Un sueño que no lo fue.

Un día cualquiera y  como son los sueños apareció no sé porque, siempre había creído que los sueños estaban directamente relacionados con un acontecer ocurrido muy cerca de “la noche del sueño” y así como la lotería, este apareció anoche y fue largo y detallado y tuvo la maravillosa particularidad de destacar este enorme tesoro que vive conmigo y que es mi SOBRIEDAD.  Y digo “la lotería” porque un mayor premio logre cuando hace cerca de 30 años con un tremendo esfuerzo me propuse dejar de beber alcohol y lo logre hasta hoy;....... si se puede dejar,  momento en que les cuento este “sueño” o más bien lo que sentí al despertar.

 

.  Y digo “la lotería” porque un mayor premio logre cuando hace cerca de 30 años con un tremendo esfuerzo me propuse dejar de beber alcohol y lo logre hasta hoy;....... si se puede dejar,  momento en que les cuento este “sueño” o más bien lo que sentí al despertar.
Son la 4 de la mañana, no quiero entrar en detalles de este “sueño”, pero como son ellos, a las horas se olvidan y todavía algo recuerdo y fue que al despertar, hace una hora, sentí que tenía un enorme tesoro que hasta lo podía saborear y era una paz y una tranquilidad acompañada de una seguridad en mi, que su nombre cae por propio peso y estoy seguro que vale más que los tesoros materiales que se puedan poseer.

Alguien dijo que la sobriedad nos enseña a administrar nuestro tiempo y recursos moderando nuestros gustos y caprichos, para construir una verdadera personalidad.  No me daba cuenta pero cuando el alcohol dominaba mi vida, no podía vivir ni disfrutar sin él, compraba lo más caro, lo más novedoso sin pensar en mi real posibilidad económica, en toda reunión de amigos debía haber determinada bebida para estar alegres y esto lo menciono como las cosas menores que a mí me afectaron, porque es sabido que como el alcoholismo es creciente se llega hasta el suicidio, después de haberlo perdido todo.

Fue tan real este “sueño” que todavía saboreo el valor de mi sobriedad y no quise dejar de compartir con Uds.  este tesoro que lo había perdido y que se me recordó anoche en un mensaje que yo lo llamo “un sueño que no lo fue”.

 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales