Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Libros   ·   Poeta   ·   Biografía   ·   Reseña   ·   Cultura   ·   Educación   ·   Transformacion Digital



Chile 2015: el año en que se perdió la virginidad


Inicio > Ciudadanía
20/12/2015


1017 Visitas



Nos vendieron por décadas el ser los jaguares de América Latina, los ingleses, los serios y correctos, a diferencia de los vecinos; y la institucionalidad funcionó bajo esa falacia desde el período de dictadura en adelante. Sin embargo, el periodismo alternativo, principalmente a través de los blogs, de los centros de investigación, desde las catacumbas, fue generando una información que daba cuenta de episodios que se ubicaban en el área gris de la política y los negocios, toda vez que la prensa escrita independiente fue quebrando y desapareciendo en los primeros años del retorno a la democracia. A través de columnas en esos medios alternativos se pudo delinear la ruta de la corrupción, como piedritas blancas en el bosque, que pudieran ubicar al investigador, a los historiadores, pero con bajo impacto masivo.


Quiero saludar a ese periodismo de investigación. Conocí la ONG  Periodistas Frente a la Corrupción el año 2004, cuando publiqué en su Revista Probidad un ensayo periodístico sobre los Contratos BOT, Building, Operate and Transfer, a propósito de los casos de corrupción de MOP GATE y MOP CIADE. Recordemos como hito de la corrupción, esos episodios en que se coludieron autoridades del Ministerio de Obras Públicas con Contratistas, poniéndose de acuerdo para sobre valorar los contratos y desviar esos recursos a los encargados de contratar y de fiscalizar las obras. A estas verdaderas coimas el cinismo político las llamó como “Caso de sobresueldos”. La Ministra Ana Gloria Chevesich fue encargada de investigar el caso, sufrió funas, le robaron los computadores, la presionaron, pero casi heroica dictó sentencia. El ensayo en cuestión demostraba que la estrategia de concesiones y Joint Ventures público-privadas no es mala y puede funcionar y ha funcionado en muchos países en forma excelente como herramienta de desarrollo, pero si se transparenta y descentraliza su contratación y gestión, es decir, si no se corrompe.

En general, el chileno hasta este año, no asumía que nuestra sociedad padecía esta pandemia de la corrupción, se pensaba un “nunca tanto”, pese a una larga cadena de episodios que hablaban de falta de fiscalización del Estado, con abusos y colusiones que perjudicaban a la gente con casi total impunidad, colusiones de las telefónicas, de las farmacias, el caso La Polar, el caso Inverlink, colusión de los pollos, abusos del patito malo de Banco Estado sobre los ahorristas, el crédito universitario CORFO que mandaron a la banca con un interés leonino, enormes condonaciones a Johnson, el contrabando perdonado a Cencosud, las platas jamás rendidas de las reconstrucciones, y un largo etcétera, pero los chilenos preferíamos pensar que la corrupción era problema de los vecinos, no de nosotros.

Pero ha sido este año que termina cuando se ha abierto la caja de Pandora y los efluvios han recorrido nuestro largo y estrecho territorio. Partiendo por el Caso Caval, donde el hijo y la nuera de la Presidenta de la República accedieron a un crédito otorgado personalmente por el dueño del Banco de Chile, el banco de la Teletón, Andrónico Luksic, en una operación financiera imposible, que se sustentaba en una maniobra de cambio de uso de suelos en Machalí que se manejaba por cuerdas separadas y cuya clarificación está en manos de la Justicia. Fue el caso que reventó en el verano y de allí se precipitaron hechos concatenados. La Generación 90, liderada por el Ministro de Interior, Peñailillo, es acusada de haber hecho recolección de fondos para la pre-campaña de Michelle Bachelet, solicitando por las suyas, aportes  nada menos que a SQM, la empresa del yerno de Augusto Pinochet, Julio Ponce Lerou.

  ¿Cómo explicar que en esas prácticas se justificaran los aportes con supuestos servicios jamás entregados, usando boletas truchas, finamente llamadas “ideológicamente falsas”?

Mientras se conocía el caso PENTA, que involucró a personeros de la UDI, toda vez que el Grupo Penta ayudó a financiar las campañas políticas a Andrés Velasco, Ivan Moreira, Enna von-Baer, Golborne, Zalaquett, entre otros. habiendo sido condenado a la fecha Jovino Novoa; en paralelo corrían este año los casos Caval y Soquimich. En el primero la clarificación se ha ido dilatando, mientras que el caso SQM ha impactado en destacados políticos de la Nueva Mayoría y, entre otros, el periodista Cristián Warner, quien asesoró a Marco Enríquez-Ominami en sus campañas y pidió financiamiento a Patricio Contesse, Gerente de SQM y brazo derecho de Julio Ponce Lerou. Marco Enríquez Ominami, MEO, dilató su comparecencia como imputado ante el Ministerio Público, pero lo más grave para él es tener que explicar esa relación contraria a toda ética, que lo vincula nada menos que al yerno de Pinochet. La crisis de credibilidad ha sido transversal. A las oficinas del Ministerio Público han concurrido connotados personajes, como Andrónico Luksic, Roberto Angelini, Julio Ponce Lerou, Eliodoro Matte.

Este último saltó al tapete a raíz de la colusión del papel higiénico, que tiró por los suelos su imagen íntegra. Aunque Eliodoro Matte pidió disculpas, los consumidores le pagamos más de 500 millones de dólares en nuestras compras mensuales, luego de 10 años de sobre precios a este bien de primera necesidad. La corrupta Ley de Pesca ha tenido sus propios ribetes, con el Senador Orpis  y la ex diputada Marta Isasi como protagonistas. Guinda del pastel ha sido el Dictamen de Contraloría que declaró la ilegalidad e improcedencia para una operación de fusión de Cuprum con la AFP de papel, Argentum, que había defendido y autorizado la Superintendenta de AFP, Támara Agnic, hoy renunciada, con el gobierno obligado a deshacer dos operaciones similares que se venían articulando en medio de todo este caos institucional, con gigantescas elusiones de impuestos que habrían perjudicado al erario público. Los robos de agua, sancionados como faltas administrativas en los valles de Petorca y La Ligua,  son también emblemáticos en la ruta de la corrupción,  por las trenzas de intocables que han estado detrás del despojo

Los espacios de este reportaje no alcanzarían para enunciar cada uno de los episodios de corrupción que han estallado este año. Los municipios han sido un sector especialmente crítico, pero también los Gobiernos Regionales, como los casos de Iquique y Valparaíso, con episodios turbios que no se alcanza a visualizar en este tsunami de corrupción que ha explotado por doquier.El "milico-gate" es un caso en desarrollo por  platas que se robaron de un fondo estratégico de la Defensa Nacional, que se genera anualmente  con el 10% de las exportaciones de cobre. En la JUNAEB, Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas, la corrupción ha caminado por las compras de alimentos a proveedores con sobre precios. Suma y sigue.

La Comisión Engels por la Probidad y la Transparencia fue la reacción del gobierno frente al escándalo del caso Caval. Sus propuestas sensatas y republicanas hicieron agua en el Congreso, ya que a los honorables no les conviene una fiscalización y transparencia que los expondría al juicio ciudadano. Están acostumbrados a las cocinas discretas. Por ello, se empantanó la normativa propuesta por Engels, quien terminó quejoso denunciando estos problemas en una columna de prensa.

En definitiva, este año 2015, hemos perdido la compostura y hemos quedado desnudos en la plaza pública. Hasta el fútbol aportó su gran escándalo con el ex Presidente Sergio Jadué sacado por el FBI de Chile para prestar delación compensada sobre todas las platas, coimas y lavado de activos de la FIFA. Situación que ha repercutido en el gobierno, tan inclinado a visitas de camarín y selfis con los jugadores de la roja. Hoy la corrupción tiene al fútbol en profunda crisis, por lo que estamos cerrando el año en un escenario de desgaste moral inédito. Perdimos la inocencia, podrán decir muchos. Porque el recuento de este 2015 ha sido lapidario a diestra y siniestra y son muy pocos los justos que, al igual que en Sodoma y Gomorra, puedan mostrar sus manos limpias.



Periodismo Independiente, 20 de diciembre de 2015.



Etiquetas:   Política   ·   Democracia   ·   Sociedad   ·   Anticorrupción   ·   Sociedad Civil

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
17894 publicaciones
4573 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora