Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Sociedad   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Utopias   ·   Emigración



Niños desobedientes ¿Qué puedo hacer?


Inicio > Educación
07/12/2015


1084 Visitas



Si el niño sordo o pasota se opone de forma pasiva a las peticiones de los adultos, el niño negativista (el que dice que “no” a todo) muestra un oposicionismo activo no agresivo. Muchas veces, el negativismo es una forma segura de llamar y mantener la atención de los otros sobre uno mismo (haga la prueba : en una reunión, exprese su desacuerdo con lo que las demás personas comenten, verá que pronto se convierte usted en el centro de atención).


En muchos casos, pues, el niño ha aprendido que sólo, o fundamentalmente, se le presta atención cuando rehúsa obedecer, cooperar o estar de acuerdo. También ha podido aprender a negarse a cooperar y a obedecer las órdenes, porque así obtiene otros privilegios (no realizar tareas que le disgustan, por ejemplo). Algo así es lo que le pasa a Luís 6 años : desde muy pequeño ha aprendido que puede comer sólo lo que le gusta y hacer, casi en todo momento, las cosas que le apetecen. Se ha dado cuenta de que sólo es cuestión de ser más perseverante en su conducta (negativismo) que los mayores. De este modo, su madre ha aprendido a no servirle espinacas (siempre acababa por tirarlas a la basura, porque, por más que hacía Luis no probaba bocado) y su padre ha dejado de pedirle que haga pequeños recados. Sin embargo, ambos progenitores coinciden en que la situación no puede prolongarse. ¿Qué pueden hacer?

¿Qué hacer cuando el niño dice no?En primer lugar, deberán debilitar las respuestas negativas (los “noes” y expresiones de desacuerdo) de Luis. Quizá adviertan que cuando Luis se niega a algo, le prestan mucha atención. En este caso deberán ignorarlas (dejar de prestar atención a estas conductas).

Pero además, deben debilitar también las conductas no cooperativas. La mejor manera es reforzando las respuestas competitivas (alternativas) de cooperación.  Como Luis nunca ha colaborado, sus padres tendrán que empezar por conductas muy sencillas : por ejemplo, con los platos apilados sobre la mesa, la madre, puede pedirle que coloque su plato en su sitio. Quizá Luis sólo le eche un vistazo al plato, sin tocarlo, la madre refuerza ese pequeñísimo acercamiento ( “Bueno, al menos lo has mirado”, y le da dos o tres almendras). En ocasiones siguientes los padres van reforzando de forma similar las conductas de acercamiento de Luis (dirigirse a la mesa, tocar el plato, cogerlo, situarlo en el lugar adecuado….) Dado que se van a dispensar muchas veces los reforzadores conviene cambiarlos a menudo, para evitar que el niño se aburra o se harte de ellos. También es conveniente que el niño pueda acceder a reforzadores “especiales”, que se dispensen a más largo plazo (una tarde en el zoo, o en el cine, etc) Para obtener este tipo de privilegios, puede acumular puntos que se le dan por cada una de las conductas cooperativas que muestre, así por ejemplo, una tarde en el zoo puede valer 30 puntos y el niño puede obtener un punto por cada conducta adecuada.

Poco a poco, el proceso es lento, y , seguramente, al principio, la conducta negativista de Luis se agravará,  pero más tarde las conductas cooperativistas de Luis serán más frecuentes y los padres pueden ir retirando el programa (aunque siguen sin prestar atención a las conductas negativistas de Luis).

Fuente :  Larroy García, Cristina: Mi hijo no me obedece. Pirámide.

¿Como trabajamos en nuestro centro?Para trabajar todos estos problemas de conducta desde nuestra experiencia con niños desobedientes o con problemas de conducta, habitualmente trabajamos desde la terapia individual con los niños, estructurandola en dos sesiones al mes con el niño y otras dos con la familia. En el siguiente enlace podeis ver algunas claves de nuestra forma de trabajar en terapia individual :

Terapia niños y adolescentes

Cada caso y cada familia es diferente por lo que es necesario hacer una buena evaluación y ver que es lo mas adecuado para cada uno, por lo que no dudeis en pedir vuestra primera consulta gratuita para valorar el vuestro y comenzar con una terapia adecuada y eficaz.

También hemos puesto en marcha el taller de conducta, en el taller se trabajan muchos aspectos básicos, como son las emociones con el niño, a saber identificarlas y expresarlas de una manera adecuada, a tolerar su frustración, aburrimiento, su asertividad, empatía, a respetar su cuerpo y a los demás, a respetar sus pertenencias y las de los demás, a controlar y entender sus impulsos, a saber manejar situaciones de una manera adaptativa.Por otro lado una vez al mes trabajamos con las familias de los usuarios del taller temas como aprender  a establecer limites adecuados, pautas de actuación para cada situación particular y acompañar en el desarrollo de sus hijos.

Otros artículos de interés :¿Qué hacer ante las mentiras de un niño?

Talleres y terapias para niños y adolescentes





www.psicologoenmadrid.co



Etiquetas:   Psicología   ·   Niños   ·   Comportamiento Social

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18441 publicaciones
4675 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora