Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Sociedad   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Emigración   ·   Utopias



Máquinas de perfección


Inicio > Educación
29/02/2016

751 Visitas






Creemos firmemente que podemos crear seres humanos que aspiren a ser los mejores; y no en algo, sino en todo. Educamos a los jóvenes diciéndoles que tienen que ser los mejores estudiantes, deportistas, dialogantes, redactores, entendedores, pensadores, artistas, informáticos… Diciéndoles que tienen que ser alguien, que tienen que llegar a lo más alto; olvidando la parte más importante: que son personas, no máquinas de la perfección.

Nos olvidamos de enseñarles a ser ellos mismos, a desarrollar su personalidad y su moral, a fomentar sus puntos fuertes. Recurriendo a un ejemplo sencillo, cualquier estudiante que llegue a su casa con un diez en dibujo artístico y un tres en matemáticas recibirá, en primer lugar un castigo por el suspenso, y no un premio por el diez, y en segundo, unas clases particulares de matemáticas, y no de dibujo. ¿Sabéis lo que también olvidamos? El hecho de que ya en el siglo XX, un profesor de la Universidad de Harvard, llamado Howard Gardner, desarrolló un modelo de concepción de la mente en el que demostró la existencia de ocho tipos de inteligencia y planteó una posible novena. Muchas personas discuten esto, y varían en el número de tipos, sin embargo todos estamos de acuerdo en que no hay una sola inteligencia, sino varias.

A pesar de ello, se siguen desprestigiando casi todas de manera individual, y los profesores buscan alumnos capaces de tener todos estos tipos de inteligencia (y si me apuras, más), buscan que nuestras calificaciones sean óptimas, y que no dejemos de mejorar. Pero de verdad, ¿creéis que todos los alumnos somos capaces de asimilar todos esos conocimientos y formarnos como personas a la vez? 

Así, concluyo que esta sociedad, tiene tal afán por crear genios, que acaba creando gente mediocre en todo, obligada a estudiar cosas que (me atrevo a decir) odia, y abandonando lo que verdaderamente le gusta, porque “primero van las obligaciones, y luego las aficiones”. Quizás, deberíamos empezar a plantearnos qué queremos, ¿robots o personas felices que hacen lo que aman?



Etiquetas:   Educación   ·   Psicología   ·   Pedagogía   ·   Cultura

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18439 publicaciones
4674 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora