Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Psicología   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Trastorno de Personalidad   ·   Psicoterapia   ·   Psicoanálisis   ·   Tratamiento Psicológico   ·   Psiquiatría   ·   Psicopatología   ·   Lectores



la voluntad presidencial se quedo al borde del escritorio


Inicio > Política Nacional
29/07/2011

1242 Visitas



Confesiones.


 

La voluntad presidencial se quedo al borde del escritorio.

 

La obligación de Felipe Calderón, como mandatario es la de impulsar el desarrollo turístico nacional por encima de sus intereses personales y políticos, su deber es respetar más allá del poder investido en su persona a través del cargo, el progreso colectivo, en este caso especifico, al que si no pudo o no quiso contribuir, al menos no debió tampoco interponer obstáculos o entrometerse.

La intervención del presidente para influir en la decisión del otorgamiento de la sede del tianguis turístico, implico hacer a un lado esos deberes, una vez más  anteponer su criterio,  que proviene de un carácter a todas luces beligerante, este impulsado por el tinte político preelectoral.

Hablando de turismo, muchas han sido las circunstancias que permiten descalificar la política calderonista en este sector, antecedentes que ponen la gestión presidencial en números rojos por explicarlo de alguna manera, la intromisión del presidente en el fallo para asignar la sede del tianguis turístico, una vez más confirma que la importancia de esta actividad no le es prioritaria, que primero están sus afanes políticos, y el uso que puede darle a una determinación de esta magnitud para satisfacerlos.

El día de ayer, el comité encargado de tomar la determinación de dicha designación, dio a conocer los nombres de las ciudades que organizaran los primeros tres tianguis, concediendo de manera conjunta a la Riviera Nayarit y Puerto Vallarta Jalisco, de manera conjunta la primera edición en la modalidad itinerante, a Puebla en el año 2013 y Cancún en mancuerna con la Riviera Maya hasta el 2014.

La operación ordenada desde los Pinos para convencer a los integrantes del comité, sobre todo a los líderes empresariales que a cambio de la obtención de favores personales accedieron a cumplir la voluntad presidencial, trastoco el conceso previo existente, que favorecía mayoritariamente a Cancún, más que a una ciudad al interés general.

Sin embargo el asunto no pasa por un tema de prelación, de la distinción de ser el primero en organizarlo,  se trata de que la celebración de este primer tianguis fuera de Acapulco, sea capaz de recobrar la importancia que perdió desde hace años, de garantizar que sea exitoso, partiendo de la base de la capacidad logística para lograrlo, que depende de la conectividad aérea, la capacidad de hospedaje y la seguridad que debe rodear el evento, además de capacidad de convocatoria, como los factores principales a tomar en consideración y que como se observa fueron puestos de lado para favorecer el capricho del poder.

Porque el objetivo es que el tianguis vuelva a ser la ventana de promoción y ventas de todos los destinos nacionales, un interés colectivo en el que lo más importante es que todos tengan esa oportunidad, en las mejores condiciones posibles.

Desafortunadamente ese beneficio general corre el riesgo de no ser aprovechado cabalmente en función de una decisión equivocada, más aun si esta proviene del hígado y no del razonamiento, porque si este cambio de sede no provoca una variación importante y los compradores no vienen porque el sitio no les es atractivo, será un fracaso que retrasara todavía más el escenario de promoción que tanta falta hace resulte.

Hay que insistir en que esta reflexión no pretende descalificar ni a la Riviera Nayarit, Puerto Vallarta o Puebla, simplemente señalar dos aspectos, que Cancún tiene muchas más ventajas que cualquiera de esas ciudades para llevar cabo el evento y garantizar su éxito y las razones que motivaron una decisión incongruente para no celebrarlo en Quintana Roo.

Pensar que el buen resultado del tianguis les aporta a todos los destinos nacionales independientemente de donde se realice este, la ganancia no está en ser la sede, eso no significa un premio para nadie, sino en hacerlo bien, porque su fracaso perjudica a toda la industria turística nacional.

Lamentablemente una vez más, Felipe Calderón, igual que como en el modo  equivocado en que está llevando la guerra contra la narco delincuencia, parece no querer respetar el poder de la investidura para usarlo como corresponde, en el caso del turismo, en función de intereses meramente políticos, se ensaña con la actividad, que es una de las tres más importantes de toda la economía nacional, con el perjuicio particular que eso le corresponde a Quintana Roo, principal exponente de este sector vital.

No realizar esta primera edición en Quintana Roo, no significa un daño exclusivo para la entidad, lo es para todos porque no hay garantía de que en estas condiciones alcance el nivel que podría tener aquí.

La de Felipe Calderón, se tiene que considerar más como una visión personalísima y facciosa, que no es congruente con el ejercicio del mandato, una actitud que no concierne al estadista, porque sus acciones politizan y repercuten negativamente en el turismo.

En materia eminentemente turística el enfoque del presidente pareciera no ir más allá del borde de su escritorio, no hay alcance de mira, profundidad ni concepto, sin caer en la cuenta del daño que va a causarle a esta industria, a cambio de satisfacer la sensación de pequeñas e inútiles victorias en contra de sus rivales políticos.

Como si la voluntad dependiera únicamente del estado de ánimo, no de la obligación de la encomienda, como si esta se rigiera por los mandatos del estomago y un talante orientado a la rivalidad.

Una obsesión por frenar el avance de los que considera sus enemigos, o cualquier cosa que pueda significarles un beneficio, aun y cuando en ello se perjudique a todo el sector turístico nacional, porque seguramente usando la lógica, el presidente habrá reflexionado, que Cancún es el mejor y más indicado lugar para realizar el tianguis, sin embargo su decisión e intervención  tomo otro rumbo, porque todo indica que sus intenciones políticas lo distraen de la que es su responsabilidad.

Habrá pensado también Felipe Calderón, que las crisis económicas, norteamericana y europea, implican un alto riesgo para el turismo de este año y el siguiente y que enfrascarse en un pleito político, que haga que el tianguis pueda no funcionar, sacrificara muchos puntos en la ocupación hotelera, pero ese análisis parece que tampoco peso, porque lo que toma en cuenta es únicamente el tema electoral.

Porque Calderón, no cae en la cuenta que otorgar la sede del evento a entidades no gobernadas por el partido revolucionario institucional, es un asunto que a los compradores internacionales no les interesa, que con ello no logra ni debilitar a ese partido ni fortalecer al suyo, son cosas totalmente ajenas al objetivo, irrelevantes en materia turística.

Una vez más, la decisión presidencial, en cuestión turística, no pasó más allá del borde del escritorio, se detuvo en otras circunstancias ajenas al sector,  un incumplimiento de la obligación, obstaculizada por la cerrazón de un talante belicoso.

 

La crisis financiera en el filo del caos.

 

Cuando solo faltan cuatro días para que la fecha fatal llegue, el ala republicana del congreso estadounidense sigue sin acceder al incremento del techo del endeudamiento público gubernamental, para darnos una idea de la magnitud que esto representa, en el mes de agosto maduran quinientos mil millones de dólares de bonos del tesoro norteamericano.

La cifra representa por sí sola la magnitud de la catástrofe que está en puerta, si en estos tres días restantes no hay un acuerdo al respecto, la dimensión del perjuicio será incuantificable y su efecto se propagara en toda la economía mundial, desafortunadamente empezando en nuestro país, porque ante una circunstancia de este tipo no existe vacuna capaz de salvar el daño.

 

Guillermovazquez991@msn.com

twitter@vazquezhandall



Etiquetas:   Política

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18743 publicaciones
4728 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora