Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Escritores   ·   Pandemia   ·   Libros   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Bitcoin   ·   Criptomonedas   ·   Lectores   ·   Salud   ·   Lectura



Un país canibalizado


Inicio > Política Nacional
07/08/2011

1333 Visitas



En estos días escuchaba a un dirigente sindical de las empresas básicas de Guayana, preguntarse con indignación cómo era posible que con el petróleo en más de 100 dólares, lo que imperara en su mundo laboral fuera el caos: salarios atrasados, comedores desabastecidos, implementos faltantes, supervisores ausentes; en fin, el desmadre generalizado que el periodista Damián Prat presenta en sus reportajes semanales sobre la situación guayanesa.




Pero lo más llamativo del comentario del sindicalista fue la afirmación de que esos problemas muy rara vez ocurrían cuando, por ejemplo, el petróleo estaba en menos de 10 dólares... Y claro, la diferencia estriba en que ahora Venezuela es un país canibalizado por la depredación continuada de la montonera de asalto que viene desgobernando desde hace años, y además la víctima más abusada es el propio Estado nacional.



¿Es que acaso hay un sector de la actividad estatal que se haya salvado de la canibalización bolivarista? ¿Cómo explicar el fenómeno de la ruina productiva y la multiplicación de la deuda, en medio de una caudalosa y prolongada bonanza petrolera, sino por el efecto de la canibalización política y económica? ¿Por qué el Metro es un desastre, y el sistema eléctrico otro tanto, y la infraestructura vial se desmorona, y las refinerías explotan una semana sí y otra también?



¿La canibalización de las instituciones no tiene nada que ver, por ejemplo, el aumento voraz de la violencia social, o con el quiebre definitivo de servicios públicos esenciales? ¿Por qué nuestro país ha pasado de ser uno de tradicional inmigración a otro de emergente emigración, y sobre todo de muy valioso capital humano?



Pues por lo mismo. Venezuela que era un país con enormes y antiguos problemas, todavía no ha llegado al estadio de catástrofe humanitaria por el chorro de petrodólares que, mal que bien, mantiene abiertas las cuatro taquillas bolivaristas, vale decir, la burocrática, la cambiaria, la militar y la internacional. Si no fuera por ese caudal, las consecuencias del malbaratamiento de las oportunidades históricas de esta década, ya serían de gravedad subsahariana.



Estas cosas hay que decirlas, aunque a algunos mercadotécnicos de moda les parezcan "políticamente incorrectas". Y hay que decirlas, primero porque son ciertas, y segundo porque no se debe alimentar la ilusión de que una posible victoria opositora en el 2012, hará que todo sea "felicidad en el jardín", como dirían los ingleses. El abismo por donde va cayendo el país, con Estado y sociedad incluidos, exige que de la demagogia roja no pasemos a una multicolor.



De un presente destructivo a un futuro con opciones de reconstrucción, hay un trecho muy accidentado y traicionero. Y para recorrerlo hay que reconocer las realidades, por más duras y ominosas que sean.



Etiquetas:   Política

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21860 publicaciones
5256 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora