Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Amor   ·   Libertad de Pensamiento   ·   Espiritualidad   ·   Paz   ·   Riqueza


0 seguidores

Estudie algo que de plata


Inicio > Cultura
11/05/2016


568 Visitas



La inevitable decadencia de las humanidades como profesión 


No cabe duda de que estamos en un momento de cambios y de zozobra a nivel mundial en todos los niveles, pero este artículo solo trata de un pequeño pero trascendental tema relacionado con el  aspecto laboral en especial para aquellos que se dedican a esta rama que se le conoce como  ciencias sociales y/o humanidades. No hace mucho en el mes de Junio de 2015, el ministro de educación del gobierno japonés, Hakubun Shimomura, aconsejó a las universidades estatales de su país  eliminar las carreras que tienen que ver con las ciencias sociales o las humanidades debido a que estas ya no son útiles a la sociedad y el mundo del trabajo no las requiere, y por el contrario darle más apoyo a las ciencias exactas y administrativas que es lo que necesita de manera urgente, según él, el mundo moderno.

Este debate ya  está sobre las mesa en diferentes partes del mundo, los académicos e intelectuales se devanan los sesos y se preguntan ¿para qué “carajos” sirven las humanidades, en este, el siglo XXI?  Pero hagamos un “recorderis” histórico de la situación. Esto tiene una trayectoria que se viene dando desde hace unas décadas para acá, en el comienzo de lo que aún se le conoce como la era digital, que dio inicio por allá en los años 70, en los países del primer mundo. Estos cambios,  desde  el ámbito educativo inician  más precisamente cuando las universidades empezaron a introducir cambios en sus mallas curriculares e introduciendo nuevas carreras para saciar las nuevas áreas comerciales e industriales en el que el mundo giraba, esto dio como resultado, una mayor movilidad de estudiantes hacia carreras como Administración, Contaduría, Finanzas, carreras técnicas y afines, con el propósito de saciar la demanda laboral que exigía más carreras con componentes prácticos que teóricos, porque el ominoso mundo del trabajo así lo reclama. Desde entonces han pululado universidades e instituciones de educación superior que ofrecen carreras para satisfacer este tipo de mercado laboral, esto es una muestra de hasta donde se ha llegado con esto que llamamos globalización y como las universidades se han convertido en las prostitutas del consumismo pero esto será tema para otro artículo.

Estudie algo que de “plata”.*

En nuestra realidad colombiana la cosa no es muy distinta, en un país en vías de desarrollo, el mundo laboral gira entorno a las necesidades de primera mano de la nación, es decir la de producir mano de obra calificada, que sirvan al sector industrial (sector minero y alimentario especialmente) y por allí está enfocada la demanda laboral, esto nos trae a la mente lo expuesto por el ministro japonés, “pasos activos para abolir dichas organizaciones o transformarlas para servir a otras áreas que atiendan mejor las necesidades de la sociedad”.

Si bien ninguno de nuestros “honorables” ministros se ha pronunciado respecto a este tema es notable ver las tendencias de los jóvenes en nuestros colegios que están a punto de graduarse de la media vocacional en el país. Si se les preguntan que quieren estudiar ellos responden casi al unísono “Administración, Derecho, Contaduría o alguna carrera  técnica en el SENA”* y si se les pregunta por qué no estudian Literatura, Historia, Antropología, Sociología, o Artes  responden “es que eso no da plata” o  “y eso pa’ que sirve” dejándonos ver el espectro cultural que nos rodea y en el cual crecimos todos los colombianos  ya que nuestro padres siempre nos han inculcado el exagerado amor por el dinero y que para ello debemos es “producir” como se conoce en el argot popular, vivir para trabajar, y trabajar para vivir.

La verdad duele, así que admítalo.

Hemos visto hasta ahora los argumentos expuestos por los poderosos para denigrar la profesión humanista, claro, es entendible desde el punto de vista de que estamos viviendo en un mundo globalizado donde priman los negocios, la industria y el consumismo y donde ya no tiene cabida el pensar o reflexionar sobre cuestiones fundamentales de la vida humana y nuestra vida como especie. Pero dejando a un lado la nostalgia y el romanticismo por lo que ya no es. A continuación voy a argumentarles y a aconsejar porque NO es recomendable estudiar humanidades bajo ciertas condiciones.



En primer lugar para estudiar humanidades se requiere de un excelente nivel intelectual y de leer demasiado, cosa de la que carecemos el 90% de la población colombiana acostumbrada a lo fácil, y a que todo nos lo expliquen con plastilina y de manera superficial, muy superficial diría yo. Así que si usted creyó, estimado lector, que por leer dos libros al año usted es un “duro” pues se equivoca, y se equivoca aún más si cree que sabe de Historia porque leyó a Dan Brown, lo reto a que lea algo de Foucault, Braudel, Webber, Bloch o Hegel y ahí si le digo que tan intelectual es, de lo contrario dedíquese a otra cosa.

Segundo si va a estudiar humanidades asegúrese primero de ser solvente económicamente, algo clave para entender a los que estudian humanidades es que son gente que tienen los recursos suficientes para vivir de ello, (admitámoslo son gente con plata) porque hay que ser claro, las oportunidades laborales en este campo son muy escasas y los que estudian humanidades y no tienen los recursos económicos suficientes empiezan a sufrir por la falta de dinero aun antes de concluyan la carrera, por eso los humanistas que son exitosos investigadores o escritores no les falta nunca el dinero porque siempre la han tenido, aun si nunca se ha dedicado a la profesión como tal, es más para ellos la profesión de las ciencias sociales o humanidades no representa ninguna fuente de ingresos adicional lo hacen como un lindo pasatiempo, cosa de mera erudición. Así que sin dinero mejor quédese quietico. Y tercero relacionado a lo que ya se mencionó antes, la escases de ofertas laborales para esta área son notables, solo haga el ejercicio de ingresar a una de tantas páginas que ofrecen empleo y verán que son casi inexistentes las demandas por un historiador o un antropólogo. Como conclusión si usted no cumple con los anteriores requisitos, no estudie humanidades y  Hágales caso a sus papás cuando le digan “estudie algo que de plata”. Como decimos en estas tierras “no se las venga a dar” de bohemio intelectualoide, que del conocimiento trascendental y profundo de lo humano ya no se vive (lamentablemente), así que no desperdicien su tiempo estudiando carreras que están en plena decadencia como las ciencias sociales y las humanidades.



*Plata: en la jerga popular colombiana significa dinero

*SENA: (Servicio Nacional de Aprendizaje) Institución educativa colombiana que capacita a personas en diferentes áreas técnicas y las prepara para el mundo laboral.

 

 

Fuentes.

“La mala hora de las humanidades”. Diario el Espectador. Publicación del 13 de Octubre de 2015.

“Japón dice adiós a las carreras de Humanidades en pro de las Ciencias”. Diario el economista.es. Publicación del 17 de Marzo de 2016





Por. Diego Díaz González



Etiquetas:   Cultura   ·   Sociedad
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario









Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15458 publicaciones
4059 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora