Coordenada 05.06.16: inicio de campañas.

Ha pasado la primera semana de campañas políticas y me parecen insulsas, faltas de contenido, poco llamativas, desordenadas, en las que destaca la misma estrategia de siempre: mítines, slogans, discursos y propaganda con la que cada candidato pretende convencer a los ciudadanos de acudir a las urnas el próximo 5 de junio. Desborda el resentimiento, dolo y mala leche amparados por el anonimato en las redes sociales. Nada nuevo, inclusive.

 

. Desborda el resentimiento, dolo y mala leche amparados por el anonimato en las redes sociales. Nada nuevo, inclusive.
Tal parece que el periodo vacacional de semana santa hizo mella en los equipos de campaña. Se les ve agotados, sin bríos y sin identidad. No transmiten. Si usted observa la actitud de los equipos de tierra verá que se trata de jóvenes, amas de casa o profesionistas que acuden a una campaña política por la imperiosa necesidad de obtener un empleo y no por activismo político. Eso es alarmante.

Es obvio, también, que la gran batalla de todos los equipos la dieron al interior de su partido cuando armaron las coaliciones, la candidatura común o se establecieron las negociaciones de los grupos de poder para repartirse espacios y responsabilidades. Esto es evidente.

Derivado de lo anterior, hasta el momento, no hay mucho qué rescatar de las campañas excepto validar lo que es una interpretación general: la contienda por la gubernatura es entre dos y la participación de MORENA, PT, PES y el Independiente es cuestionable si se analiza como una contribución a la democracia local, pero necesaria y válida para fragmentar el voto desde el punto de vista de estrategia política.

En primer lugar destaca el carnaval que se traen dentro de MORENA. El pleito entre Rosendo Salgado, Delegado Nacional, y Carlos Medina, Presidente/Coordinador del partido en Durango. Para colmo, Guillermo Fabela, por segunda vez le fue cancelada la oportunidad de ser candidato para contender por la gubernatura. La mañana del jueves la nota fue el impedimento oficial del INE para que siguiera en la contienda por no haber reportado sus gastos de precampaña a tiempo. Le pasó lo mismo que a David Monreal, en Zacatecas. Una lástima para las aspiraciones del Ing. Fabela porque su objetivo es rescatar lo poco que existe de la izquierda en Durango y posicionar un piso mínimo para la candidatura de López Obrador a través de la alianza con el Magisterio Unido de Durango (MUD), tal como lo hace MORENA en OAXACA con la CNTE. En los pocos días que apareció en campaña destacó su decisión de no apoyar el mando único en la policía estatal y municipal porque atenta contra la autonomía de los ayuntamientos y por no privatizar el agua potable (un asunto que tiene que ver con las escases de un bien no renovable como el agua potable).

El Candidato Independiente, Alejandro Campa Avitia, por su parte, maneja bajo perfil y ha hecho una campaña de acercamiento ciudadano y repudio “a los políticos de siempre”. Su arranque fue en la explanada de los insurgentes el domingo 3 de abril. En la semana se destacó por su ambigüedad en el tema del mando único: lo apoya en el sentido de que se aprovechen las capacidades logísticas y económicas de las policías locales (no sé exactamente a qué se refiere con eso) y se manifiesta a favor del empleo para jóvenes y profesionistas (cómo, qué estrategia propone, solo él lo sabe). Critica el triunfalismo de los dos candidatos punteros y, de paso, considera fallidas las encuestas en los procesos electorales. Veremos en lo subsecuente su lugar en la contienda, o bien, a favor de los independientes y le suma lustre a esta nueva figura de participación o, como muchos mal pensados opinamos, se decanta a favor del puntero en la contienda para fragmentar el voto.

El PT, en la persona de Gonzalo Yáñez, sacó el manual que le ha dado resultados a lo largo del tiempo. Como el Ave Fénix, al son de: “cambio verdadero”, intenta hacer resurgir al PT y a su persona. Inició su travesía en Nombre de Dios, primera de varias victorias del PT en Durango hace poco más de dos décadas. Ésta vez va solo, sin acuerdos oscuros (recordemos su penoso proceder en aquel idilio con Jorge Salum-Rodolfo Dorador por la Presidencia Municipal en 2010), aunque, como el independiente Campa Avitia, se le cuestiona su participación más como esquirol o comodín político que como una alternativa real de contrapeso en la política local. Invéntate un CADI y échate a dormir, diría mi abuelo.

El Partido Encuentro Social (PES), en la persona de Nancy Vázquez, quizás sea quien más ha ganado en lo poco que va de la contienda de estos “pequeños partidos”. En su discurso se resiste a ser considerada como participante testimonial (asegura que escogió al partido por sus honorables principios) y que no es una desleal y desertora figura política de Acción Nacional. Le ayuda ser la única mujer en la contienda y que se ha decantado por repetir (sin convencer) que ayudará a las personas con discapacidad, a las mujeres y, en fin, que será la primer gobernadora de Durango. A fuerza de repetir, sin estar convencida de lo que dice, ahí aparece en la contienda.

Con respecto a José Rosas Aispuro Torres, abanderado por segunda ocasión por Acción Nacional para competir por la gubernatura, ha destacado también su desorden en la logística de los eventos donde ha participado. En su eslogan y entrevistas repite que “Durango está harto” y que “requiere un cambio” (no ha especificado qué, cómo, para qué y en qué es lo que basaría su propuesta). Es clara su oposición persé al sistema y al PRI que actualmente gobierna Durango, pero se olvida que su ADN viene de ahí (y su coordinador de campaña también), lo más cuestionable, es que su postulación en candidatura común con el PRD y lo poco que se puede observar de Movimiento Ciudadano, ha fracturado al PAN como nunca antes se había visto en la entidad. Un dato que me parece importante destacar es que la dirigencia nacional del PAN, en concreto, Ricardo Anaya, no se hizo presente en el mitin de arranque en la Plaza IV Centenario pero sí el Presidente Felipe Calderón, Margarita Zavala y Luisa María Calderón. No es un dato menor, puesto que estas figuras políticas del panismo forman parte del grupo opositor a Ricardo Anaya y Gustavo Madero que, en los hechos, han manifestado que sus prioridades electorales de esta contienda están por Veracruz, Puebla o Quintana Roo, donde tienen más posibilidades de ganar por las particulares condiciones de aquellas entidades. Esperemos que no le pase lo mismo que en la elección de 2010 cuando a mitad de campaña se percibió el abandono de la estructura nacional del PAN y del poder de influencia del gobierno federal del panismo a sus aspiraciones.

En cuanto a Esteban Villegas, del PRI, aparentemente existe mayor cohesión y organización en sus eventos. Respecto a sus apariciones en público, han sido mejor cuidados que los de sus contrincantes en cuanto a logística, organización y coordinación. Un acierto y, una afortunada coincidencia (por la aparición de los Panamá Papers) podemos decir de su adhesión a la Ley 3 de 3, en la que manda un mensaje de transparencia, honradez y cercanía con la gente. En cambio, no se puede afirmar lo mismo respecto a su mensaje inicial: “Un Nuevo Proyecto”. Su afán de desmarcarse de sus antecesores, sobre todo de Ismael Hernández Deras, al menos en el discurso, no ha permitido establecer dónde inicia y cuál será la aportación de su proyecto en la trayectoria hacia el futuro de Durango. No ha establecido base en sus logros o hierros como alcalde, y tampoco planteado lo que debe continuar, lo que debe cambiar y lo que propone para lograrlo. Esta ambigüedad ha generado tensión dentro del PRI porque no saben exactamente qué significa y hasta donde va su “nuevo proyecto”.

Tal parece que el periodo vacacional de semana santa hizo mella en el inicio de campañas políticas: insulsas, faltas de contenido, poco llamativas, desordenadas…

@leon_alvarez

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales