Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Periodismo   ·   Psicología   ·   Novela   ·   Lectores   ·   Trastorno de Personalidad   ·   Psicoterapia   ·   Psicoanálisis



Los Submarinistas todos son......


Inicio > Ciudadanía
09/04/2016


1066 Visitas



“LOS SUBMARINISTAS TODOS SON…….”


Quiero a través de estas líneas describir brevemente y de la mejor forma posible,  como es la esencia y vida de aquellos marinos que tripulan los submarinos y como esta intensa experiencia ha forjado una mística y un espíritu de cuerpo que los distingue y caracteriza.

La historia de los submarinos en el Perú se inicia en 1911 cuando se adquieren los dos primeros sumergibles tipo “Leaubeauf”, construidos en Francia por el arquitecto naval que da su nombre a este tipo de unidades, mediante las  cuales se daría inicio a una larga,  rica y prestigiosa tradición e historia en la Armada del Perú, que continua hasta nuestros días y que ha contado  en su devenir con submarinos de construcción norteamericana y alemana, siendo estos últimos los que aún conforman nuestra flota.

Describir la vida a bordo de un submarino no es tarea fácil, ya que debe empezar por tratar de comprender como estos hombres están dispuestos a convivir en espacios reducidos y sumamente limitados en comodidades, llenos de equipos y sistemas de tuberías y válvulas,  faltos de contacto con el aire fresco y la luz natural del medio ambiente, limitados en el uso de agua dulce y en la variedad de alimentos, en una atmosfera artificial donde el día puede ser la noche y viceversa, “presionados” permanentemente por el mar que lo circunda por todos los lados,  en suma condiciones que rayan con  los límites de lo que una persona normal puede aguantar y con ello no quiero decir que los submarinistas sean “anormales”, todo lo contrario, son personas que se adaptan conscientemente  a estas circunstancias durante largos períodos de travesía y patrullaje y en los cuales el soporte y comprensión de la familia, esposa, hijos, padres, hermanos se torna  esencial,  al dar la tranquilidad que tal exigencia personal amerita.

Tal vez y ensayo aquí mi propia concepción, existe un “gusto y satisfacción ” especial por saberse integrantes y parte esencial de un arma naval  de extraordinaria efectividad y poder disuasivo, que tiene históricamente  una connotación de misterio que despierta siempre la curiosidad de propios y extraños;  de saberse parte de un equipo consolidado  y compenetrado, donde la expresión “La unión hace la fuerza” cobra a plenitud  su sentido y a ello debo añadir que la dependencia del todo en el cada uno es esencial y constituye un valor que es permanentemente repetido,  para que a nadie se le olvide  que todos los que tripulan un submarino dependen de lo que haga cada uno, aun en el menor escalón jerárquico, ya que el riesgo siempre está presente.

Comparten con las aeronaves la operación tridimensional, pero a diferencia de ellas permanecen largos periodos debajo del mar, lo que exige, como ninguna otra forma de navegar, una permanente vigilia y atención, donde literalmente “todos” los que tripulan un submarino tienen en sus manos la seguridad del resto de sus compañeros,   por ello y por la clara conciencia de saber y comprender  que dadas  las grandes profundidades de los océanos,  las posibilidades de sobrevivir  ante una falla o daño irreparable se convierten ciertamente en “milagrosas”, es que la máxima exigencia personal se justifica y se aplica.

La tolerancia a los errores es prácticamente cero, por las consecuencias lamentables que de ello se pueden derivar y ello motiva a ser sumamente demandantes en la selección y preparación del personal de tripulantes, donde el conocimiento técnico es sumamente importante pero mucho más aun la actitud de cada uno y su identificación de saberse parte fundamental de una cadena donde la debilidad de cualquier  eslabón afecta  a todo el conjunto.

Como se pueden imaginar navegar en inmersión constituye la razón de ser del submarino y cuando se está en las profundidades se tiene la sensación cierta de que uno domina el mar y todo lo que ocurre en él, pues a la ventaja del ocultamiento se suma la capacidad de navegar en todas las dimensiones, escogiendo el mejor momento y lugar para llevar a cabo la misión encomendada, pero no todo se trata de operaciones, sino también de disfrutar el “silencio y quietud” de las profundidades y de la camaradería que se vive abordo,  que tiene su propia  “firma”,  pues surge sin pretenderla siquiera y es que el sometimiento a situaciones riesgosas y adversas hace que los hombre y su necesidad de confiar mutuamente,  acerquen sus espíritus, sus motivaciones, sus miedos y expectativas, permitiendo que nazca una cercanía, una amistad y aprecio sincero sin cálculo alguno,  que motivan  que la vida abordo sea parte consistente de la propia existencia y un recuerdo grabado en lo más profundo de las mentes y corazones,  que se extraña y que revive cada vez que se sueltan las amarras para emprender una nueva aventura o cuando alejado de aquel escenario inmenso que es el mar, son los recuerdos los que nos llevan una y otra vez a navegar en inmersión.

En la Fuerza de Submarinos del Perú existe una canción que a modo de oración, resume elocuentemente lo que he pretendido expresar a través de mis palabras

“Los submarinistas todos son, muchachos de temple y corazón, que tienen por lema conservar muy alto su pabellón ……..”

Ser submarinista no es una profesión  es un sentimiento y como bien reza el dicho que se repite en toda ocasión “Una vez submarinista, siempre submarinista” y de ello doy plena fe, ya que hoy en el retiro puedo afirmar que escoger ser Marino fue una excelente decisión pero ser Submarinista fue aún mejor.



Etiquetas:   Mar

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18734 publicaciones
4728 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora