Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Filosofía   ·   Cultura   ·   Entrevista   ·   Melancolía   ·   Filosofía Social



Mudanza del corazón


Inicio > Psicología
27/10/2015


1049 Visitas



Al igual que un una mudanza, en donde te planificas, mides los objetivos y te proyectas en el futuro, debes hacerlo en el divorcio … recuerda que es muy importante, planificarse, medir y proyectarse … y nunca pero nunca dejes cabos sueltos … las consecuencias emocionales son desastrosas … como si se te perdiera algo importante en una mudanza ( Yo extravié un pasaporte … como lo narre en mi relato anterior … que ya encontré y también avise a las autoridades correspondientes … las cuales muy amablemente lo activaron de nuevo y ahora ya está activo). Despues del divorcio debes reconstruir tu vida y no es cosa de juegos:


Espero que estos simples tips puedan ayudarte.

Cuando por alguna razón propia o ajena uno decide realizar una mudanza son muchos los engranajes que se colocan en funcionamiento,  estos son aún mayores si después de una ruptura amorosa la opción que tienes es la de regresar con tus padres. Lo primero que se debe hacer es tratar de vender aquellos objetos que no vayas a utilizar o que ocupen demasiado espacio, yo al mudarme realice una larga lista, luego la difundí entre mis vecinos, algo así como una venta de garaje, entre mis objetos vendidos se encontraba, lavadora, aire acondicionado, nevera, cocina, juego de cuarto … en fin… algunos vecinos pudieron participar en la venta, el resto lo vendí a mis ex compañeros de trabajo, el dinero se puede recibir a través del depósito bancario o en efectivo, por supuesto debes tener todo en regla para poder presentar tu declaración de impuesto. Por lo que hay que hacer una lista de quien te compro las cosas y en cuanto la vendiste, por ejemplo mi nevera me la compraron una parte en efectivo y otra en trasferencia bancaria, mi ex compañera se llevó una buena nevera a buen precio.

Eso te va a permitir tener algún dinero con el cual puedas solventar tu vida hasta que puedas estabilizarte económicamente, y mantener un dinero ahorrado para emergencias.

De igual manera hay unos pasos que debes seguir para salir aireoso y sin muchas heridas en un proceso de separación:

Los siguientes consejos te permitirán acelerar el proceso de divorcio y disminuir el sufrimiento.

    Reconoce que, independientemente de si querías divorciarte o no, estás viviendo toda una serie de cambios y pérdidas, que te provocan diferentes emociones negativas y afectan toda tu vida.

    Infórmate sobre lo que implica el divorcio y sobre sus repercusiones en las diferentes áreas de la vida.

    Es muy importante, que entiendas que lo que te sucede es normal y que, aunque muy doloroso, es un proceso que tiene un principio y un fin.

    El final no es la firma ante el juez, es el momento en el que logras tu recuperación física y emocional,

    Date permiso para sentir cualquier emoción que surja.

    No la niegues, no te critique por ella, pero exprésala adecuadamente.

    Es decir, en el lugar, el momento, con la persona y en la forma adecuada.

    Puedes hacerlo por escrito en un diario personal.

    De hecho, sólo reconociéndolas, aceptándolas, expresándolas y trabajándolas, puedes lograr una buena recuperación que te libere del pasado y te permita vivir y disfrutar el futuro.

    Recuerda que las emociones, por muy intensas que sean, son sólo una parte tuya.

    No te pueden controlar, a menos que tú lo permitas.

Una de las técnicas que yo recomiendo en mi libro, es escribir cartas a alguien muy cercano y querido, que puede ser alguien de tu infancia, (no importa si ya no está vivo, NO se las vas a entregar o mandar a nadie) y en ellas desahogarte completamente de todo, todo lo que sientes.

    No te compares con los demás. Recuerda que cada situación es diferente y que cada persona es distinta. Por lo tanto, la misma situación, no nos afecta a todos de la misma manera.

    Date el tiempo que necesites para recuperarte.

    Para recuperarnos bien de un divorcio necesitamos, aproximadamente, entre 18 meses y 3 o 4 años.

    No te forces, pero no permitas que el dolor o la compasión te mantengan atrapado en el mismo lugar.

    El progreso puede ser lento, con avances y retrocesos, pero constante. No importa el tamaño de los pasos que des, sobre todo en un principio, siempre y cuando te mantengas en movimiento, pero hacia la meta adecuada: tú recuperación.

    Todas las mañanas al despertar y por las noches, antes de dormir, reconoce en voz alta algo positivo de tu vida en estos momentos.

    Puede ser algo tan importante como que tus hijos están sanos o algo de menor importancia como que tienes un reloj que te gusta, que salió el sol o que vas a hablar por teléfono con algún familiar o amigo.

    Siempre hay cosas positivas en nuestra vida. Recuerda las palabras de quién dijo: "Yo me quejaba porque no tenía zapatos, hasta que descubrí que otros no tenían pies".

    Piensa en algo positivo que va a resultar de lo que está sucediendo.

    Como por ejemplo:

    Vas a estar más involucrado con tus hijos, vas a aprender a hacer cosas que no sabías hacer, ya no hay gritos a tú alrededor, etc.

    Evita en lo posible, lugares, situaciones o personas que te provoquen recuerdos dolorosos.

    Si no puedes evitarlo, cuando te encuentres en esa situación piensa:

    "Lo pasado, pasó.

    Hoy es un nuevo día y el principio de una nueva vida que estoy construyendo.

    Lo que importa es la felicidad y el bienestar que quiero y puedo lograr".

    Busca nuevas actividades y relaciones que sean parte de tu nueva identidad: Un hombre o mujer que tiene la capacidad para construir una nueva vida, en donde puede ser feliz.

    Al principio, durante los primeros meses, no tomes decisiones drásticas, como cambiarte de casa o de trabajo, a menos que sea indispensable.

    Si necesitas hacer cambios, hazlos poco a poco.

    Aprende a establecer prioridades.

    Con la tensión y angustia la memoria falla.

    Haz una lista con las cosas que necesitas hacer, números de teléfono, de cuentas importantes, etc.

    Busca cómo facilitarte la vida.

    Cuando te sientas mal, date unos minutos o haz una cita contigo mismo para más tarde, para contactar con tus sentimientos y pensamientos.

    Si te es posible, escríbelos, pero sin analizar lo que estás escribiendo.

    También es recomendable llevar un diario personal, en donde escribas todo lo que te sucede, piensas, sientes y deseas, pero sin juzgar o criticar.

Existen varias técnicas ´para cambiar nuestros pensamientos y así, modificar las emociones que nos están haciendo sufrir.

Una de las más sencillas es eliminar de nuestro vocabulario las palabras "nunca", "siempre", "todo" y "nada". Aparentemente esto puede parecerte un simple juego de palabras pero como explico en mi libro, nuestro cerebro responde a todos nuestros pensamientos de la misma manera y si estos son exagerados o extremistas, nuestras emociones también lo son.

     Apóyate en tus amistades, pero elije con cuidado las que tengan la capacidad de escucharte, respetar tus emociones y apoyarte.

            No vivas solo estos momentos difíciles. No te aísles.

            Si tus amigos o familiares te buscan, ve con ellos.

            Tú eliges si quieres hablar de lo que te sucede o no.

            Si no te buscan, háblales tú.

    No dejes que un falso orgullo te mantenga alejado de la gente que es importante para ti.

    Estar solo en ciertos momentos es deseable y positivo, pero aislarse, no lo es.

    Enfócate en las cosas sobre las que tienes control.

    No te desgastes física y emocionalmente sobre las cosas que no puedes controlar.

    Si tienes hijos, busca la información adecuada para ayudarlos a vivir un proceso que es doloroso y que puede ser incomprensible para ellos, no importa cuántas veces se los explicaste.

    Evita caer en el perfeccionismo o en la necesidad de demostrar que eres muy fuerte e independiente.

    No necesitas demostrarle nada a nadie, ni siquiera a ti mismo.

    El divorcio no dice nada malo de ti.

    Es reconocer la necesidad de terminar con una situación que te hacía sufrir, que ya no te convenía o que en realidad no merecía la pena, (aunque de momento no lo veas así).

    Cuídate.

    Aliméntate sanamente, haz ejercicio y procura dormir o descansar lo mejor posible.

    Aprende a vivir sin tu ex-pareja.

    Haber amado o necesitado a alguien, no significa no poder vivir sin esa persona.

    El que tu ex-pareja haya hecho toda una serie de cosas por o para ti, no quiere decir que tu no puedes hacerlas o aprender.

    A medida que lo vayas haciendo, vas a adquirir más confianza y te sentirás mejor

    No te involucres con una nueva pareja, hasta que realmente estés recuperado y hayas sanado tus heridas y trabajado tus emociones.

    Puede ser muy tentador buscar una nueva relación que nos "haga" sentir bien: queridos, necesitados y respetados.

    Pero si no hay una buena elaboración personal de todo lo que implica el divorcio y no aprendemos de lo que sucedió, pronto podemos tener los mismos problemas o similares.

 



Etiquetas:   Psicología   ·   Psiquiatría

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
17414 publicaciones
4466 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora