La Mentira suele ser un arma de Dominación

El poder como medio de dominación es un elemento de importancia dentro de la configuración política de las naciones. Al él se llega, bien sea por vía democrática o por medio de la imposición.

 

. Al él se llega, bien sea por vía democrática o por medio de la imposición.
Esta última vía es la que ha imperado en varios países, cuya población acepta vivir en un sistema autoritario, en el cual la libertad de expresión se considera desacuerdos o negaciones de parte de quienes adversan al gobierno de turno. Hay un libro titulado “Rebelión en la Granja” cuyo autor  es George Orwell, que muestra el ascenso al poder de un grupo de cerdos, inspirados por razones ideológicas que suponen la igualdad de los animales y la oposición de éstos al dominio del ser humano. Es así como inician un movimiento de búsqueda de nuevas prerrogativas para las demás clases, apoyándose en argumentos que pretendían establecer el control y la dirección de un gobierno, mediante la falsedad.

La mentira es el denominador por excelencia en la trama del libro. Los cerdos cometen abusos en la granja y con patrañas justifican acciones viles para los demás animales. Se puede observar como hay una doble moral en cuanto a los preceptos que establecen sobre el régimen de convivencia animal. La mentira y el engaño de quienes no tienen la capacidad de descubrir por su propia cuenta los desmanes de los cerdos, es lo que mantiene el poder. En muchas ocasiones, los animales dominados, se consideran como elementos continuadores del sistema autoritario. Nadie se atreve a cuestionar ni a propiciar movimientos que vayan en contra de los abusos de poder, pues los mismos han sido imbuidos por la falsedad de un grupo que goza de beneficios que predica la igualdad, pero que, en la práctica, constituyen un ejemplo de gobierno autoritario en el cual el beneficio siempre es individual y para nada el bien común forma parte de su estilo de liderazgo.

Por ende, la dominación se logra con falsos argumentos que parecen permitirla adopción de normas o principios, que más de considerarse como reglas son un medio de ceñirse ante las ambiciones e ínfulas de poder de los cerdos. Estas supuestas normas, son violadas por el grupo dominante al acercarse a conductas humanas que antes, eran objeto de crítica. Podríamos decir que los demás animales de la granja son objeto de adoctrinamiento y se consideran como peones que sirven para la perpetuidad en el poder de un grupo dominante que no cumple sus propias convicciones y se escuda en la mentira.

 

Jorge Rangel

Estudiante de Administración de Empresas

Facultad de Ciencias Económicas y Sociales

Universidad de los Andes

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales