Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Filosofía   ·   Escritores   ·   Filosofía Social   ·   Libros   ·   Género   ·   Feminismo   ·   Comunicación   ·   Censura



¿Cómo responder frente al miedo?


Inicio > Política Internacional
21/11/2015


942 Visitas



Todo ha cambiado. La normalidad abandona la primera plana de nuestras vidas para dar paso al desasosiego, a la duda, a la incertidumbre frente al qué vendrá...


Ha pasado una semana desde que el pasado viernes 13 de noviembre los yihadistas perpetraran el fatal atentado en la ciudad francesa de París, acto que ha conmovido a todo el mundo. La población de nuestro continente, al igual que aquella que habita más allá de nuestras fronteras, ha demostrado su punto de vista, su opinión más o menos cercana al pueblo francés, pero que en su mayoría condena los hechos violentos que azotaron París. Estos acontecimientos, causados por la actuación del grupo DAESH, que no logra convencer al mundo con la razón de su actuación, alertan a los distintos colectivos de la necesidad imperante de luchar contra el terrorismo. 

Todos los países han aumentado hasta niveles muy altos su alerta antiterrorista, la policía toma las calles, vigila los movimientos de cientos de personas, realiza exhaustivos controles de seguridad en acontecimientos que agrupan a un gran número de personas, y todo ello mientras se trata de aparentar normalidad. 

Esto es algo que no debe ser así. No debemos confundir la normalidad con el miedo, el temor con nuestra cotidianidad diaria. Si bien no debemos transmitir a los terroristas una sensación de miedo, de desazón, de congoja, debemos extremar las precauciones, evitar cualquier tipo de acto sospechoso y eliminar amenazas de cualquier tipo posible. 

Países que se creen a la cabeza del mundo, y que ciertamente hay materias en las que lideran el ránking mundial, como Alemania y EE.UU, huyen despavoridos del terror ante la menor amenaza que se les presenta. 

El líder estadounidense Barack Obama, es el Presidente más cobarde que ha tenido EE.UU desde su fundación, comparto esta definición con muchas cadenas televisivas y medios de comunicación. Mientras defiende la lucha contra el terrorismo y muestra su apoyo a Francia, no desea mandar efectivos a Siria para acabar de raíz con el problema yihadista. 

Más cercano a nosotros tenemos a Merkel, la canciller alemana. Pese a su defensa, su apoyo incondicional y su postura colaboradora con Francia, no responde a los ataques que perpetran grupos terroristas en diferentes partes del mundo. 

¡NO! ¡Esta no es forma de gestionar el comienzo de la 3ª Guerra Mundial! Por mucho que no queramos asumirlo, nos acercamos peligrosamente hacia el bucle de inicio de una guerra, aceptada por muchos de los países desarrollados de nuestro mundo. 

Debemos responder con contundencia ante unos ataques que no tienen otro objetivo que acabar con nuestros principios democráticos, con nuestra libertad, nuestra seguridad y nuestra forma de vida. El ataque a Francia fue solo el comienzo, un signo de rebelión contra el más claro ejemplo de libertad en occidente, la cuna de la Revolución. Una cuna que ahora se ve azotada por este tipo de actos, que cada día encuentra entre sus ciudadanos a terroristas infiltrados... Un país que se sume en la desazón y que lucha por seguir adelante. 

La única forma posible para derrotar definitivamente al DAESH es acabar con todos y cada uno de los yihadistas, perseguir a los terroristas hasta que se vean reducidos a la mínima expresión. No estamos atacando su libertad, estamos vengando la inexistencia de la nuestra, su intento de arrebatarnos aquello por lo que hemos luchado tanto y tan duro todos estos años. 

Es duro asumirlo, pero debemos enfrentarnos a la cruda realidad. Nada se consigue dialogando con quien no quiere dialogar, nada se consigue pactando con quien no quiere pactar. La única solución: la que están desarrollando Francia y Rusia, y a la que espero se sumen todas las potencias mundiales; el ataque y la lucha armada contra las bases militares del yihadismo, el bloqueo de su financiación, la vigilancia de sus adeptos y la erradicación de los miembros de los grupos armados terroristas. 

DAESH no es ETA, DAESH es más que ETA, más potente, más armado, más peligroso, más radicalizado, más global y con una peculiaridad mucho más problemática, la mezcla que existe con el fenómeno religioso, o mejor dicho, el intento que tienen los yihadistas de mezclar las palabras de Alá con sus pretensiones, la utilización del Corán como pretexto para las atrocidades que cometen y que son,a todas luces y bajo cualquier rasero, inaceptables e injustificables. 

Tratemos de vivir con normalidad, pero atentos a la situación tan excepcional que vivimos en nuestros días. 



Etiquetas:   Terrorismo   ·   Guerra   ·   Siria   ·   España   ·   Francia   ·   París

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18571 publicaciones
4703 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora