Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Periodismo   ·   Salud   ·   Nutrición   ·   Belleza   ·   Mundo   ·   Reflexión


Sat Sanga iglesia y Logia Masónica son equivalentes.


Inicio > Cultura
09/12/2015


768 Visitas



Aquí no hablaremos de lo contingente del hinduismo, o del cristianismo, o de los masones en particular, sus defectos, divisiones históricas o pecados, sino de lo Óntico, el rigor y las concordancias conceptuales, el plano arquetípico de la realidad respecto de la Iglesia, las Logias masónicas y las escuelas místicas del Hinduismo.


Sat Sanga en sanscrito significa el Ser y la Hermandad, la Asociación con el Ser o la Verdad. De allí que cuando un buscador de la iluminación búdica pronuncia la fórmula sagrada de los Tres Refugios, en la tercera parte de texto dice solemnemente: “Me refugio en la Sanga”. Es decir, en la hermandad de los seres búdicos y en sus hijos espirituales, los budistas en concreto. En la primera parte dijo: “Me refugio en el Budha”, y en la segunda dijo: “Me refugio en el Dharma”. Tres veces repitió la primera frase, tres veces la segunda y tres veces la tercera que nos interesa ahora.

Sat es Dios, la Verdad Universal y eterna y el Maestro o Gurú que encarna esa verdad o el ser absoluto y eterno. De allí que se denomina “sat sanga” a las asambleas o reuniones de devotos con sus maestros, y también a los estudiantes que se reúnen con sus profesores. Un ashram es un monasterio donde se reúne un grupo de personas en torno de un sanyasín, o monje renunciante para oírlo y practicar ejercicios espirituales, hacer retiros, contar experiencias, en suma es el lugar concreto donde se vive la comunión espiritual encerrada en el concepto ontológico de la Sat Sanga.

También se llama Sat Sanga a la reunión de un discípulo avanzado de un maestro con sus seguidores, sea que el maestro esté ausente o fallecido, pues la iniciación  o diksha trasmite al discípulo la Gracia o el Toque magnético espiritual del maestro, y por lo tanto la misteriosa Presencia del Espíritu está en el discípulo, y si es fiel a la línea de maestros que le precede dará a los que buscan el toque divino que ilumina el alma. Eso tiene directa relación con lo que en las iglesias tradicionales se llama la sucesión apostólica.

Ejemplo de lo dicho es la llamada Yogoda Sat Sanga, cuya traducción aproximada es Asociación con el Ser por medio del Yoga, o más bien la Kriya-Yoga. Fue fundada por el Swami Sri Yúkteswar, maestro de Sri Paramahansa Yogananda. Y al fallecer este en 1936 le transfirió el cargo y el poder espiritual al Yogananda, el cual a su vez lo traspasó a Sri Janakananda en 1952 y así sucesivamente otros discípulos notables de esta escuela. En occidente es llamada como Sel Realization Fellowships.

Algo parecido ocurrió con la llamada Orden de Ramakrisna Paramahansa, en el siglo XIX, que al ser organizada tras la muerte de Sri Ramakrisna, por el Swami Vivekananda, el discípulo más avanzado de este Gurú, dijo solemnemente que esa hermandad estaba destinada a ser “el cuerpo físico de Sri Ramakrisna” y así servirle de vehículo de manifestación a su maestro a través de los siglos.

Una Logia masónica es una agrupación de hermanos que se reúnen dentro de un templo que pretende ser una réplica del Templo de Salomón, y que con determinados ritos y palabras sagradas quieren evocar el Espíritu del Arquitecto del Cosmos, su sabiduría, su Fuerza y su Belleza, para edificar un templo a la verdad y la virtud en sus almas, y en la sociedad externa, y así construir el templo universal de la fraternidad, la libertad y la igualdad humana.

Así en las logias se repiten las escenas de antiguas iniciaciones de las escuelas de misterios del mundo mediterráneo, y las combinan con valores y contenidos de la tradición judeo-cristiana jurando sobre la Biblia o sobre algún otro texto sagrado, que vinculen su almas con la Luz eterna que brilla en el centro secreto del  ser profundo de cada hermano y con los maestros o antepasados de misma tradición iniciática que ya moran en el oriente eterno, en la logia celestial.

Así evocan el espíritu de Juan Bautista y de Juan Evangelista, el de Jesús de Nazaret, Hiram, Moisés, Isaías y Salomón, como también a Osiris, Isis y Horus, Pitágoras y Platón, Abraham, Zoroastro, Confucio, Budha, Mohamed y Laotsé. Así cada masón, aplicando esas enseñanzas en su vida se convierte en una piedra viva del templo universal donde mora secretamente el Espíritu Creador del Arquitecto de los mundos.

Esos conceptos de arquitectura moral y filosófica vienen directamente de la tradición antigua de la Iglesia, pues Simón Pedro ya nos habla de convertirnos en piedras vivas de un templo espiritual en la Primera Epístola Universal, capítulo segundo, que él escribió. También san Pablo utilizó un lenguaje arquitectónico para ilustrar su enseñanza moral y religiosa. Afirmó que su obra estaba edificada sobre el trabajo de los profetas y sobre Jesucristo mismo como piedra fundamental. Y que él era un maestro arquitecto, y que, además, la iglesia era la columna de la Verdad y el Cuerpo Místico de Jesucristo. Lo que coincide perfectamente con el concepto de Sat Sanga de los Hindúes y con el de las Logias masónicas. (ver Prim. Corintios 12,27, y 3, 9-10, Efesios 4,12, Primera de Timoteo 3,15. Colosenses 1,18).

Y hay más, en una sat sanga oriental se hacen iniciaciones, o dikshas, que conectan al buscador con la doctrina y el nivel de conciencia universal alcanzado por el Gurú fundador, lo mismo se hace en las Logias masónicas con las ceremonias de iniciáticas que se realizan en su seno. Y lo mismo hacen las iglesias al efectuar el bautismo, o baño ritual de purificación, muerte y resurrección a una vida nueva en Cristo. Lo mismo que en el Budhismo, que usa agua para purificar a sus adeptos y también  fuego, tierra, aire, igual que los masones hacen con sus neófitos y los cristianos en sus ceremonias pascuales y bautismales.

Si, es así, más allá de toda discusión teórica, pues las tres sociedades espirituales que estamos analizando son hermandades esotéricas, de fines trascendentes, con reglas y leyes propias, donde el Estado tiene poco que hacer, y donde no puede legislar. Cada una de estas sociedades espirituales tiene dogmas propios y esenciales para su trabajo y el logro de sus metas particulares. Es decir, las normas de ingreso y de permanencia de las personas dentro de una sat sanga, o dentro de la iglesia o dentro de una logia no pueden ser juzgadas desde la opinión pública. Una cosa es la moral general de la sociedad y otra es la moral de cada institución iniciática. Y si alguien comete falta contra las leyes de la sociedad en general comparecerá ante los tribunales como individuo, pero no puede juzgarse la norma interna de los grupos espirituales que se regulan con otros criterios que pertenecen a su propia tradición religiosa.

Aunque la masonería alega que es anti dogmática, solo lo es respecto de los dogmas que no comparte con la iglesia por ejemplo, pero la palabra dogma significa conceptualmente una doctrina fijada, y no hay institución que no las tenga. Hay dogmas filosóficos, religiosos, científicos, matemáticos, e incluso afirmar que no se tienen dogmas ya es un dogma en si mismo.

De allí que los masones tienen cada cierto tiempo unas convenciones que se denominan Conventos como los monjes católicos. Y hay monjes católicos que se reúnen en Capítulos como los masones y los rosacruces, y en los sat sangas de la india se celebran fiestas solsticiales como hacen los masones.

De allí que en rigor conceptual no está mal decir e invitar a la gente adecuada con estas palabras: “oye, esta noche te invito a una logia cristiana. O a una Iglesia Budista, o a un sat sanga con los arquitectos del templo de Salomón”.

Finalmente, conviene precisar el significado de la palabra religión. El concepto NO ES sinónimo de iglesia católica. Se puede ser religioso sin ser miembro de una iglesia en particular, pues el vocablo deriva de la palabra latina Religare, o de volver a ligar, o volver a unir lo que estaba separado o dividido. De allí que es correcto decir que la masonería no es una religión pero tiene una actitud religiosa, y estudia las religiones del mundo entero. Lo mismo pasa con las sat sanga del oriente. Cada sat sanga sigue una línea más o menos ortodoxa o heterodoxa respecto de la corriente principal de una gran religión, pero mantiene una actitud propia que conserva su identidad y su espíritu.

Pero todas las Logias, Iglesias y sat sangas del mundo entero procuran por diversos métodos, racionales, devocionales, físicos, respiratorios, éticos, contemplativos, etc, RELIGAR al espíritu del hombre consigo mismo, con la Verdad, con Dios, con las leyes universales, naturaleza incluida y con el prójimo.      

 



Etiquetas:   Religión   ·   Filosofía   ·   Ecumenismo
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario








Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15253 publicaciones
4022 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora