Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Libros   ·   Novela   ·   Reseña   ·   Cultura   ·   Cambio Climático   ·   Contaminación   ·   Homenaje



15 seguidores

Quiero aparecer en los papeles de Panamá


Inicio > Política Internacional
10/04/2016


835 Visitas



Me encantaría ser un sinvergüenza, un jeta, un caradura. 


Me encantaría ser de esas personas que no tienen ningún tipo de escrúpulos, que no tienen ningún tipo de ética, ni de moral, ni valores, ni tampoco principios. Me encantaría ser de esos cabronazos que se levantan por la mañana y se miran el ombligo, sin importarles lo que le suceda al resto del mundo. Me gustaría ser de esos tipejos capaces de vender a su propia madre para aparecer en un programa de bocachanclas rodeado de falso glamour y estúpida intelectualidad.

Me encantaría ser un sinvergüenza, predicar una cosa y hacer la contraria -legislar una cosa y hacer la contraria- y aparecer en una de esas listas tan de moda, como la lista Falciani, rodeado de cientos de miles de “presuntos” defraudadores y evasores fiscales. 

Me encantaría que todo me la sudara; el cine, el fútbol y el honor -sobre todo el honor-, y aparecer en alguna lista, como los papeles de panamá, rodeado de cientos de “presuntos” delincuentes, evasores, defraudadores y caraduras, a los que les importa un pimiento la patria, la sociedad y las personas. 

Me encantaría ser un jeta, un sinvergüenza, un caradura, un bocachanclas…, pero un caradura español. Porque en el resto de Europa y en la mayoría de los países civilizados aún queda un mínimo de dignidad, y cuando uno es descubierto y queda con el culo al aire, por lo menos tiene la decencia de irse. De dimitir. Pero en España no. 

En España, si nos descubren robando, podemos no dimitir. Podemos seguir quedándonos en el mismo puesto sin que nada suceda. Y sin pedir perdón. Seas político, juez, futbolista, cineasta o familia de la familia de la familia real. Es más; en España aún podemos ponernos chulos y decir que todo es mentira, que todo es una persecución política o una persecución judicial, mientras seguimos robando y robando. Porque en España, uno puede aparcar en una zona reservada para minusválidos y partirle la cara a quien se atreva a llamarle la atención. Así somos. Y eso me encanta. 

En Europa aún queda un mínimo de dignidad, pero para nuestra fortuna, en España la hemos perdido definitivamente; ya no existe ni honor, ni honestidad, ni dignidad. Por eso, aunque yo ya soy un poco viejo para cambiar, si tuviera un hijo lo educaría en la irresponsabilidad, en la vagancia, en la chulería, en la sinvergonzonería, en la desfachatez, en la inmoralidad. Le animaría a que se copiase en todos los exámenes, a que se le pusiese chulo al maestro, y luego, a que dejase los estudios para dedicarse a poner ladrillos cuando esto del boom inmobiliario vuelva a resurgir y sea el gran motor de nuestra magnífica economía. Le animaría a que diese un pelotazo. A que se casase con un torero. O con un toro, me da lo mismo. A que se metiese en un reality y luego le hiciese la pelota al presentador de turno para aparecer como colaborador en un programa miserable rodeado de glamour. Y yo le aplaudiría desde el sofá de mi casa, orgulloso, con una lágrima en los ojos de pura alegría. Porque esto es España, coño, y aquí el que roba, defrauda, evade, da un pelotazo, acosa, vaguea, lame culos y es un jeta, es el puto amo.

www.tonigarciaarias.com 

FACEBOOK

TWITTER



Etiquetas:   Corrupción   ·   Riqueza

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

2 comentarios  Deja tu comentario


Toni García, Educación Muchas gracias por tus palabras, César Augusto. Seguro que seguiremos siendo tontos pero honrados. En nuestras manos está mantener esa honestidad y esa integridad, pero es cierto que a veces a uno le entran ganas de irse para Islandia aunque sea corriendo.
Un saludo.


César Augusto Landaeta Hurtado, Psicología Hace tiempo que digo lo mismo: le enseñé a mis hijos el camino equivocado... ese de ser honesto y estudioso, siguiendo la consigna familiar de que ser "honesto y estudiado" es la verdadera meta en la vida. Nací en Venezuela y vivo en España. Aquí mis hijos todavía encuentran algo de honestidad y estudios. En nuestro país, hace tiempo que impera la ley de la selva. Tal vez sea hora de mudarnos a Islandia.
Saludos y gracias por este valiente artículo. Ojalá no te vuelvas nunca un jeta ni un sinvergüenza. Seremos tontos, pero al fin y al cabo... es lo que somos.
Saludos cordiales.




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18158 publicaciones
4628 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora