Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Filosofía   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Filosofía Social   ·   Comunicación   ·   Género   ·   Feminismo   ·   Censura



Ninguno puede gobernar solo


Inicio > Política Nacional
10/10/2015


1260 Visitas



La Presidenta Cristina Fernández se despide por cadena nacional, como novia nueva que no quiere dejar al novio en su primera cita, aunque el novio en este caso, no es la gente si no el poder.




Debe ser dificil tener tanto poder durante tantos años y en pocos días, inexorablemente deber dejarlo.

Pero es imperdonable, haber tenido tanto poder y a la vez, dejar este resultado.

Puede discutirse el escenario, pueden hablar los oficialistas, del vaso medio lleno, la buena onda y hasta desafiar "quien lo hizo mejor", pero la realidad es que ni los números oficiales (bastante falaces) le dan al gobierno un resultado positivo.

El kirchnerismo claramente está dividido en sus tres gobiernos, en cuanto a inflación y crecimiento. El primero 5 por ciento de inflación, 8 por ciento de crecimiento, el segundo 15 inflación, 4 de crecimiento y este último 30 de inflación, 0,7 de crecimiento (siendo optimista) los superavit gemelos que le dejó Néstor Kirchner a Cristina Fernández, antes del primer año de su primer gobierno, ya había perdido el fiscal. A partir del cepo de 2011, aunque fue continua y gradual la caída, en los últimos dos años, también perdió el superávit comercial, que en el primer trimestre de este 2015 apenas superó los US$ 169 millones, solo 4 millones más,  que los US$165 millones el mismo trimestre del 2001.

Patético.

Patético, por la soja que en los 90 y comienzos de los 2000 no contaba casi como exportación y se cotizaba un tercio de hoy (aún con la caída de los comidities). Patético también, por que esta última década fue la de mayores ingresos para la región, todos los países (salvo Argentina y Venezuela) fondearon sus reservas de dólares, en un mundo donde el dólar hasta hace dos años se devaluó y recién este último repuntó y se estabilizó. Y sobre todo patético por que fue la década de los emergentes y productores de comodities, la que más crecieron los productores de energía (que en Argentina hay inexplorada e inexplotada) y porque, según todos los organismos y expertos en economía y producción, en los próximos años, no se va a repetir.

Salvo lo de "patético" lo demás no es opinión, son datos oficiales del  gobierno y de organismos internacionales.

La similitudes en los números con 2001 (déficit fiscal, comercial, reservas y más) aveces hacen confundir los escenarios y compararlos cuando realmente son distintos. En 2001 el 1 a 1 era una ley (la de Convertibilidad), en este gobierno el anclaje al dólar (como único método antiinflacionario y que no resultó)  en dos etapas distintas, luego devaluaciones importantes y el Cepo cambiario, fue una decisión. 

En 2001 la falta de reservas y la imposibilidad de créditos, era por un posible (seguro para las calificadoras) default, en este gobierno, la desconfianza y el default con holdouts fue voluntario y por mala gestión.  En 2001 la imposibilidad de ingresar dólares comerciales de exportaciones, era por falta total de competitividad, ya que había inflación interna y al estar el peso 1 a 1 con el dólar, nuestros precios relativos, eran mucho más altos que en el exterior. En este gobierno no poder exportar, en las primeras etapas fueron decisiones de gestión (como único modo de mantener abastecimiento y precio) que terminaron tirando abajo la producción, generando inflación, por mayor demanda que oferta y finalmente con los cepos y el anclaje retrasando el dólar, a la vez hicieron perder total competitividad a las producciones internas con respecto a la región (lo demostró El Boludo de las Naranjas de C5N)

Los números (catastróficos) se parecen, el escenario es totalmente distinto.

En 2001 una ley, un sistema financiero que no tenía confianza en la gestión y la imposibilidad de exportar por falta de competitividad, terminó en el crac al agotarse las reservas disponibles.

En este 2015 el déficit  se cubrió con emisión monetaria (en los 90-2000 se cubría con crédito externo), que provocó inflación, que a la vez se incentivó con anclaje y devaluación del dólar y  cada devaluación fue superada por la inflación, quedando sin ninguna competitividad frente al mundo.

Relacionar así 15 años de escenarios, hace creer a la vez, que el presidente de 2016, será el Duhalde de 2002. 

Y tan distante no es...

De seguro quien gane en estas elecciones, para hacer las correcciones, lograr el flujo de divisas para aumentar reservas y poder responder, comenzar a bajar el déficit y reactivar la producción y exportación; tendrá un costo político enorme.

Por eso es fácil ver porqué los kirchneristas quieren que gane Scioli (para que se queme como un fusible y a la vez no perder el poder, para que vuelva Cristina), pero es muy dificil entender (más allá de "salvar la república" como dicen) por qué los Macristas quieren que gane Macri (¿para que se queme también?). 

Quizá sin querer, Estela de Carlotto dio la definición más aproximada a qué será el próximo presidente: una buena transición.

Sin duda ella dijo "buena", pensando en Scioli, pero lo de "transición", viendo el escenario que deja Cristina, aplica a cualquiera que gane.

Lo que parece no ven los kirchneristas y macristas (K y Anti K)  sin importar quien gane, y aunque unos digan que está en juego "no volver atrás y la continuidad" y otros digan "que solo el cambio puede salvar la república" es que ninguno de los tres que gane (de los 3 mejores posicionados), podría gobernar solo.

Aún Scioli ganando en primera vuelta y  sacando más del 45 por ciento de los votos, no podría retener las dos cámaras del Congreso y a lo sumo controlaría el Senado (el nombramiento de jueces y cargos que le interesa a Cristina y por eso Zannini allí), pero tendría no menos de 10 gobernadores adversos, que cada vez pesan más y están hartos de estar sometidos a la Nación después de 12 años. 

Macri o Massa si lograra el milagro de entrar al balotage, no la tendrían mejor. No contarían con mayoría en ninguna cámara, ni en las provincias y ni siquiera en las intendencias del Conurbano, que tienen más poder en casos, que algunas provincias.

Cualquiera de los tres necesitaría al menos de un frente opositor que lo apoye y los tres, incluso Scioli que ante la inminencia del escenario, deberá culpar o al menos contradecir a Cristina, tendrán el kirchnerismo (o lo que quede de él) en contra. Eso sin contar sindicatos divididos, grupos sociales divididos y la Izquierda, que ni siquiera se asocian entre sus propios frentes.

Lo que si va a tener cualquiera de los tres que gane, es la mayoría de los medios a favor (y oficialistas), al menos los que tengan problemas de deudas en dólares frente a una segura devaluación, o con la ley de medios o bien, que necesiten sobrevivir la crisis, con pauta publicitaria.

La sociedad no se va a enterar de mucho al comienzo,  hasta que sea inevitable exponerlo.

Los tres candidatos en esta larga campaña, que desde 2013 nunca terminó o empezó, además de conocerse, ser amigos y hasta socios, tuvieron sus negociaciones. Los tres son parecidos entre si, con sus diferencias obvio, pero a la vez son muy distintos y casi opuestos a Cristina.  Seguramente cualquiera de los tres que gane, no dudaría en tratar de negociar con alguno de los otros dos. 

Macri pese a su estrategia (duranbarbista) eludió un frente opositor con Massa, pero si ganara, de seguro buscaría su apoyo. Por eso es tan compleja la posición de Carrió, que de seguro lo que denuncia debe tener sustento, pero que rompe posible lazos de negociación. Macri por otra parte, aunque sus votantes más caracterizados no quieran reconocerlo, durante los ocho años de gobierno en la Ciudad, en todas las votaciones de la Legislatura de CaBA (al menos las que aprobaron leyes en beneficio a empresarios comunes a ambos partidos, de obra pública, desarrollos, licitaciones y juegos de azar) su partido el PRO estuvo asociado al FPV. 

Sin embargo y pese a la munición pesada de campaña presidencial, en lo subterráneo de la Ciudad y con Larreta ahora como Jefe de Gobierno electo, la sociedad no ha cambiado. Seguramente no los une el amor, si no el espanto de los empresarios que ambos partidos tienen en común, por el tercero en discordia, segundo en las elecciones de CaBA: ECO.

El frente que conformaron Ocaña y Lousteau (hoy Ocaña está como asesora del PRO en la campaña presidencial) es un verdadera amenaza a los buenos negocios que hicieron esos empresarios (Caputo, Calcaterra, Cristobal López, Irsa y otros desarrolladores) con el voto de ambos frentes en la Legislatura. Por eso el PRO usando una chicana casi K, en lugar de esperar el recambio legislativo siendo que ECO es la segunda minoría, adelantaron con la firma de Vidal la distribución de Cargos en organismos de Control de la Ciudad, repartiendo todas las bancas con el FPV. esto produjo otro enojo de Carrió (además de la idea de la embajada, para sacarla de escena si gana Macri) quien amenazó con "romper" si no le dan a Lousteau lugar para su gente en esos organismos

Massa fue 10 años parte del Kirchnerismo, Scioli lleva 12 años desde ser vice de Néstor a Gobernador de PBA, pasando ambos por ser "Diputados Testimoniales".Macri estuvo gobernando la ciudad 8 años y asociado en la Legislatura de CaBA al FPV.

Aveces no solo se parecen mucho, si no que en los papeles (no en el discurso) no parecen tan opositores al kirchnerismo.

Esto es terrible para la grieta, a la vez le da lo mismo a los independientes y es parte de la politica, donde todos dicen que son distintos, pero en el fondo no lo son, para los decepcionados. 

Pero viendo el escenario que deja Cristina, que por otra parte  se agrava a causa de su profunda ignorancia económica y su desconexión de la realidad de su modelo, y contando el poder de fuego que conservará en organismos clave, que los tres posibles ganadores sean tan afines, puede, no solo ser positivo, si no el único modo de tener alguna gobernabilidad.

Ninguno de los tres podría gobernar solo, los K y Anti K deben empezar a aceptarlo.

Cristina pasó de querer que gane Macri para ser un antagónico desde la oposición y evitar que un Scioli o un Massa junto al PJ diluya al Kirchnerismo, por temor a Carrió y que la persiga judicialmente con poder, a querer que gane Scioli, rodearlo, controlar el Senado con Zannini y con él a la justicia. fue mutando, pero sin encontrar la solución. 

Pero en todo esto hay algo superior y abarcativo que cruza a la política y a los votantes, que será quien finalmente termine con el kirchnerismo: el peronismo.

El Peronismo no va a permitir que después de 12 años, un mismo frente que de paso fue voraz y avasallante, siga controlando el poder. Los peronistas son los más interesados en un cambio de liderazgo y esa conducción se la van a disputar, Massa, Scioli, Anibal Fernández si llega a ganar y una liga de gobernadores encabezada por Urtubey. Por eso en esta puja también Scioli y Anibal están enfrentados, por que el que pierda, es posible que se le acabe su carrera política.

Cristina mientras, seguirá falseando la realidad por cadena nacional, dando datos falsos o al menos sacados de contexto de la Cepal, omitiendo que el Indec no mide y oculta la pobreza y creyendo que al país le va bien cuando "Ezeiza está lleno de argentinos que viajan al exterior" como con Martinez de Hoz en los 70', como con Cavallo en los 90' y como ahora con Kicillof en 2015.

Ninguno de los tres va a poder gobernar al menos sin uno de los otros dos.

Ninguno de los tres va a poder gobernar sin culpar a Cristina, aunque los tres, desde algún lugar, hayan estado asociados a ella en estos años.











Etiquetas:   Economía   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Daniel Scioli   ·   Mauricio Macri   ·   Elecciones Presidenciales

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18572 publicaciones
4703 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora