Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Crisis Económica   ·   Pandemia   ·   Salud   ·   Fake News   ·   Posverdad   ·   Ecología   ·   Salud Pública   ·   Humanidad   ·   Economía



Aprobado proyecto de acuerdo en la COP21


Inicio > Política Internacional
08/12/2015


1266 Visitas



Un nuevo proyecto de acuerdo fue aprobado este sábado por los 195 países miembros de la Convención sobre Cambio Climático de la ONU. Fue enviado a los ministros, que llegaron a París para la fase política de las negociaciones internacionales. Si el nuevo acuerdo facilita las opciones que tendrán los ministros, estos avances en el formulario no han resuelto las cuestiones políticas.


En este texto, todavía hay dos visiones del mundo que se oponen. La primera es la de un mundo destacando las injusticias, el calentamiento climático de 3 ° C o más. Detrás de esta visión hay un grupo de países que se propone para frenar (o no acelerar) la transición energética mundial en energía renovable: Estos son los países petroleros incluyendo Arabia Saudí a la cabeza, y justo detrás de Australia, Rusia y Japón. Se puede añadir a esta lista todos los países que no dan los medios para construir un acuerdo que proteja a los más vulnerables del calentamiento demasiado alto. En particular, los Estados Unidos y la Unión Europea, que no utilizan su capital político para asegurar que todos los países donantes tomen sus responsabilidades financieras y no luchan por un acuerdo más ambicioso por miedo a los intereses contradictorios nacionales. 

La otra visión es la de un mundo más solidario, donde el calentamiento global puede limitarse a menos de 1,5 o 2 ° C y evitar los más frágiles que son las poblaciones afectadas injustamente. Las fuerzas que apoyan esta visión cuenta con los países más vulnerables y los países en desarrollo (estados insulares, los países menos desarrollados y de algunos países de América Latina en desarrollo). 

La tarea de los ministros a finales de COP21 es ardua: salvar el acuerdo sobre el clima "de 1,5 o 2 grados."

Si bien es poco probable que la COP21 cierre sin un acuerdo, el mayor temor de la sociedad civil es acabar con un acuerdo poco claro que nos lleve a una trayectoria de 3°C. Así lo expresaron organizaciones representantes de la sociedad civil, preocupadas ante la inminencia de un “acuerdo descafeinado” que aún no aborda las cuestiones centrales. 

Con esta aprobación se cierran cuatro años de negociaciones que comenzaron en la cumbre del clima de Durban (2011), cuando se empezó a trabajar en el pacto global de lucha contra el cambio climático que los países prevén aprobar el próximo viernes en París. 

El Borrador

El borrador del acuerdo, que cuenta con 48 páginas y muchas opciones abiertas y pertenece ya a las 196 “partes” de la COP, es una “señal para el optimismo de cara a la próxima semana”, dijo en el plenario la embajadora francesa en la cumbre del clima, Laurence Tubiana. 

El documento aprobado consta del “Acuerdo de París” -que así se llamará oficialmente- de 22 páginas, así como de un conjunto de decisiones que se desarrollan en 21 páginas, y de un anexo de otras cinco con 96 propuestas de aspectos que cambiar en el texto. 

Sobre esta base deberán negociar los ministros, durante la segunda semana de la COP21 y que no cuentan con un plan b” o un texto simplificado alternativo. 

La presidencia francesa de la COP debe contar con el acuerdo final en la mañana del 10 de diciembre, para que los juristas lo revisen, los traductores lo preparen en los seis idiomas oficiales de Naciones Unidas y pueda ser suscrito el viernes. 

No obstante, el documento aprobado “indica el deseo de todos de alcanzar un gran pacto ” pero todavía no se esta al final del camino, ya que la mayor parte de los temas más problemáticos continúan sin resolver.

Los compromisos actuales de los Estados en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero nos sitúan en una trayectoria de 3 ° C global o más, mucho más allá del límite de 1,5 o 2 ° C de aumento de temperatura decidido por la comunidad internacional en 2011. Más allá de este límite, es la supervivencia de millones de personas está en juego. Renunciar a ese objetivo sería tomar el riesgo de impactos irreversibles e imprevisibles. 

Esta es la razón por la COP21 será un fracaso rotundo si el resultado no deja ninguna oportunidad de mejorar los actuales compromisos antes de 2020. De hecho, lo que será la COP21 registrado oficialmente (en particular los compromisos) no se aplicarán antes de 2020. 

2018 debería ser el momento en que los países en desarrollo recibirán una respuesta sobre las medidas adicionales de financiación que han propuesto para el post-2020. De hecho, los países en desarrollo están dispuestos a ir más allá si reciben el apoyo internacional. 

A principios de la segunda semana de negociaciones, la idea de una nueva política de renegociación en 2018 todavía sigue siendo rechazada por la mayoría de los Estados. Demasiados países se niegan a tener esta discusión. O porque saben que deben esforzarse más (Estados Unidos, Europa, Rusia, Japón, Australia, Japón, etc.), o porque temen que no podrán anunciar un mayor compromiso ambicioso en 2018 (los países en desarrollo y emergentes). 

En los pocos días que les quedan, los ministros de los países más vulnerables aprovechan políticamente este tema para que sea una prioridad. De lo contrario, esta cita indispensable desaparecerá para siempre  del texto del acuerdo. 

Aunque la opción más temida hace referencia a un “acuerdo descafeinado”,  que pondría al planeta en el curso de los 3° de temperatura,  se vienen redoblando esfuerzos para mantener una ambición que nos coloque en una trayectoria de menos de 2°C hacia el 2050. 

El riesgo de un camino que  conduzca a los 3°C sería el resultado de aplicar las Contribuciones Nacionales (INDC, por sus siglas en inglés) tal como fueron presentadas.

Un menor aumento de temperatura al 2050 sólo ocurrirá si estas INDC son financiadas, y si todas ellas se implementan. Y eso simplemente, no es suficientemente. 

Un “paquete” para los más vulnerables.

El proceso para lograr el acuerdo debe combinar varios componentes en un “paquete solidario” que sume las metas de mitigación con los mecanismos de adaptación para los más pobres y vulnerables. Esto a su vez debe incluir el financiamiento de pérdidas y daños de manera tal que pueda proveer seguros climáticos para ayudar a los países pobres a adaptarse a los vastos efectos del cambio climático.

El mecanismo de revisión 

Para contener el calentamiento global por debajo de 1,5 ° C o 2 y enterrar los combustibles fósiles (petróleo, carbón, gas) para 2030, que ya sabemos que será imperativo revisar constantemente e ir en aumento las acciones de los Estados en los años y décadas para acelerar y mejorar los resultados. Recordemos que el acuerdo sobre el clima Paris tendrá consecuencias duraderas. Es por eso que se debe crear un marco que obliga a los países en anunciar nuevos compromisos cada vez más ambiciosos. 

Ahora bien, el principio de una «cláusula de revisión» es aceptado por la mayoría de los países. Pero esto no es suficiente para constituir un verdadero " mecanismo ambicioso " que rectifique en el tiempo. Los 195 países miembros de la Convención del Clima están aún lejos de un acuerdo sobre un mecanismo de ese tipo. Para avanzar, es necesario que los países estén de acuerdo en el principio de progresión y ofrecen garantías sobre el hecho de que se financiarán contribuciones de los países en desarrollo. 

Del mismo modo, el principio de un compromiso de tiempo de cinco años y que se armonizaría entre todos los estados (2025-2030, desde 2030 hasta 2035), sin embargo, no hay consenso. Por último, los ministros tendrán que decidir sobre la fecha de presentación de los próximos compromisos (2025-2030). Esta fecha debe ser establecido inmediatamente después de 2020 (2020 o 2021) a fin de tener tiempo para considerar lo que ofrece cada país antes del inicio de la aplicación de los compromisos. Pero por ahora, el proyecto de acuerdo no contiene ningún nuevo anuncio antes de 2024! 

La lucha por los fondos

 Históricamente, el tema financiero es el pariente pobre de estas negociaciones, sin embargo, el reto es importante. El "financiamiento para el clima" es necesario para frenar los efectos del cambio climático y financiar la transición energética en invernadero gas sencilla país en desarrollo. 

La llegada de los Jefes de Estado Lunes, 30 de noviembre permitió cosechar más contribuciones financieras: Noruega y Suecia han acordado duplicar su financiamiento para el clima en 2020, Francia anunció que invertirá 2 mil millones de euros en el desarrollo de las energías renovables en África y una coalición de países anunciaron $ 450 millones para el Fondo Climático de los países más pobres.

Pero estas señales políticas no fueron transcritas en los textos de negociación. La cifra objetivo para llenar la falta de dinero para la adaptación en 2020 sigue estando "entre paréntesis" en el texto. Esto significa que esta opción no se ha decidido. Y las negociaciones sobre el mecanismo financiero para poner en marcha a partir de 2020 están paralizados. De hecho, los países desarrollados exigen que los países en desarrollo más ricos también contribuyen al esfuerzo financiero. 

En estas negociaciones, el financiamiento climático sigue siendo rehén de final - a expensas de las necesidades de las poblaciones más pobres y vulnerables frente a la crisis climática. Es imperativo que los ministros aborden el tema sin esperar hasta el último minuto: sin previsibilidad financiera, es el acuerdo en su conjunto que va a sufrir. 

Los ministros deben fijarse por objetivo de cuadruplicar las financiaciones para la adaptación y decidir a la vez que se comprometerán regularmente, cada 5 años por ejemplo, en aumentar el apoyo de los países en vías de desarrollo. Habrá que diferenciar estos apoyos con arreglo a las necesidades de cada país en vías de desarrollo y de sus prioridades. Este objetivo garantizará un apoyo financiero previsible cada año, necesario para planificar los programas y las inversiones 

Daños y perjuicios 

"Las pérdidas y daños" son los costos asociados con los impactos del cambio climático, cuando la adaptación no es suficiente y que el daño es inevitable. Los países más vulnerables han tomado acciones esta mañana en París para exigir la financiación para la adaptación inmediata y la pérdida irreversible y daños asociados con el cambio climático. 

En este tema se ha avanzado. Un programa de trabajo ha permitido la aplicación de medidas concretas. Es de esperar que el arbitraje de los Ministros no vaya en detrimento de esta cuestión esencial. 

Los gobiernos deben actuar ahora sobre la cuestión de la pérdida y el daño: para así evitar costos adicionales y evitar sufrir los peores impactos del cambio climático. Los daños económicos y sociales serian irreparables y el costo difícil de cuantificar.

  

Los 8 temas clave 

El texto borrador inicial que los negociadores trabajan en París tiene más de 50 páginas y se divide en dos partes. La primera es el llamado Acuerdo de París, un texto generalista, con pocos detalles, pero con una fuerza legal más importante. La segunda parte es la Decisión, mucho más detallada pero con menos capacidad de imposición, y es el tipo de texto que se aprueba en cada COP. 

Ambos textos se dividen en las mismas secciones, tratando con más o menos detalles los siguientes temas:

 

1. Mitigación 

La mitigación del cambio climático es la reducción de lo gases que producen el efecto invernadero. América Latina en conjunto contribuye solo 9,6% al calentamiento global, siendo los sectores más emisores el cambio de uso del suelo (es decir, principalmente la deforestación) y la agricultura, que representan alrededor del 65% de las emisiones. Esto demuestra lo necesario que es proteger a los bosques y promover una agricultura sostenible en el continente. 

Durante los últimos meses, los países han presentado sus contribuciones de reducción, dónde detallan cuánto van a reducir sus emisiones, en qué año y en base a qué año. El secretariado de la CMNUCC presentó un informe de agregación de estas contribuciones, concluyendo que conducen a un aumento de la temperatura de 2.7°C, por encima de lo considerado seguro para el planeta. 

Además de los esfuerzos individuales de los países, en la COP21 deberá decidirse el objetivo a largo plazo de reducción que nos lleve a una descarbonización de la economía. En la cumbre de Copenhague se aprobó que 2°C de aumento de temperatura era el máximo para la preservación de los ecosistemas y evitar grandes riesgos. Aún así, la mayoría de países en desarrollo piden una meta más ambiciosa, de 1.5°C de aumento máximo, ya que su modo de vida y ecosistemas se ven amenazados con un aumento mayor. Además, el objetivo a largo plazo también se podría definir con propuestas más concretas, como la tendencia a un mundo 100% con energías renovables en 2050, y emisiones cero en 2100.

 

2. Adaptación 

Es importante reducir emisiones rápidamente, pero también pensar mecanismos para adaptarse y protegerse de las consecuencias del cambio climático que ya impactan a los países de Latinoamérica, como la desglaciación, el aumento del nivel del mar, inundaciones o sequías extremas. En París va a discutirse cómo cada país va a presentar sus objetivos de adaptación, qué cooperación va a haber entre países en temas de financiamiento y compartir buenas prácticas para mejorar la adaptación, o cómo revisar si estamos avanzando hacia una sociedad mejor adaptada y resiliente. 

El tema de adaptación es uno de los puntos más importantes para Latinoamérica, porque permitirá resguardar la vida en esta parte del planeta, que representa uno de las regionales más vulnerables del mundo ante el calentamiento global. Muchos países latinoamericanos coinciden en afirmar que sin adaptación no se podría firmar un acuerdo global.

 

3. Pérdidas y daños

 Aunque existan esfuerzos de mitigación y adaptación, hay impactos a los que ya no vamos a poder adaptarnos, como las consecuencias de la reciente tormenta Erika en Dominica, o la subida del nivel del mar en las islas del Caribe. Es precisamente para este tipo de casos, los que van a suceder debido a la falta de acción, para los que el mecanismo de pérdidas y daños pide que haya un fondo especial, de forma que estos países extremamente vulnerables puedan recuperarse de los grandes impactos con ayuda internacional. Es un mecanismo bastante controvertido, muy necesario para los países en desarrollo, pero no visto con buenos ojos por los países desarrollados, así que será importante su avance en París.

 

4. Financiamiento

 La financiación es uno de los temas más complejos de las negociaciones de cambio climático. Los países en desarrollo piden financiación a los desarrollados para poder implementar sus planes de mitigación de emisiones y adaptación al cambio climático. Es una de las formas que tendría el acuerdo de reconocer la llamada “diferenciación”, la idea que los países desarrollados tienen una responsabilidad histórica en la generación del cambio climático y, por lo tanto, deben hacer más esfuerzos – en mitigación pero también en financiación y otros aspectos – para solucionarlo. 

Es por ello que se creó el Fondo Verde para el Clima, para dar soporte a proyectos, programas, políticas y otras actividades en países en desarrollo, a través de diferentes temáticas preestablecidas. Para asegurar que hay financiación a largo plazo, los países desarrollados se comprometieron a aportar 100 millones de dólares al Fondo Verde para el Clima para el 2020, tanto de fuentes privadas como públicas, pero no queda muy claro aún cómo se va a conseguir este dinero ni cómo va a haber un flujo continuo en el tiempo.

 

5. Desarrollo y transferencia de tecnología

Globalmente, el nivel de transición energética necesaria para frenar el cambio climático es tal, que se necesita una verdadera revolución tecnológica. Es por esto que uno de los temas que se tratan en el texto de París es el desarrollo de nuevas tecnologías limpias, y sobre todo, que puedan ser compartirlas con los países en desarrollo. Se hablan temas como eliminar barreras económicas para la transferencia, cooperar en el desarrollo de la tecnología, o asegurarse que esta sea testada adecuadamente, antes de enviarla en modo de ayuda a países en desarrollo.

 

6. Fortalecimiento de capacidades

 La construcción de capacidades dentro del marco de la CMNUCC pretende ayudar a los países menos desarrollados a una transición hacia una economía limpia, a diseñar planes de adaptación y mitigación para sus regiones, facilitar el acceso a la financiación, fomentar la educación y la conciencia ciudadana, de acuerdo con los intereses de cada país receptor.

 

7. Transparencia, reporte y revisión 

Para asegurar que el acuerdo que se consiga en París se cumpla, debe diseñarse un mecanismo robusto de transparencia y revisión del cumplimiento de los objetivos fijados. Por ejemplo, el mecanismo debería demostrar qué cantidad de emisiones ha sido reducida y cómo, o demostrar la eficacia de las acciones de adaptación. También serviría para evaluar el grado de ambición que tienen los compromisos de acuerdo con la ciencia más reciente, para que las partes puedan ver si los esfuerzos tomados van en una buena dirección o, por lo contrario, hace falta mayor ambición. Además, los mecanismos de transparencia ayudarán a monitorear la transferencia de tecnología, capacidades y financiamiento hacia los países en desarrollo, y seguir si se está cumpliendo y su eficacia en cuanto a la mejor adaptación y mitigación.

 

8. Acción pre-2020 (Workstream 2)

 El acuerdo de París debería cerrarse este 2015, pero entrará en vigor en 2020. Esto dejara cinco años, de 2015 a 2020, sin ningún compromiso ni acción de reducción de emisiones global. Es por eso que se decidió crear el “Workstream 2” (la corriente de trabajo 2), donde se desarrollan temas de ambición en reducción de emisiones a corto plazo. Muchas veces las negociaciones sobre este tema se centran en compartir experiencias de buenas prácticas y organizar revisiones técnicas.

Sin duda, estos temas marcarán el debate necesario para cerrar un nuevo acuerdo mundial al finalizar esta cumbre climática.

* El Autor participa y tiene estatuto de Observador de la COP21.  Framework Convention on Climate Change. United Nations

Ver gràfico de los principales grupos de negociación en la COP21 http://sergelaurens.blogspot.com/2015/12/los-principales-grupos-de-negociacion.html 

Ver el resumen de los puntos más resaltantes del nuevo texto de negociación de la COP21 presentado al cierre de la primera semana de negociación.(en español). http://unfccc.int/resource/docs/2015/adp2/spa/l06r01s.pdf

‪#‎COP21 ‪#‎YFGDay ‪#‎ParisACE ‪#‎EDUday 





Etiquetas:   Medio Ambiente   ·   Políticas Públicas   ·   Cambio Climático

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19493 publicaciones
4876 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora