Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Quintana Roo   ·   MORENA   ·   PRI   ·   PAN   ·   México   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Pobreza



El voto cambio


Inicio > Política Nacional
01/11/2015


924 Visitas



La primera vuelta electoral dejó dos candidatos para el balotage, pero aunque solo uno de los dos primeros va a llegar a ser presidente, el tercero cuenta  en la decisión de sus votantes y sobre todo en la futura gobernabilidad, con sus legisladores.




Durán Barba no se equivoco.

Será por que tiene una visión desde afuera de nuestra sociedad, porque no considera al peronismo un fenómeno único, si no, un fascismo democrático histórico, que con los años y acontecimientos,  derivó en populismo (con discurso de derecha y de izquierda) Será quizá que interpretó al peronismo como una empresa política, que en el pasado lejano sometió empresas, luego en los 90' las benefició y en esta última década, se asoció, creó las propias, tuvo un discurso anticapitalistas y los mayores ganadores del modelo, fueron los bancos, el sector financiero, los juegos de azar y las corporaciones extranjeras.  No sin pujas, fricciones, presiones y todo lo que hace a una relación de competencia, donde hay empresas enfrentadas a una empresa gobernando como es el peronismo (Kirchnerismo).

Pero si hay ganadores, salvo que los resultados hubieran sido mucho mejores y no lo fueron, también hay perdedores. Ese fue otro aspecto que también vio Barba y no la Oposición, Peronista y no peronista, los analistas, y hasta nosotros: los periodistas. Los que estamos adentro no dudamos que el peronismo iba a significar cerca de un 70 por ciento del electorado y que estuviera junto o separado, de los dos modos era muy dificil ganarle. El asesor ecuatoriano de Macri, no creyó eso, no aceptó asociarse ni siquiera al peronismo opositor, cuando todos lo aconsejábamos, y mantuvo un frente no peronistas (salvo por aquellos que desde antes integraban el PRO) Indudablemente vio, lo que todos nosotros no. Vio que la gente (los perdedores reales del modelo) ya no creian en el logo del peronismo. Porque los resultados de estas dos décadas fueron de una inclusión de supervivencia, con carencia en  estructuras y asistencialismos, que se vendieron como derechos. 

El acierto en la estrategia electoral, explica el triunfo de Vidal, aunque hubo más componentes para analizar y eso  da para una nota aparte. Sin embargo todavía falta el balotage, en apariencia,  como bien dijo Massa "el 65 por ciento de la gente votó cambio... el cambio ya ganó" Pero el líder de UNA no pudo con su entusiasmo y agregó "...no quiero que gane Scioli.." Era evidente, quizá estuvo demás decirlo y con eso, no solo develar buena parte de su plan a futuro, si no también, sensibilizar a un sector de voto peronista, que no vería bien que un peronista apoye electoralmente a un no peronista. (aveces eso no se olvida en la cultura peronista)

Massa no quiere que gane Scioli, por que al perder Anibal, quedarse Cristina sin PBA lo que necesitaba para la continuidad (real) del kirchnerismo, perdiendo Scioli deja vacante el liderazgo peronista, que en orden de importancia, le toca a él y su armando. 

El Kirchnerismo con 100 Diputados y más de 40 Senadores y mayoría en esa cámara, sin un liderazgo que los alinee (como el PEN y la presidencia del Senado) pueden ser una fuerza opositora preocupante, comandada por Cristina desde afuera. O ser pollitos en fuga hacia el Massismo. Esto último por supuesto, si el Massismo, FR o UNA, depende de como se consoliden partido y frente, son reales opositores.

Cambiemos, sobre todo los Fans del PRO que son los más fundamentalistas, no advierten o al menos no acusan ver, la verdadera posición de Massa y su importancia (gane Macri o gane Scioli).

A Massa y su frente no le queda otra que ser opositor o muy opositor.

Si gana Macri, para poder sostener su posición de liderazgo peronista, Massa aún a riesgo de que en algunas situaciones se lo vea asociado a Legisladores K, no puede ser otra cosa que opositor al PRO- Cambiemos (y tratar de alinear a esos legisladores) . Y si gana Scioli, aún a riesgo también de ser considerado un traidor por algunos peronistas, si quiere ostentar su poder y ganar un liderazgo en el peronismo, no le queda otra, que asociado o no a PRO-Cambiemos, ser muy opositor del Sciolismo.Kirchnerismo (y también tratar de quitarles soldados).

Su destino es de opositor, aunque sea haya definido como árbitro.

Parece que en esta primera vuelta e incluso antes del balotage, el que realmente ganó algo, que no le va a generar ningún costo político (por que se puede acomodar en oficialismo u oposición, según convenga) y que lo va a convertir en quien defina todas las contiendas legislativas, fue el tercero Massa y no los dos primeros.

Macri aunque no ganara, queda en una inmejorable posición, habiendo posicionado al PRO junto a UCR en varios territorios, pero sobre todo en PBA. El Jefe de Gobierno de CaBA hasta diciembre, tiene futuro, aunque por algo imprevisto, este balotage no se le dé.

Ahora de ganar Macri, más allá de la oposición Peronista,  K, Sindicalistas, sindicatos de Izquierda y también la de Massa, que no puede no ser opositor si quiere liderar al PJ, se le suma, que las tres jurisdicciones: Nación, Ciudad y PBA serán su responsabilidad. Ya no habrá pretextos para decir que algo no se puede hacer, salvo los recursos económicos. Macri ya no podrá responsabilizar al gobierno nacional, los créditos, las trabas o las jurisdicciones, no le quedará otra que transformar profundamente (o  decepcionar)

De ganar Scioli, es su última oportunidad. No tendrá otra, al menos que el resto del peronismo le permita y en poco tiempo ya todos sabrán qué dejó el kirchnerismo, usar su aparato, no va a servir de mucho en el futuro. Su final político se juega en este balotage. Por fuera de voto peronista no K y de voto en blanco, que beneficia al que está arriba, la tiene muy dificil, un 64 por ciento real, no eligió la continuidad.

El tema es que Scioli, aunque deba decir que va por la continuidad "con cambio" cambio, que Cristina cada vez que habla, le frustra, la realidad es, que no puede continuar con esto, no hay modo-

Para ambos las Reservas del Banco Central, le van a marcar los tiempos de implementación del cambio.

Si los Planes y la AUH como dicen ambos,   son "derechos", los Subsidios a la Energía,  sobre todo a la electricidad, dado que la falta de mantenimiento domiciliario está haciendo que cada vez más familias de sectores medios y bajos, se les corte el servicio de gas y sean electro-dependientes (además de los nuevos edificios por costos) son sin duda, en la crisis que se viene una necesidad.

Corregir Tarifas deberá amparar este impacto social y quizá,  a esa misma franja de trabajadores, autónomos y pequeños comercios y empresas, que se les quitara o reducirá Impuesto a las Ganancias, también se le deberá contemplar un sostenimiento de subsidios.

El voto en este balotage será por el cambio, en Cambiemos por convicción y en el Scioli-Kirchnerismo aunque no lo digan y nadie tenga certeza de cómo lo van a hacer, por obligación.

Scioli se refiere a Cambiemos peyorativamente como "La Alianza", pero cuando se ve a los referentes de el PRO, la UCR, Ari, CC y demás fuerzas que integran ese frente, más allá de diversidad, hay objetivos comunes, políticas compartidas y bastante alegría por los resultados. En cambio, cuando se escucha a los referentes K hablando de Scioli, a la presidenta condicionándolo, sin ni siquiera mencionarlo y a su propio Vice, amenazando con bajarse, si cambia el discurso (cuando el cambio es una obligación), da la sensación que se parece más a La Alianza (en la que De La Rua no era el líder) el Sciolismo- Kirchnerismo, que Cambiemos.

El PRO y Macri tienen lo suyo cuestionable, con respecto a las "promesas" que hace hoy,  en función de cómo fue su gestión en CaBA.  (después del balotage, si gana, voy a exponer sobre eso). 

Pero hay una realidad indiscutible, a ciencia cierta (más allá de fe) no se sabe que pueda hacer Macri gobernando la Nación y en cambio del Kirchnerismo, aún con Scioli, a nadie le cabe la menor duda de qué va a seguir haciendo.

Por otra parte Macri, aunque parezca un detalle menor, no vive en una casa rodeado de estatuas de cera de tamaño natural.

Y en un momento que es necesaria tanta coherencia, suma. 




















Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18023 publicaciones
4593 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora