Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Chile   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Poesía   ·   Novela   ·   Fondos de Pensiones   ·   Emociones



Redes Sociales para la Nueva Política


Inicio > Ciudadanía
02/03/2016


1004 Visitas



Las redes sociales son sistemas de comunicación e interacción que operan sobre plataformas tecnológicas planetarias, como Twitter, Facebook, Instagram, Google+, Blogger, Issue. Todos los  medios de comunicación social, diarios, radios, televisión, se ligan hoy al fenómeno masivo de las redes. Su importancia es mayúscula para validar o funar situaciones o personas. La noticia es hoy interactiva y las fuentes son múltiples, por lo que es difícil para el periodismo comprobar la veracidad de muchos posteos que se multiplican en las redes. Los memes son una nueva forma de sátira colectiva que pueden en breves toques destruir la imagen del más conspicuo personaje.


En política, las redes han comenzado a ser la plataforma más importante de marketing, ya que, a través de ellas, es posible proyectarse a un público potencial increíble y sorprendente. Ha surgido la cyber lucha entre posiciones políticas, deportivas, valóricas, que reúnen cientos de personas que replican y replican posteos, los que son medidos por las redes y que se instalan de pronto como Trending topics, en un torbellino que puede difuminar energías al infinito. Cada persona es un activista en potencia de su propio tema o interés y si todos gritan al mismo tiempo, eso nunca llegará a ser un coro, sino quedará en un simple chivateo.



Las redes sociales,  como instrumento para actuar en coordinación de acciones sociales, requieren de organización mínima y flexible. Lo primero es generar una alfabetización digital que permita que los adultos mayores se integren y aporten su experiencia  lo cual es muy importante para que se superen brechas generacionales y se conjugue el nato manejo tecnológico de los jóvenes, con la sapiencia de los mayores.

Un segundo momento es que las redes vayan fijando sus macroobjetivos, ideas fuerza que vayan generando un marco que defina intereses, objetivos, propósitos. Las redes son nodos que se aglutinan tras espacios de coincidencia. Siempre hay miembros activos, administradores  que van colocando temas, propuestas,  debates, y otros que más bien observan, vitrinean, escuchan, siguen, leen, comparten o retwittean. Para que una red crezca se deben crear nodos y cada uno ir generando su propia dinámica.  Tras cada nodo están personas afines, con realidades cercanas que van teniendo sus propios grupos de conversación.

Las redes son sistemas que combinan las ideas  convocantes con la autonomía de cada nodo. El gran potencial es la coordinación de acciones para lograr un efecto multiplicador, que cruce fronteras, estratos sociales y se convierta en una organización virtual que ejerce poder en la realidad política y social. Vale decir, las redes pueden llegar a ser una organización transversal, de múltiples nodos, con poblaciones que adhieren a ideas aglutinantes y que pueden ejercer acciones multitudinarias a través de una dirección que comparten los asociados y seguidores de la red. Miremos, por ejemplo la red de emergencia que se creó después del 27F como expresión desde la ciudadanía, su tópico es la seguridad en emergencias, vertebrando sub redes a lo largo y ancho de Chile. Otro ejemplo es Twittcafechile que es una red donde se debate y se informa desde los espacios locales, pero con miradas a los planos nacional e internacional. Esta red ha generado alianzas radiales con medios escritos, radios  regionales y comunitarias; su impacto en las comunas de la V Región ha sido muy importante, con debates permanentes de personeros de la política y de la sociedad civil.

En lo social una red puede pesar más que los partidos políticos. Esto se ha evidenciado en expresiones mundiales de repudio al terrorismo, en convocatorias exitosas a no comprar a los supermercados coludidos, bajo el hastag #SupermercadosVacíos generó un hecho político efectivo, la gente se plegó y no fue a comprar. Similar coordinación se puede alcanzar frente a otros abusos y hechos de corrupción que se conocen día a día.

Los partidos políticos, entendiendo el potencial de las redes sociales, buscan usar las redes para influir, hacer proselitismo y también distraer, desviando la atención hacia temas marginales. Ya no les alcanza con una vocería tradicional,  hoy deben contar con cyber operadores que bloqueen las marejadas en contra, busquen el flanco débil de los adversarios en las redes, las infiltren y las distorsionen. Una verdadera guerra se desarrolla en la virtualidad y el cyber espacio sirve a campañas del terror o a montajes noticiosos que lleven la atención hacia otros hechos.

En estos escenarios, es posible hacer de las redes un sistema de conectividad espiritual e ideológica, donde diversos grupos e individuos suman voluntariamente acciones para objetivos de bien común,  lo que se define como la idea fuerza de la organización. La Educación Cívica a través de las redes debe adaptarse al mensaje motivador, concreto, que remezca emocionalmente. Detrás de un mensaje debe haber un hilo conductor, un hecho, una lectura en profundidad. La eficacia de un post de 140 caracteres lo va marcando la secuencia de comentarios y reply que provoque, la red crece en seguidores, pero también en detractores y siempre se debe enfrentar el debate sin descalificaciones, pontificación ni dogmatismo. 

En la medida que las personas se suman a ideas, surge la mancomunión de propósitos y ello puede aterrizar en la vida real en  acciones conjuntas, por ejemplo,en una moderna campaña ciudadana de no violencia activa. La ciudadanía puede darse cuenta del inmenso poder que significa actuar en contra de los poderes abusivos, al unísono, cuando se comprueba que el llamado fue exitoso o cuando la autoridad recula y suspende las medidas frente a la oposición recibida.

Los grupos de interés pueden crecer y profundizar su colaboración entre los miembros o seguidores de una red. Ejemplos de esto son los grupos que abogan por la libertad de las madres a amamantar en lugares públicos, con repudio a la medida en contrario que ha fijado este gobierno. También es evidencia, que puede circular en estas redes sociales el conocimiento alternativo sobre salud, alimentación, seguridad. Rechazar el plástico, los transgénicos, campañas para volver a las bolsas de género o a los envases de vidrio, se masifican en este fenómeno digital. Las redes se pueden sintonizar, coordinarse en un común denominador, para actuar como un cuerpo gigante se contra abusos del sistema oficial, con boicot de compra, denuncias ciudadanas, petitorios masivos ante los medios, ante los concejos comunales,  la Contraloría, los GORE, las Fiscalías.

En esta línea de pensamiento, surge las preguntas ¿Podrá la sociedad civil articular poder político para incidir en el sistema? ¿Lograrán las redes sociales llamar a votar por opciones ciudadanas, rompiendo el duopolio?

Las redes pueden desde la sociedad civil apoyar candidatos que vayan por vía alternativa al duopolio, generando campañas pro voto, que puedan sacar a los malos políticos por su propio peso. En este mismo sentido pueden neutralizar a los que plantean no votar, marcar el voto, en campañas que sólo lleva a confusión y sirven a los poderes del statu quo.

Comprar juntos,  defender las farmacias populares, auspiciar el poder vecinal, son vetas a trabajar en las redes sociales, rechazar la firma inconsulta del Acuerdo Transpacífico, pedir transparencia en los planos reguladores de las comunas, son caminos de cooperación ciudadana a través de las redes sociales. El comercio justo, la recuperación de los negocios de barrios y las ferias populares, las denuncias ante la Contraloría General de la República o las Superintendencias, son acciones potentes de las redes sociales. 

No es casual entonces que las redes sociales sean percibidas como peligrosas por Estados Autocráticos o dictatoriales y que los poderes fácticos pretendan limitar su uso con eventuales censuras de contenidos por parte de los proveedores de las plataformas. Ha sido la situación de China, Cuba, Venezuela, países árabes, donde el acceso a la Internet siempre ha sido o prohibido o censurado.

Mucho más que un #hastag,  mucho más que una catarsis de humor, mucho más que frases ingeniosas, las redes sociales son un camino para el civismo moderno, espacio abierto donde se puede converger con debates, se pueden generar nuevos liderazgos y donde se pueden forjar compromisos de no violencia activa, que vayan sintiéndose como un redoble de tambores desde el centro de la tierra.

 

Periodismo Independiente 02022016

 



Etiquetas:   Medios de Comunicación   ·   Política   ·   Democracia   ·   Sociedad Civil   ·   Comunicación Digital

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18846 publicaciones
4744 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora