Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Cultura   ·   Sociedad   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Biografía   ·   Privacidad   ·   Poder Mediático   ·   Tecnología   ·   Base de Datos


La insensatez de Biondini respecto a Fernández Candela


Inicio > Sociología
13/10/2015


467 Visitas






Por Jesús Salamanca Alonso / He leído recientemente algunos comentarios que me han sorprendido considerablemente, pero menos por lo que decían que por lo que se achacaba a la persona a quien iban dirigidas. Tales comentarios procedían de un tal Biondini, Antonio –personaje a quien no conozco personalmente-- quien por motivos desconocidos se dirigía a mi ínclito amigo, Ignacio Fernández Candela. Posiblemente más por envidia y por desorientación y desconocimiento que por la realidad de los hechos.

Quiero dejar constancia de que no conozco al tal Biondini, como ya he dicho, pero después de leer sus ‘gaznapiradas’ ni quiero hacerlo ni me interesa ni me resulta llamativo ni lo voy a hacer. Doy fe de todo ello. Algunos de los comentarios de Toni Biondini son auténticas bufonadas más propias de un ‘bocachanclas’ que de una persona educada, cortés, sensible y conocedora del día a día. Mucho lucimiento de Biondini en su muro de Facebook, donde alterna el castellano y el inglés, de forma presuntuoso e  innecesaria, pero…. ya se sabe… ¡dime en qué quieres realzarte y te diré dónde están tus lagunas!

Posiblemente el gran defecto de mi dilecto amigo, Ignacio F. Candela, esté en su integridad, en su honradez y en su transparencia, porque hoy son valores que cada vez se llevan menos y buena parte de la sociedad ni siquiera los pone en práctica; ahí está la corrupción de políticos, economistas, exministros, jueces, consejeros, directores generales,…. Los valores de Fernández Candela y los hechos lo demuestran y sus escritos también; no hay más que leer los centenares de  artículos publicados en los numerosos medios de comunicación, incluso sus libros: si alguien tiene la más mínima duda, no tiene más que leer o releer “La afilada navaja de Ockham II”, por poner un ejemplo, para darse cuenta de cómo acierta en sus reflexiones; gran parte de ellas siguen estando de actualidad y, las que no lo están, es porque ya  se han cumplido.

Ya sabes, amigo Ignacio, que decir la verdad es un peligro en los tiempos que corren y en la sociedad en que vivimos. Recientemente, en el blog sobre “La verdad oculta sobre Rumasa”, un admirador de Fernández Candela (Francisco Pelufo) le definía con precisión y decía: “Ser hoy así es un grave problema para la sociedad que manipula y miente, basta leer cualquier artículo de Ignacio, sinceridad, honradez, buenas letras de un escritor profesional que se gana todo a pulso y honestamente, luchador nato siempre en apoyo de los indefensos, nunca manipula ni miente, los que somos de ese casta no valemos para ello”.

La manipulación es lo que, al parecer, más se lleva, pero ese no es el estilo de Ignacio. La mentira está a la orden del día, pero no es característica que defina a Ignacio. La hipocresía nos acompaña en cada paso, pero Ignacio siempre ha huido de ese tipo de desviaciones. Nunca verán un escrito de Fernández Candela basado en la manipulación, la mentira, la hipocresía, el engaño, la indiferencia,…. Ignacio es persona íntegra, de palabra y de buenas intenciones. Vuelvo a dar fe de ello.

Quienes seguimos su obra podemos corroborarlo y por eso atesoramos admiración por la obra y la persona. Con Biondini… ¡mejor no perder el tiempo, porque hace tiempo que se le ha visto el plumero! Por cierto, un plumero nada recomendable y  que me recuerda al del actual alcalde de Valladolid, con mirada nada limpia, retorcida intención y….mejor lo dejo para otra vez.

La experiencia y cuanto he investigado sobre Biondini me dice que por mucho que lo intente nunca le llegará a Ignacio F. Candela a la suela de sus mocasines. Alguien decía que para ser honesto y disfrutar del valor de la honestidad hay que nacer así. La universidad enseña muchas cosas y conocimientos, pero eso no se enseña en las universidades.

Finalmente, indicar que Fernández Candela es mi candidato al premio “Valores Humanos”. Ni que decir tiene que Biondini ni siquiera es conocido en los círculos de admiración, progreso, concordia y valores. Mucho menos para ser candidato a algo así.

Por cierto, no estaría de más que El Imparcial encontrara algún día su propio nombre y no se dejara intoxicar por ‘biondinis’ y otros energúmenos venidos a menos y llegados a nada.



Etiquetas:
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario










Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15900 publicaciones
4135 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora