violencia que está inmerso el fútbol argentino  hace décadas. Pensar a Olé como el único factor en esta problemática resulta una idiotez pero ojo que siempre colaboró con nafta en el incendio. Exprimió y exprime lo máximo para vender, lógica entendible del mercado, aunque sin resultados grandilocuentes ya que tiene una tirada máxima de aproximadamente 34.000  ejemplares los días lunes, luego de la fecha del fútbol, y el resto de la semana no supera los 25.000 -según medición marzo 2016 del IVC- y sostenido exclusivamente por ser un producto del Grupo Clarín. Si fuese por sus ventas, Olé estaría fundido hace muchos años atrás o correría una suerte similar a “El Gráfico”.

Olé, en la construcción de su relato, fue un ejemplo de las prácticas de precarización laboral que se ejecutaron en el periodismo y en otras tantas áreas, desde los 90 hasta la actualidad, donde se desplegaron diferentes acuerdos con escuelas de periodismo deportivo para que decenas de pasantes pudieran cubrir entrenamientos y partidos del fútbol de primera y del ascenso en situaciones laborales frágiles para ellos, aguardando la mentada oportunidad de trabajar en forma fija en la redacción y así iniciarse en el camino del periodismo en un diario del Grupo Clarín. Una situación que, salvo raras excepciones, no dejó de ser una aventura que podía extenderse como máximo 6 meses y nuevamente otra “ola” de pasantes reiterando la misma promesa. Esto en complicidad con los terciarios en esta formación que incluyen como un gran beneficio tener acuerdos para que estudiantes todavía en curso vivan la adrenalina del periodismo en primera persona. Olé no fue ajeno al marco laboral vigente para los periodistas en otros medios, lo que sí fue que encontró un nicho repleto de posibilidades que sirvieron en términos de costos pero no así en la calidad de su producto. Así ante errores en el diario o en la web se hizo conocido en las redes sociales el hashtag #ElPasanteDeOlé.

En estos 20 años, uno de sus hombres claves en su inicio, Mariano Hamilton, expresó en la revista Un Caño, que Olé quiso mezclar “el sensacionalismo entre tilingo y paquete de Página 12, los chimentos de Ámbito Financiero, el desparpajo de Crónica y Diario Popular y, básicamente, en el tono de la mítica revista Humor”. Expectativas elevadas para algo que nunca resultó en los hechos. Esto no quita que Olé transformó la forma de comunicar el deporte especialmente en diarios como Clarín y La Nación, que desde la llegada de este diario, vigorizó su sección de Deportes hasta en su formato. En relación a sus tapas, encontramos en este devenir dosis elevada de violencia textual hacia el otro, al adversario coyuntural. Luego de un empate de San Lorenzo ante River, a quien eliminó de la Copa Libertadores en 2008, tituló “Machos”. Como si la victoria dependiera de la testosterona o el que pierda entra en un espectro vergonzante de mujer o algo pasivo, fiel reflejo del comportamiento existente, en la permanencia de agresión/discriminación sobre el rival deportivo de turno y no sólo en el fútbol. También otra tapa, en la previa de un Argentina .- Brasil por Eliminatorias y una portada con una mujer negra en ropa interior que decía “¿Qué tenés que hacer esta noche”? u otra también polémica en un debut de Héctor Veira como técnico de San Lorenzo y la imagen de un futbolista apoyado a otro en pleno partido con el título “El sello del Bambino”. Así, miles. Con sólo googlear y poner “Tapas de Olé polémicas” los resultados están a la vista.

Legitima y continúa construyendo el “folklore” y sus consecuentes ejes de conflicto para volcarse a un público predominante joven y masculino, donde tampoco faltan chicas lindas en ropa interior y otros artilugios que también emplea en su sitio web, que a decir verdad lo hacen otros que se arrogan seriedad y purismo. Allí reside su estrategia de venta. Se podrá estar de acuerdo o no pero el diario se planta en un límite discursivo muy fino que termina muchas veces en la ocurrencia o el mal gusto o simplemente en la mentira, como fue el caso de un hincha de River que hizo un fotomontaje de una bandera contra los dirigentes (“La peor dirigencia de la historia”) y salió como imagen principal del diario, sin chequear su fuente y que sumergió al diario en una crisis de credibilidad en el que tuvo que salir a dar la cara su director, Leonardo Farinella. Olé cumplió 20 años y desde su nacimiento nada volvió a ser igual en el periodismo deportivo. Esta aseveración es indiscutible. Una historia que se sigue escribiendo con claroscuros, modos erróneos y positivos, de muy buenos periodistas y de los otros y sobre todo con sus límites que, ya a dos décadas, no quedan demasiados claros. 



Etiquetas:   Fútbol   ·   Comunicación   ·   Deportes   ·   Medios de Comunicación   ·   Periodismo   ·   Violencia de Género   ·   Violencia   ·   Clarín   ·   Diario   ·   Argentina

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18876 publicaciones
4749 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora