Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Ética   ·   Filosofía   ·   Cultura   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Biografía   ·   Poesía   ·   Filosofía Social   ·   Solidaridad



El lanzamiento de los misiles de crucero "calibre" cambia el Mapa Mundi


Inicio > Política Internacional
25/11/2015


1179 Visitas



La situación alrededor de Siria está reformateando el curso de las Relaciones Internacionales. 


El mundo está cambiando tan rápidamente hoy, que requiere que aquellos que en cuyas manos están las palancas de las grandes potencias, actúen con dinamismo, flexibilidad y actualización continua del conocimiento, que muchos de los líderes de occidente, por ejemplo, como dice el politólogo norteamericano Bob Legvold, "simplemente no pueden mantener el ritmo de los tiempos y el gobierno hace demasiado poco y demasiado tarde". Inclusive hasta hace poco el liderazgo de los Estados Unidos en el mundo, parecía algo indiscutible y la Casa Blanca consideraba   ello como algo eterno, como afirmaba el Presidente Barack Obama, propio de “una nación excepcional”. 

Muchos analistas políticos incluso determinan algunos puntos de inflexión que marcan un cambio estratégico en el cuadro general de los acontecimientos. Para algunos un hito fundamental en el cambio de paradigmas militares mundiales, se produjo el 7 de octubre, del año en curso, como consecuencia del lanzamiento de 26 misiles de crucero “Calibre”, rusos, acontecimiento que cambió de raíz la ecuación política y militar existente hasta hoy en el mundo. 

Hasta entonces, Washington estaba confiado de que Rusia no era capaz de enfrentar con eficacia las acciones militares de los Estados Unidos, sin el uso de las armas nucleares. Pero resultó que la flotilla  del Mar Negro y la flota del Caspio, son capaces, sin salir de sus  aguas, de destruir a cualquier enemigo en el Mediterráneo oriental, el Golfo Pérsico y las fronteras del Mar Báltico, cubriendo las fronteras marítimas hacia el  noroeste y controlar el Atlántico Norte. Es decir, que Rusia tiene la capacidad para cubrir su territorio y los territorios de sus aliados en Eurasia; por lo cual el argumento de Obama de que Estados Unidos “es un poder único y el más fuerte”, ha perdido credibilidad. 

Las nuevas tendencias en las relaciones internacionales se manifiestan de manera más clara y en primer plano en la zona de Oriente Medio y África del norte. No es de extrañar que en las primeras planas de los medios de comunicación se informe de los acontecimientos registrados en el teatro sirio, en las profundidades de las cuales se producen los cambios más dramáticos, asociados con el proceso de reformateo en las relaciones internacionales. 

La intervención norteamericana en los asuntos de los países mesorientales, trajo como consecuencia enormes problemas para los pueblos de esta  región. La causa inicial fue la invasión armada de Irak en el año 2003. El cambio de poder en Bagdad con la complicidad directa de los Estados Unidos del traspaso tradicional  de poder de los sunitas a la mayoría chiita, condujo  a la ruptura del equilibrio de fuerzas en el Golfo Arábigo-Pérsico. El traslado del poder hacia los chiitas en Irak, de manera indirecta  potenció  la influencia de  Irán en el país, produciendo una explosión de inconformidad y temores de la minoría sunita y de dicha comunidad en general en toda la región. El resultado de ello fue el colapso de las estructuras políticas, económicas, el crecimiento sin precedentes de las tensiones sociales y los enfrentamientos armados  por motivos étnicos y religiosos en Irak y la zona adyacente. De hecho, en la región se ha abierto una caja de Pandora, de la cual brota una serie cualitativamente nueva de conflictos por motivos étnicos y religiosos, que aparecen como cuando se da vuelta a  una cornucopia. En la actualidad en esta zona como mínimo tienen lugar 12 grandes y pequeños conflictos. 

La intervención de los poderes occidentales en el drama iraquí y en los asuntos de Libia y Siria ha complicado seriamente la situación lo que ha conducido  al fortalecimiento de los extremistas islámicos. La formación del supuesto “Califato” en el territorio de Siria e Irak es un resultado directo de la política de los Estados Unidos y las monarquías petroleras del Golfo Arábigo- Pérsico. 

El autodenominado  “Estado islámico” (EI) o DAESH, pretende erigirse como un proto-Estado, creando organismos cuasi gubernamentales. Sus líderes están confiados  de que  así será, confían en sus fuerzas, mientras  tanto,  occidente no lo enfrenta de forma resuelta. A esta conclusión el DAESH ha llegado, en particular, por el hecho de que, a pesar de la coalición multinacional encabezada por Estados Unidos ha realizado 60 mil incursiones, el EI, no solo no ha perdido su capacidad militar, sino que se ha reforzado, incluso mediante la captura y adquisición de armamento moderno. Prueba  de la tesis anterior, es que más que amedrentarse el DAESH  tiende a expandirse. Sus acciones fueron más allá de la región  contribuyendo con la aparición de nuevos focos de actividad extremista en África como son los casos de Libia, Malí, Nigeria y Somalia, como muestra palpable de la ampliación del radio tradicional de acción del radicalismo antes  anclado en  Afganistán y Pakistán. 

El territorio bajo el control del DAESH, que constituye hoy, casi dos tercios del de Siria y una tercera parte de Irak; se ha convertido en una incubadora para la preparación y entrenamiento de terroristas de todo tipo, una especie de centro militar e ideológico del terrorismo internacional.  

El escenario del caos, se complementa con las consecuencias prácticas de los otrora bombardeos lanzados por la OTAN en Libia, que provocaron su colapso territorial, en poder hoy de bandas terroristas y grupos criminales. Libia se ha convertido en una base de extremistas, que extienden sus operaciones en el interior de África, y su crueldad causa estragos en países cercanos. El momento actual, ha producido una rara convergencia de opiniones por parte de diversos sectores, sobre lo que constituye la causa inmediata del aumento de la tensión, la magnitud de los enfrentamientos armados, con su secuela de pérdida de un enorme número de vidas y destrucción terrible. 

Según el más importante sociólogo estadounidense Immanuel Wallerstein, “la responsabilidad de la escalada actual en los asuntos internacionales, especialmente en el Medio Oriente, la tienen totalmente los actuales líderes occidentales, que no fueron capaces de prever las consecuencias de sus acciones.”  Y agrega que los Estados Unidos ya no constituyen el poder hegemónico en el Medio Oriente, e incluso tampoco son el jugador más poderoso en esta región del globo, cuya fragmentación aumenta. La incapacidad de reconocer ese último hecho, es un riesgo que corre todo la humanidad”. 

Parece inverosímil, pero hasta los medios de comunicación de las obedientes monarquías del Golfo Arábigo-Pérsico, han osado arreciar  sus críticas a Washington. “El Presidente Obama nunca ha parecido tan débil”, escribió, por ejemplo en Arabia Saudita el Arab News, reconociendo que “la estúpida política de Washington ha puesto a sus aliados en la región en una posición muy incómoda. 

“Los líderes europeos, al seguir sin reparos la línea norteamericana, en esencia, han creado una seria crisis de refugiados y han conseguido en última instancia, como ha reconocido la Canciller alemana Ángela Merkel, “una pesada  prueba de proporciones históricas”. “Europa, dijo, como nunca antes, siente que la guerra, los conflictos y la falta de perspectivas de la gente en otras partes del mundo, en el contexto de la globalización, ha llegado hasta su propia casa”. En Bruselas el debate produce trifulcas sobre las cuotas, el tamaño de los lugares donde se dará cobijo, los fondos para establecer los  campamentos y otras cuestiones inmediatas relacionadas con el reasentamiento de los refugiados, que siguen llegando por oleadas  al viejo mundo. Esto sucede en un contexto de creciente fortalecimiento de  las tendencias centrífugas en la Unión Europea. Destacan así, el deseo manifiesto de la élite inglesa de replantear a su favor, los cimientos de la Unión Europea, los escarceos de Escocia por separarse de Gran Bretaña; la intención de los catalanes de declarar su independencia de España, el incremento del sentimiento separatista en el norte de Italia, entre otros. Al mismo tiempo, una preocupación evidente  entre los europeos es la polarización de sus sociedades, ante la creciente influencia de la extrema derecha, cobijada en partidos nacionalistas, la cual día a día, rentabiliza el riesgo de la islamización de Europa. 

En fin, pareciera que lo reseñado es un presagio de la puesta de sol de la civilización europea. En Europa, es difícil reconocer, pero existe el  temor inquietante de que entre los refugiados se infiltren agentes  del DAESH, con el objeto de crear células latentes, que les permitan implementar sus planes terroristas. Especialmente preocupante, es el hecho de que los líderes del EI no esconden sus  intenciones para llegar a obtener y utilizar la bomba nuclear “sucia” y armas químicas. El telón de fondo de todo ello es la creciente irritación que se está produciendo entre la población, como consecuencia del accionar de  los líderes europeos quienes por solidaridad euroatlántica, han sido in extremis, permisivos. Tal postura, mantiene ahora a las capitales europeas envueltas en el atolladero de la crisis de los refugiados, sumado a la agobiante e insosteniblemente costosa prolongación de la crisis ucraniana. En estas circunstancias, entre la opinión pública en la Unión Europea, crecen  las demandas frente a los gobiernos, respecto a la necesidad de  revisar los parámetros básicos de las líneas políticas externas, particularmente con respecto a Moscú. 

Los europeos no esconden su miedo al peligro del terrorismo internacional y comprenden que esta amenaza, ahora global, solo puede ser contrarrestada, en colaboración con la Federación de  Rusia.

Por: Euclides E. Tapia: Profesor Titular  de Relaciones Internacionales de la Universidad  de Panamá

Etiquetas:   Relaciones Internacionales   ·   Terrorismo   ·   OTAN   ·   Conflictos Armados   ·   Armas   ·   Siria   ·   Rusia   ·   Estados Unidos   ·   Daesh

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18875 publicaciones
4749 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora