Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Marketing   ·   PYME   ·   Negocios   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Lectores   ·   Ética   ·   Educación



Cristina fue el asesino


Inicio > Economía
11/02/2016


1453 Visitas



El gobierno, la gestión, los actos y decisiones institucionales, van por un lado no muy distinto a la trayectoria que tenía el gobierno anterior de Cristina Kirchner,  y en cambio la comunicación, el relato del gobierno de Macri, va por un camino totalmente opuesto.






Los libros, las novelas, los cuentos, las películas, los programas de TV, el discurso y el relato político y el discurso periodistico, todos tienen un modo de relatar una historia (real o no). Ahora, el único que siempre, sin importar la situación que deba relatar, devela la incógnita al comienzo ("el mayordomo fue el asesino") es el relato periodistico. Luego en el  desarrollo de la noticia, la crónica o el editorial, el periodismo responde los diferentes interrogantes de la historia (las cinco preguntas básicas del periodismo: qué, quién, cuándo, dónde y por qué) El develar toda incógnita al comienzo y luego desarrollar la información, hace al periodismo el relato más objetivo en principio y más técnico para contar una historia. Hay libros o películas, que también desde el comienzo develan la incógnita central, pero en general los actores principales de la historia desconocen esa incógnita e incluso los autores toman al público o al lector como cómplice de esa incógnita.

El discurso y el relato político, es el más dificil de diferenciar en su distintas partes, porque toma recursos de la ficción (libros, cuentos, películas, publicidad, asesores de imagen) y a la vez los desarrolla de un modo que pretende ser realista, objetivo, distante aveces y se muestra profesional, como el del periodismo. Esta ambigüedad de la política, esta contradicción conceptual que hace la politica, comunicando una realidad que puede ser falsa en parte, pero de un modo profesional como el periodismo, es lo que justifica la tarea del periodismo:  exponer la parte falsa.

Cristina Kirchner al comienzo en su comunicación, se jactó de la herencia recibida de su antecesor (hay que decirlo, Néstor Kirchner tuvo los únicos 4 años en más de 75 hasta hoy, sin déficit fiscal) Así la presidenta exhibía sus "Superávit gemelos". Después con el tiempo, con los errores, con la impericia y por último con el desastre concebido, se fue alejando en su discurso de la realidad, su comunicación dejó de citar hechos reales que ya no la acompañaban, se hizo ideológica, histórica, binaria, provocó divisiones y por último fue insoportable.

Hoy no tiene sentido seguir analizando al kirchnerismo, porque más allá de legisladores y presencia mediática, casi no cuenta. Pero si es necesario, indispensable diría, exponer lo que dejó el kirchnerismo, el escenario financiero, económico y social recibido por Macri, que el propio Macri se niega a exponer con claridad.

¿Será la teoría Durán Barba de la "buena onda"?. ¿Será que tienen la creencia de que las inversiones se producen sólo con confianza y optimismo?. ¿O será que el modelo de Macri, al menos al principio y pese al discurso de cambio, en realidad no se iba a alejar tanto del modelo K impuesto durante 12 años y aún proponiendo shock, en realidad iban a hacer gradualismo?.

Quizá sea de todas las posibilidades un poco, pero lo cierto es que el cambio solo se percibe en las formas, en la comunicación,  pero no en el fondo de la gestión y  sobre todo no en lo económico.

Lo económico es crucial, pese a que amplios sectores medios que votaron Cambiemos no protesten (aún) en apoyo al gobierno que eligieron. Pese también a que el principal multimedios de comunicación: Grupo Clarín, en función de los beneficios que persigue del gobierno (derogación de la Ley de Medios, cerrar el tema Nextel y pauta oficial) y de que necesita de los grandes anunciantes (supermercados, marcas y formadores de precios) está limitado en la crítica y exposición de temas económicos y de consumos, igual le es inevitable no exponer la preocupante inflación.

La inflación de estos 60 días, sumada a la acumulación de subas por expectativas (de devaluación brutal) en la transición de CFK a Macri, llevó los precios en canasta básica a un nivel insólito.

El problema serio de este ascenso injustificado primero (cuando todavía no se había devaluado, aunque el dolar de 9,60 fuera ficticio) y en parte más justificado luego del levantamiento del Cepo al Dólar con la flotación sucia que abrió el juego de mercado, es que justamente la "supuesta"devaluación que practicó Prat Gay, se está diluyendo con la inflación. El peor escenario para el nuevo gobierno, aunque se dijeran cosas apocalípticas desde la nueva oposición, no era justamente un dólar por "arriba de $20" como asustaba el kirchnerismo, sino, que cualquier valor en el que flotara el dólar sin cepo, fuera alcanzado por la inflación. En suma, que le pasara lo mismo que a Kicillof en 2014, que el mercado lo obligó a devaluar y aún con cepo,  la inflación le comió la competitividad alcanzada.

El valor en el que flota el dólar hoy, unos $14,50 no solo fue alcanzado por el nivel de precios si comparamos precios en dólares de Argentina y otros países, aún del primer mundo, sino que fue superado. Varios productos de la canasta básica, siguen igual y hasta más caros con un dólar de $14 que antes de la devaluación "formal" que fue de un 51% al día de hoy, en relación al dólar de $9,60 de CFK.

Dije formal y antes dije supuesta para describir a la devaluación de Prat Gay, porque si solo analizamos que mientras el dólar oficial de CFK era de $9,60, a la vez se compraba dólar ahorro a casi $13, contado con liqui en la Bolsa de Comercio a $14.50 y Blue a $16, por eso hoy hablar de un dólar oficial a $14,50 no reparó la falta de competitividad. Sí quizá mejoró la situación del agro con la reducción y quita de retenciones y en parte también, la producción y exportación  de carnes, no sin costos, que se hacen evidentes en los precios. Pero a las economías regionales, las producciones y manufacturas de exportación y lo poco industrial que se puede llegar a vender al mundo, este nivel de cambio no les permite funcionar. Somos caros para el mundo es un hecho y por eso el fracaso de los centros turísticos en el país. Porque más allá de lo anticipado que haya sido la compra de los paquetes a Brasil y otros destinos, de haber devaluado más al peso, hoy le sería muy dificil viajar a quienes los compraron. También la posibilidad de que lleguen al país artistas como los Rolligns Stone porque  aunque  el contrato fuera previo,  de haber habido una devaluación importante (como la necesaria para competir), hubiera sido de imposible cumplimiento, ya que pocos hubieran podido hacerse de las entradas.

En plena campaña del balotaje, cuando se debatía shock - Macri y gradualismo - Scioli, uno de los economistas más polémicos, pero a la vez mejor preparado en universidades y entidades del mundo: Miguel Boggiano,  analizaba en ese momento las variables que se jugaron en la salida de la Convertibilidad en 2002 y las que estaban en juego, en la salida del Cepo de Cristina este 2015 y el desastroso escenario que dejaba. El 2002 explicaba el economista, salir de la convertibilidad costó devaluar el peso de 1 a 4 en principio, contando que en aquel momento había capacidad instalada ociosa y ahora no, pero que además antes no había alta inflación y ahora si, déficit fiscal, reservas y demás valores eran parecidos, no era descabellado pensar que salir de este escenario demandaba un dólar de 10 a 20, 25, 30 o más.

Macri, Prat Gay y el Equipo Económico, no se animaron a ir a fondo, a sincerar, a devolvernos la vida real perdida completamente en 2011, más allá de lo duro que pudiera ser enfrentar el hecho.

En la Era K la inflación en Canasta Básica fue aproximadamente de 1300 por ciento (según Defensores del Consumidor y economistas como Ismael Bermudez), la inflación en general cercana al 1000 por ciento (teniendo en cuenta alquileres, valor de automoviles y servicios no subsidiados) y la devaluación de 2003 (dólar a $3,40) a la última de Prat Gay en 2015 (dólar a $13 al principio) fue de 450 por ciento aproximadamente. Sin ser economista, ni matemático, es claro que lo que nos falta de competitividad y hasta podría decir de vida real con respecto al resto del mundo, está ubicado en esa diferencia entre 1300 y 450 por ciento.

No es culpa de Macri, ni de Prat Gay, ni de ninguno de los que hoy administran la economía esa diferencia, pero si es responsabilidad de ellos no ignorarla.

Prometieron sincerar (vida real) y es todo buena onda y fotos felices.

Prometieron shock (corregir desde el comienzo y de una vez) aunque sea duro,  y son gradualistas con lo que afecta al gobierno y brutales con lo que debe pagar la gente.

Es claro que a las corporaciones formadoras de precios, ya sean productoras de consumo masivo, como comercializadoras (que controlan más del 90 por ciento del consumo) no les importa nada, que el presidente sea ahora Macri, le aumentan tanto o más que a Cristina los precios.

Subieron los precios con las expectativas de la suba del dólar, suben con la suba del dólar, suben con el aumento de la tasa y si cualquiera de las dos variables fuera a la baja, suben igual por la dudas.

Suben porque no tienen competencia.

Y los Precios Cuidados no hicieron más que cartelizar, centralizar las ventas en esos supermercados del acuerdo y con los productos del acuerdo, concentrar más la economía y con eso anular la competencia.

EL Kirchnerismo ignoró a las Pymes productoras de consumo masivo (segundas y terceras marcas, no corporativas) y a los pequeños y medianos comercios que venden consumo diario, más de 1.800.000 bocas en el país y al lado de la casa de la gente. El Macrismo por ahora también los ignora.

Con solo bajar o quitar impuestos al consumo, como IVA e IB en productos básicos de la canasta a este sector comercial, sostener además algún subsidio a la energía y también a la tasa de interés bancario y bancalizar a todos esos comercios, habría una posibilidad de que la gente las compras diarias las hagan en este sector, lo que sin duda obligaría a los supermercados a hacer ofertas para atraer ventas los días de semana. En suma habría competencia.

Solo la competencia puede comenzar a bajar la inflación, ni  los acuerdos de precios, ni las sanciones lo van a lograr, eso quedó demostrado anteriormente con otros gobiernos.

Pero el Macrismo repite prácticas y errores.

Por eso la pregunta inevitable es ¿el Macrismo no era liberal? ¿no creía en el mercado? Bueno si cree en el mercado, si cree en que el modelo liberal es el más adecuado, ese modelo se sostiene en oferta, demanda, pero con reglas claras anti cartelización y de defensa de la competencia (como en los EE.UU). Si los supermercados y corporaciones tienen más del 90 por ciento de las ventas de consumo masivo, no hay competencia, porque todas las marcas de supermercados y la mayoría de las marcas de consumo masivo, dependen de no más de 4 o 5 grupos económicos y corporativos. Si no modifican esa realidad con programas de beneficios a pymes para que puedan competir, nada va a cambiar.

Las corporaciones multinacionales que en el mundo marcan con 3 a 5 por ciento su renta y en casos excepcionales llegan a 10 por ciento, en Argentina donde la carga impositiva sumada llega casi a 40 puntos y la tasa hoy también está en esos niveles, le suman además el porcentaje de paritarias de sectores que los afectan y así,  con esos valores (altísimos) forman los precios. Por eso, más allá de que no hay información de cada grupo económico, los expertos en costos aseguran, que el porcentaje de renta que utilizan para marcar productos, es superior al 100 por ciento. Demasiado para un país con tantos pobres y tan poca competencia.

El gobierno que está obsesionado con el porcentaje de Paritarias, debe ver, que estos 60 días, los de mayor incremento de precios en años, los salarios fueron los mismos que durante todo 2015 con al menos un 30 por ciento menos en el nivel de precios relativos y de todos modos  los precios subieron. La realidad les está demostrando, como lo demostró en 2014 pos devaluación y paritaria por abajo de la devaluación y la inflación real  casi 10 puntos, que los formadores de precios aumentan igual sin importarles el salario.

La hoja de ruta que se trazó el gobierno, primero para atravesar el verano y luego el primer semestre en lo interno, de: sostener flotando el dólar abajo de $15 para conseguir Paritarias de 25 por ciento, máximo de 30 por ciento y con el salario anclar la inflación por caída de poder adquisitivo y consumo, no va a funcionar, quedó demostrado, que con salarios viejos, hay todos los días precios nuevos.(hay productos básicos que aumentaron hasta un 88 por ciento en 60 días)

Achicar el déficit fiscal y como única medida, vender el fútbol a privados y echar ñoquis,  es poco. Y es mucho a la vez,  quitar subsidios a la energía  de golpe a pymes y comercios por ejemplo que están al límite de lo que pueden pagar de costos fijos. El aumento va a ir a precios sin duda, va a subir la inflación y anular más la competencia.

Pero lo más insólito del gobierno, es la actitud de un verdadero liberal como supo ser Aranguren, que continúa pagando un subsidio al barril de petróleo. 

Durante buena parte de la Era K, momento en el que se inventó ese subsidio a las multinacionales para que extraigan el petróleo y no suba el precio de los combustibles, en boca de pozo se pagaban USD 25 por barril. Con un barril que llegó a tocar su máximo histórico de USD 110 durante el Kirchnerismo, significaba menos del 25 por ciento. Sin embargo ni aún así y luego con la YPF nacionalizada al 51 por ciento se logró que el combustible no subiera, que en pesos en la década alcanzó casi el 1000 por ciento. De paso tampoco se recuperó el autoabastecimiento y se debió importar derivados (gas y fuel oil para usinas eléctricas sobre todo). Pero hoy con el barril en su mínimo en 10 años llegando a los USD 21 (situación que está devastando a Venezuela por ejemplo), el subsidio significa que en Argentina se paga más del doble a las petroleras incluida la de bandera (a medias) de lo que cuesta el barril en el mundo.

El argumento que nadie desde el gobierno expone con claridad, pero que los voceros comunicacionales dicen es que "de no pagarlo, varias empresas dejarían de explotar, incluso YPF y se perderían más de 10.000 puestos de trabajo".

Sostener esos puestos laborales, aunque en realidad el subsidio se lo llevan las petroleras, hace que siendo país petrolero la Argentina, se paguen los combustibles más caros que otros países, con el petróleo en baja. Esto le demuestra algo al gobierno: que ser Macri, poner en Energía a Aranguren reconocido ex CEO de Shell y pagar el barril de petróleo más caro del planeta, no es suficiente para atraer inversiones. Con el valor de mercado del barril sumado al subsidio y con el visto bueno de seguir aumentando los combustibles al público (¿hasta donde?) más cláusulas secretas en contratos que dio el Kirchnerismo,( que Cambiemos prometió revelar y no lo hizo), todas las petroleras del mundo deberían estar peleandose por explorar y explotar petróleo convencional en el país y eso no sucede.

No solo el 1300 de inflación contra el 450 de devaluación en 12 años es el problema a corregir. No tenemos inversiones por el modelo tributario, 40 puntos de impuestos sumados y enfocados al consumo, desalientan cualquier inversión. Como también la tasa de crédito cercana a 40 puntos hoy, como consecuencia de pagar Letras arriba de 30 puntos y plazos fijos con más interés todavía.

Por esto la hoja de ruta externa que se trazó el gobierno, prioriza acordar con los Holdouts y Fondos Buitre para obtener de ese modo, no solo  dólares que aumenten las reservas, sino créditos para infraestructura y crédito interno a una tasa menor.

En teoría muy lindo en la práctica   puede llevar más de un período de gobierno conseguir una buena tasa, bajar la tasa interna, dar crédito, aumentar la inversión y eso,  si no pasa como en los 90' que la inversión fue solo en servicios, extractiva o inmobiliaria, sin manufacturación en el país,  la renta se la acapararon las corporaciones y el derrame a la sociedad casi no llegó. 

Demasiado mediano y largo plazo, para el actual escenario.

Los que votaron cambio esperaban cambio y no gradualidad y de lo mismo.

El cambio podría ser riesgoso. Un dólar real de 20 o 25 pesos puede conmocionar a muchos, pero daría gran competitividad a las economías, que hoy siguen en crisis.

Los formadores de precios con un dólar de ese nivel, de seguro van a trasladar a precio semejante devaluación, pero de todos modos trasladaron más de la insuficiente devaluación que se hizo y que hoy casi se diluyó por la inflación.

Volvimos a donde nos dejó el Kirchnerismo, pero hoy con todo más caro, más caro aún que el dólar oficial y con el dólar Blue, insólitamente unos centavos abajo.

En medio de esta realidad, que en el Multimedios Clarín se cuenta de a partes y no se une conceptualmente para no alarmar y en los demás multimedios menores, toman y hacen foco en las partes que les sirven y las que no las omiten, desde el Equipo de Macri, con nuevas secretarías de comunicación y hasta una Secretaria del Discurso "lo cuidan".

Cuidar su imagen se traduce en que anuncie grandes cosas y aparezca en fotos felices o dialogando con opositores en lo posible en entornos naturales,  es la meta a alcanzar.

Seguro que los grandes anuncios son valiosos como "la Ley de Humedales" y que verlo feliz con su bella mujer o su hija, es un contraste con los 12 años anteriores, pero esas imágenes y el mundo rosa en el que lo ponen a Macri, está muy lejos de la realidad que vive la gente cada día.

Como en los libros, las películas y cualquier otro relato, es dificil sostener de principio a fin la atención, la identificación y manejar los momentos y conexiones emocionales con el interlocutor. En la política es bastante más complejo, porque si bien se juegan valores ideológicos, políticos partidarios y respeto (o no) a lo institucional, lo que manda en el apoyo o no en el tiempo a un gobierno, es lo económico. 

CFK en 2011 ya tenía ciento de denuncias de corrupción, sus formas eran insoportables, su avasallamiento institucional indignaba a buena parte de la sociedad y el mundo la cuestionaba, pero tenía Subsidios a los sectores medios, planes a los vulnerables, inflación menor al 20 por ciento real y vendía dólares sin restricciones, ni preguntas y a menos de $6.00.

Ese escenario económico, le alcanzó para ganar en primera vuelta, sin necesidad de balotaje con el 54 por ciento del electorado, casi tres puntos más que Macri.

No vamos a descubrir en esta nota, que es la economía lo que define todo, más allá de otros valores que son reales y también cuentan.

Se puede hacer flotar el dólar en este valor cada vez más irreal frente a la inflación y buscar Paritarias abajo del 30.

Se puede ignorar a las Pymes.

Se puede beneficiar a los mismos grupos que el kirchnerismo: bancos, supermercados, zares del juego, mineras, petroleras y demás, en detrimento de otros sectores y de la sociedad.

Pero ¿después qué Macri?

La sociedad ya carga con una década así,  y con más de dos décadas de fracasos económicos.

Votó cambio aunque sea duro el cambio, pero para que se soporte, antes se debe exponer la realidad que dejó el Kirchnerismo.

Todavía se está a tiempo, recién empezamos.

Cristina fue el asesino.







Etiquetas:   Política   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Mauricio Macri   ·   Kirchnerismo   ·   Economía Azul

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18316 publicaciones
4649 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora