Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Sociedad   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Utopias   ·   Emigración



Después de la depresión, un camino de alegría


Inicio > Psicología
19/11/2015


1612 Visitas



 ¿Quién no ha escuchado la frase “estoy con la depre”, para referirse a que no tiene ganas de hacer nada? Aunque esto parezca gracioso y banal, algunos estudios sobre salud mental indican la seriedad del tema, y presentan cifras elevadas de personas que sufren depresión en todo el mundo.




 Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión se convertirá en el año 2020 en la segunda causa de incapacidad en el mundo.



 La palabra depresión viene del latín “depressio”, que significa hundimiento, abatimiento, opresión.  



 Y ¿cómo salir de ese abatimiento y opresión que pareciera hundirnos?



 Hace muchos años, atravesé por un periodo de tristeza y abatimiento, cuando mi hijo recién había nacido. Añoraba el tiempo que pasé alejada de mi familia, por motivos de estudio, trabajo y viaje después de casada. Mientras estaba acompañada, todo estaba bien, pero cuando me encontraba a solas, la tristeza me embargaba.



 En mis ganas de salir de ese estado, empecé a leer y estudiar con más dedicación todo lo que se relacionaba con pensamientos más espiritualizados, acerca de mi verdadero ser, inseparable del Amor divino, como lo estaba aprendiendo en la Ciencia Cristiana.



 Buscaba pensamientos alegres y que me dieran seguridad. Me fue de gran utilidad encontrar en el best seller Ciencia y Salud cuya autora, Mary Baker Eddy, expone ideas de cómo vivir con armonía, alegría y salud, las siguientes palabras: “Paso a paso aquellos que en Él confían hallarán que 'Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones' ”. Yo sí quería confiar en ese amparo y fortaleza que proviene de Dios y que cubre a todos por completo.



 Paso a paso, la tristeza fue reemplazada por la alegría. Me alentaba saber que por más deprimidos que estemos, el mensaje divino siempre nos llega. Vi que era posible ceder a algo más alto y supremo como es el amor de Dios que cuida y abarca a todos en cada lugar en donde estemos, y sobre todo entender que cada uno de nosotros es la expresión de Dios, alegre y armoniosa. Esta nueva forma de pensar y de reconocerme cambió totalmente mi manera de ver la vida y mi entorno.



Ya no hubo pesar ni tristezas, y ahora tengo la certeza que el amor de Dios sana y reconforta siempre.

 Para Hilda López de México, sanar de depresión fue como salir de un desierto. Después de varios meses de no desear saber nada del mundo y permanecer en su habitación llorando por problemas personales y económicos, decidió hacer un alto a todo eso y dar el primer paso, buscar y conocer más sobre su relación espiritual con Dios. En esa búsqueda entendió que no estaba sola, que el Amor divino sana todo sentimiento de tristeza y depresión. Ahora ella ha encontrado alegría. Comprendió que puede confiar y apoyarse en esa unión inseparable del amor de Dios.



 Este nuevo conocimiento y comprensión espiritual la fortaleció y la encaminó a una vida totalmente activa y feliz.



 De la misma forma en que Moisés y el pueblo hebreo fueron guiados por la Mente divina, Dios, a salir de la opresión y a encontrar la libertad, caminando por el desierto durante 40 años, incluso cruzando el Mar Rojo, de igual modo el Amor divino puede guiar y rescatar a todo aquel que desea salir del mar del abatimiento y de la depresión. Todos podemos sentir el tierno abrazo del Padre-Madre que no nos abandona, que nos consuela y nos lleva a una vida con seguridad, confianza y alegría.



 Esa presencia divina en nuestra vida elimina el pesar y hace surgir, la alegría y la confianza en el bien. Aunque se presenten nuevas situaciones desafiadoras, podemos tener la certeza de que nunca estamos solos. Siempre y bajo cualquier circunstancia existe una salida en donde el Amor divino protege, fortalece y sana.



Carmen Olivas escribe sobre salud, bienestar y espiritualidad. Integra el Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana para Perú.  

Email: peru@compub.org  Twitter: @olivas_car      

Facebook:  Comité de Publicación Perú



 



Etiquetas:   Educación   ·   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18441 publicaciones
4675 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora