Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Salud   ·   Fake News   ·   Crisis Económica   ·   Posverdad   ·   Economía   ·   Sociedad   ·   Trabajo   ·   Pandemia   ·   Salud Pública



Factores internos y externos que afectan crecimiento en México


Inicio > Economía
18/01/2016


10531 Visitas



El entorno internacional no ayuda a que la economía mexicana crezca a mayores tasas. La depreciación del peso no se ha reflejado en mayores exportaciones. La alternativa de nuestro país ante este escenario es su mercado interno, ahí sí podemos cambiar la perspectiva.


En este contexto, nuevamente se espera que éste sea un año de bajo crecimiento para México, en un rango de entre 2.5 y 3% (mediocre es la palabra correcta). Son varios los factores, externos e internos, que afectan negativamente el crecimiento.

Antes de analizar estos factores, observemos la estructura del PIB (ver gráfica), podemos apreciar que a partir del segundo semestre de 2018 comienza una recuperación paulatina liderada por las actividades terciarias. También, es evidente que las actividades secundarias (industria), desde finales del 2014, permanecen deprimida incluso por debajo de las primarias. Si la industria debe ser el motor de la economía, entonces, algo está inhibiendo los planes de inversión de empresarios, inversionistas y emprendedores.

Ahora sí, analicemos los problemas que enfrenta nuestra economía. En lo que respecta a factores externos, destaca la significativa desaceleración de la economía china y la muy alta posibilidad de que en ese país se presente el estallamiento de dos burbujas: la inmobiliaria y del mercado de valores. Existe la fundada sospecha de que el crecimiento de la economía china es de alrededor de 4 y no del 6% reportado. El menor crecimiento de la segunda economía más grande del mundo, junto con la apreciación generalizada del dólar estadounidense, se ha reflejado en una abrupta caída en el precio de las materias primas (commodities), desde el petróleo hasta metales y bienes agrícolas, lo cual ha impactado negativamente a varias economías emergentes, como Brasil, Rusia, Chile, Colombia, entre las principales. En particular, en el mercado petrolero se agrega el hecho de un exceso de oferta que ha presionado el precio de este bien a la baja.

El precio del petróleo merece la pena ser analizado de manera específica. La caída en vertical del precio internacional es una de las sorpresas más desagradables del comienzo del año. Finalizamos el 2015 con una cotización de 27.11 dólares por barril de la mezcla mexicana. En las dos primeras semanas del presente año, ha caído 12%. Nadie apuesta por una pronta recuperación. Vendrán mayores descensos porque Arabia Saudita mantendrá su estrategia de ganar cuota de mercado para eliminar competidores. Los saudíes aún tienen margen. Sus costos de producción no llegan a los 2 dólares por barril, mientras que, en México, se ha reportado que el costo de extracción de petróleo es de por lo menos 23 dólares (aunque PEMEX lo ha desmentido a principios de semana ubicándolo por debajo de los 10 dólares, igual que los norteamericanos: http://eleconomista.mx/industrias/2016/01/13/produccion-petrolera-aun-margen-rentabilidad-pemex).

Por otra parte, el crecimiento de las economías desarrolladas sigue siendo débil. En Europa, a pesar del impulso monetario del Banco Central Europeo, las economías siguen prácticamente estancadas por la evidente rigidez derivada de una ineficiente y costosa regulación de los mercados de bienes y de factores de la producción y el muy alto costo de sus sistemas de bienestar, sucediendo algo similar en Japón. (La ola de atentados terroristas han aumentado el proteccionismo y una nueva tendencia a cerrar los mercados por parte de los países).

En Estados Unidos (EU), por otra parte, la apreciación del dólar y el menor crecimiento chino ha impactado negativamente a la industria manufacturera, como se refleja en la caída de las exportaciones de este sector. El crecimiento de la economía estadounidense sigue siendo frágil. Destaca el impacto negativo del muy bajo crecimiento de la industria manufacturera en EU sobre la industria mexicana. Desde la apertura comercial y más aún desde la entrada en vigor del TLCAN, vía el canal de exportaciones, existe una muy alta correlación entre las industrias manufacturas de ambos países, de forma tal que si la industria en EU crece poco, lo mismo sucederá con la mexicana. De ahí que a pesar de la depreciación del peso mexicano, esto no se ha reflejado en mayores exportaciones manufactureras (las del sector automotriz se cuecen aparte). La principal fuente de crecimiento en el pasado (manufacturas) dejó de serlo al menos para este año.

Ahora bien, volteando a ver los factores internos de crecimiento, tenemos un paulatino pero aún bajo crecimiento del consumo familiar derivado de tres elementos: un significativo aumento del valor en pesos reales de las remesas, un mayor empleo y una ligera recuperación del salario real derivado en gran medida de la muy baja tasa de inflación. Por el lado de la inversión, la pública sigue sin contribuir al crecimiento mientras la privada, particularmente en construcción, sigue creciendo a bajas tasas. A esto hay que agregar la contribución negativa de la industria petrolera.

De esta manera, factores tanto internos como externos explican por qué el bajo crecimiento esperado de la economía para este año. Dado que se espera que el entorno internacional siga experimentado debilidad, hay que actuar sobre los factores internos que se constituyen como barreras al crecimiento: excesiva regulación, corrupción, ineficiencia pública, poca transparencia en licitaciones y asignación de contratos, entre lo que debe promoverse de forma paralela a las reformas (Estado de Derecho le llaman los que saben del tema).

Quizás, esto sí le dé mayor credibilidad al gobierno (al menos de mayor alcance en el largo plazo) respecto al tema de la captura del Chapo Guzmán. No hay mejor motivación para los ciudadanos que su calidad de bienestar derivado de mejores condiciones económicas. Los bolsillos de los ciudadanos son un factor preponderante, incluso, por encima de la victoria mediática que supone la captura del delincuente más famoso del momento.

@leon_alvarez



Etiquetas:   Políticas Públicas   ·   Crecimiento Económico    ·   PIB   ·   México

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19525 publicaciones
4885 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora