De Hombre a mujer: Trasgéneros



En la mayoría de las culturas, el sexo de una persona es asignado al  nacimiento de acuerdo a las principales características sexuales físicas. Se espera que las personas se identifiquen con su sexo asignado (identidad de género) y se comporten conforme a normas culturales específicas que están fuertemente asociadas con esto (expresión de género). La identidad de género y la expresión de género forman el concepto de “género”

 


 

Transgénero es un término global que define a personas cuya identidad de género, expresión de género o conducta no se ajusta a aquella generalmente asociada con el sexo que se les asignó al nacer. La identidad de género hace referencia a la experiencia personal de ser hombre, mujer o de ser diferente que tiene una persona; la expresión de género se refiere al modo en que una persona comunica su identidad de género a otras a través de conductas, su manera de vestir, peinados, voz o características corporales. El prefijo "trans" se usa aveces para abreviar la palabra "transgénero". Aunque la palabra transgénero generalmente tiene una connotación positiva, no todas las personas cuyo aspecto o conductas no coinciden con su género se identificarán como personas trans. Las maneras en que se habla sobre las personas trans en el ámbito académico, científico y de la cultura popular están cambiando constantemente, en particular, a medida que crecen la concientización, el conocimiento y la apertura sobre las personas trans y sus experiencias.

Es posible que los padres se preocupen por un hijo o una hija que parezca desconforme con el género, por diversos motivos. Algunos niños o algunas niñas expresan mucha angustia por sus sexos asignados al nacer o por los roles de género que se espera que cumplan. Algunos niños o niñas tienen dificultades para interactuar socialmente con sus compañeros y con los adultos debido a su expresión de género. Es posible que los padres se preocupen cuando lo que pensaban que era solo una "fase" continúa. Es posible que los padres de niños y niñas desconformes con el género deban trabajar con las escuelas y otras instituciones para abordar las necesidades particulares de sus hijos o hijas, y garantizar su seguridad. Es útil consultar a profesionales médicos y de salud mental expertos en temas de género en la infancia para decidir cómo abordar de la mejor manera dichas inquietudes. No sirve obligar al niño o a la niña a comportarse de una manera más adaptada con respecto al género. También puede ayudar recibir apoyo por parte de otros padres y otras madres que tienen hijos o hijas desconformes con el género. 

La identidad de género y la orientación sexual no son lo mismo. La orientación sexual hace

referencia a la atracción física, romántica y/o emocional permanente de una persona por otra,

en tanto que la identidad de género se refiere al sentido interno que una persona tiene de ser

hombre, mujer o algo diferente. Las personas  trans pueden ser heterosexuales, lesbianas,

homosexuales, bisexuales o asexuales, del mismo modo que pueden serlo quienes no son

transgénero. Algunas investigaciones recientes  han demostrado que puede producirse un cambio o un nuevo período de exploración en la atracción entre pares durante el proceso de transición. Sin embargo, después de la transición, las personas trans generalmente permanecen unidas a sus seres queridos como antes de la transición.

Las personas trans generalmente etiquetan su orientación sexual mediante su género como

referencia. Por ejemplo, una mujer transgénero, o una persona a quien se asignó el sexo masculino al nacer y realiza una transición al sexo femenino, que siente atracción hacia otras mujeres se identificaría como lesbiana o mujer homosexual.

De la misma manera, un hombre transgénero, o una persona a quien se asignó el sexo femenino al nacer, que siente atracción hacia otros hombres se identificaría como un hombre homosexual

Es posible que los padres se preocupen por un hijo o una hija que parezca desconforme con el género, por diversos motivos. Algunos niños o algunas niñas expresan mucha angustia por sus sexos asignados al nacer o por los roles de género que se espera que cumplan. Algunos niños o niñas tienen dificultades para interactuar socialmente con sus compañeros y con los adultos debido a su expresión de género. Es posible que los padres se preocupen cuando lo que pensaban que era solo una “fase” continúa. Es posible que los padres de niños y niñas desconformes con el género deban trabajar con las escuelas y otras instituciones para abordar las necesidades particulares de sus hijos o hijas, y garantizar su seguridad. Es útil consultar a profesionales médicos y de salud mental expertos en temas de género en la infancia para decidir cómo abordar de la mejor manera dichas inquietudes. No sirve obligar al niño o a la niña a comportarse de una manera más adaptada con respecto al género. También puede ayudar recibir apoyo por parte de otros padres y otras madres que tienen hijos o hijas desconformes con el género.

Para los transgénero, el apoyo de sus seres queridos, principalmente de sus padres, resulta fundamental, por lo que éstos deben ser cariñosos y comprensivos al momento en que hijos o hijas decidan revelar su orientación sexual o su identidad de género. Un paso de esta magnitud requiere valor, pero es señal de que la autoaceptación ha comenzado y quieren tener una relación honesta y abierta con su gente cercana.

 

Escucharlos, darles la oportunidad de desahogarse, no juzgarlos y expresarles cariño son las formas de demostrar a los hijos que están seguros y que se les ama por sobre todas las cosas.

 

Es normal que en los padres surjan sentimientos confusos o negativos respecto a la condición de sus hijos, pero es mejor no expresarlos hasta haberse detenido a analizarlos a solas. Resulta útil platicar con familiares y amigos de otros trans.

 

Posteriormente encontrarán la forma respetuosa y amorosa de ayudarlos ante los desafíos personales y familiares que se avecinan. Entre otras cosas, pueden acordar que no “revelarán” o hablarán sobre su identidad de género sin previo permiso ante desconocidos y que dejarán que ellos decidan cuándo, dónde, cómo y ante quién lo platican.

 

Los niños transgénero no tienen desorden físico ni malformación en sus órganos sexuales. Sólo experimentan una desconexión entre su sexo biológico y su género, el cual incluye conductas, roles y actividades. Sin embargo, siguen siendo niños y, como tales, requieren cuidados, comprensión y mucho amor.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






De Hombre a mujer: Trasgéneros


En la mayoría de las culturas, el sexo de una persona es asignado al  nacimiento de acuerdo a las principales características sexuales físicas. Se espera que las personas se identifiquen con su sexo asignado (identidad de género) y se comporten conforme a normas culturales específicas que están fuertemente asociadas con esto (expresión de género). La identidad de género y la expresión de género forman el concepto de “género”

 


 

Transgénero es un término global que define a personas cuya identidad de género, expresión de género o conducta no se ajusta a aquella generalmente asociada con el sexo que se les asignó al nacer. La identidad de género hace referencia a la experiencia personal de ser hombre, mujer o de ser diferente que tiene una persona; la expresión de género se refiere al modo en que una persona comunica su identidad de género a otras a través de conductas, su manera de vestir, peinados, voz o características corporales. El prefijo "trans" se usa aveces para abreviar la palabra "transgénero". Aunque la palabra transgénero generalmente tiene una connotación positiva, no todas las personas cuyo aspecto o conductas no coinciden con su género se identificarán como personas trans. Las maneras en que se habla sobre las personas trans en el ámbito académico, científico y de la cultura popular están cambiando constantemente, en particular, a medida que crecen la concientización, el conocimiento y la apertura sobre las personas trans y sus experiencias.

Es posible que los padres se preocupen por un hijo o una hija que parezca desconforme con el género, por diversos motivos. Algunos niños o algunas niñas expresan mucha angustia por sus sexos asignados al nacer o por los roles de género que se espera que cumplan. Algunos niños o niñas tienen dificultades para interactuar socialmente con sus compañeros y con los adultos debido a su expresión de género. Es posible que los padres se preocupen cuando lo que pensaban que era solo una "fase" continúa. Es posible que los padres de niños y niñas desconformes con el género deban trabajar con las escuelas y otras instituciones para abordar las necesidades particulares de sus hijos o hijas, y garantizar su seguridad. Es útil consultar a profesionales médicos y de salud mental expertos en temas de género en la infancia para decidir cómo abordar de la mejor manera dichas inquietudes. No sirve obligar al niño o a la niña a comportarse de una manera más adaptada con respecto al género. También puede ayudar recibir apoyo por parte de otros padres y otras madres que tienen hijos o hijas desconformes con el género. 

La identidad de género y la orientación sexual no son lo mismo. La orientación sexual hace

referencia a la atracción física, romántica y/o emocional permanente de una persona por otra,

en tanto que la identidad de género se refiere al sentido interno que una persona tiene de ser

hombre, mujer o algo diferente. Las personas  trans pueden ser heterosexuales, lesbianas,

homosexuales, bisexuales o asexuales, del mismo modo que pueden serlo quienes no son

transgénero. Algunas investigaciones recientes  han demostrado que puede producirse un cambio o un nuevo período de exploración en la atracción entre pares durante el proceso de transición. Sin embargo, después de la transición, las personas trans generalmente permanecen unidas a sus seres queridos como antes de la transición.

Las personas trans generalmente etiquetan su orientación sexual mediante su género como

referencia. Por ejemplo, una mujer transgénero, o una persona a quien se asignó el sexo masculino al nacer y realiza una transición al sexo femenino, que siente atracción hacia otras mujeres se identificaría como lesbiana o mujer homosexual.

De la misma manera, un hombre transgénero, o una persona a quien se asignó el sexo femenino al nacer, que siente atracción hacia otros hombres se identificaría como un hombre homosexual

Es posible que los padres se preocupen por un hijo o una hija que parezca desconforme con el género, por diversos motivos. Algunos niños o algunas niñas expresan mucha angustia por sus sexos asignados al nacer o por los roles de género que se espera que cumplan. Algunos niños o niñas tienen dificultades para interactuar socialmente con sus compañeros y con los adultos debido a su expresión de género. Es posible que los padres se preocupen cuando lo que pensaban que era solo una “fase” continúa. Es posible que los padres de niños y niñas desconformes con el género deban trabajar con las escuelas y otras instituciones para abordar las necesidades particulares de sus hijos o hijas, y garantizar su seguridad. Es útil consultar a profesionales médicos y de salud mental expertos en temas de género en la infancia para decidir cómo abordar de la mejor manera dichas inquietudes. No sirve obligar al niño o a la niña a comportarse de una manera más adaptada con respecto al género. También puede ayudar recibir apoyo por parte de otros padres y otras madres que tienen hijos o hijas desconformes con el género.

Para los transgénero, el apoyo de sus seres queridos, principalmente de sus padres, resulta fundamental, por lo que éstos deben ser cariñosos y comprensivos al momento en que hijos o hijas decidan revelar su orientación sexual o su identidad de género. Un paso de esta magnitud requiere valor, pero es señal de que la autoaceptación ha comenzado y quieren tener una relación honesta y abierta con su gente cercana.

 

Escucharlos, darles la oportunidad de desahogarse, no juzgarlos y expresarles cariño son las formas de demostrar a los hijos que están seguros y que se les ama por sobre todas las cosas.

 

Es normal que en los padres surjan sentimientos confusos o negativos respecto a la condición de sus hijos, pero es mejor no expresarlos hasta haberse detenido a analizarlos a solas. Resulta útil platicar con familiares y amigos de otros trans.

 

Posteriormente encontrarán la forma respetuosa y amorosa de ayudarlos ante los desafíos personales y familiares que se avecinan. Entre otras cosas, pueden acordar que no “revelarán” o hablarán sobre su identidad de género sin previo permiso ante desconocidos y que dejarán que ellos decidan cuándo, dónde, cómo y ante quién lo platican.

 

Los niños transgénero no tienen desorden físico ni malformación en sus órganos sexuales. Sólo experimentan una desconexión entre su sexo biológico y su género, el cual incluye conductas, roles y actividades. Sin embargo, siguen siendo niños y, como tales, requieren cuidados, comprensión y mucho amor.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE