Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Internet   ·   Crisis Económica   ·   Transformacion Digital   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Ecuador   ·   Odontología   ·   Auditoría   ·   Economía



Pésimos los servicios ciudadanos en el Estado Libre Asociado de Puerto Rico


Inicio > Ciudadanía
09/10/2015


919 Visitas



A una semana de cumplir mis 39 años de edad, 11 de ellos los empleé como Funcionario del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, específicamente con trato directo con el pueblo.  En mis años como Funcionario, que recuerde yo, nunca, absolutamente nunca, el pueblo fue segundo para mis prioridades, quizás por eso hace cuatro años quedé en el paro, porque mi pueblo, mi gente, sus necesidades y problemas eran mi mayor prioridad. Antepuse siempre por vocación profesional y propia, los derechos ciudadanos como gusto se respeten los míos, así yo respeté, valoré con equidad los suyos. Hoy, me invade la impotencia ante tanto abuso que se comete contra el pueblo puertorriqueño, donde muchas agencias gubernamentales, tienen personal no apto para tratar tan siquiera con animales salvajes, me crea indignación compleja, el saber que no respetan no edades o necesidades, que no son capaces de discernir prioridades. Los constantes impuestos, alzas a los servicios básicos como lo son el derecho a la energía justa y razonable, así como el agua, los medicamentos y alimentos, han crecido descaradamente, pero lo mas indignante, es un pueblo silente y su incapacidad desproporcionada para dejarse someter ante el abuso y atropello de los que rigen los destinos políticos del país. ¿Cómo es posible que una persona que es citada para las 8:00 de la mañana, descaradamente sea atendida a las 4:30 de la tarde? Perdiendo un día completo din importar si es un paciente con tratamiento de cáncer o renal, esto no es solo en casos médicos, sino en lo que concierne a las principales agencias gubernamentales. No hay prioridades, no hay discernimiento, no hay respeto a los valores ciudadanos, no es justo, no es igualitario, simplemente es abusivo y en ciertos casos repulsivo. Pero mas indignante es un pueblo silente e inmóvil, incapaz de defenderse a sí mismo, es aterrador percibir su tolerancia abusiva por parte de sus gobernantes. En ciertos casos, personas de la prensa política del país, se molestan e incomodan por que se diga que parecemos tercermundistas en muchos aspectos, pero es la realidad, si en la isla se vive una dictadura solapada, eso es un gran secreto a voces. Actualmente en Puerto Rico, se paga el servicio de energía mas caro que en los 50 estados de los Estados Unidos, los servicios de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados es pésimo y su calidad muy pobre, la maldita política partidista rige las principales agencias gubernamentales con gran alarde del vivo descaro que impera en ellas. El coste de medicamentos para nuestros ancianos es imperdonable, donde tenemos una "procuraduría" del paciente que no sirve, una agencia para querellarse ante el Comisionado de Seguros Médicos que no es funcional, y tantas otras que si las menciono podrían dar náuseas al lector. No se nos presentan personas serias y realmente comprometidas con el dolor del pueblo, en realidad, y para ser justos, son pocas esas personas y a su ves se tienen que someter al patrón de sus patronos. Cuando se trata de "unir" a un pueblo para supuestamente protestar o alzar su voz, vergonzosamente, los que dirigen dicha "unidad", tristemente sin seso, invitan a los políticos que son los causantes de sus crisis. Cuánto daría yo por que mi amado pueblo se alzara en voz ciudadana de protesta como Grecia, España entre otros, que realmente se logre o no su objetivo, se fuera completamente en unidad ciudadana y no dar cabida a ningún político que entre antes durante los procesos de protesta. ¿Cuando mi pueblo despertará de este viaje en letargo que se encuentra?, ¿Cuando podré despertar sin temores a que mis ancianos o niños tengan que sufrir por esta mar de impuestos y abusos?, ¿Cuando tendré que decir que ya mis jóvenes universitarios ya no tienen que abandonar su país por buscar una oportunidad de trabajo y poder ejercer lo que han estudiado?, estas son solo unas de tantas y tantas preguntas que en mis 38 años me realizo dia a dia. Percibo el desánimo ciudadano, percibo la indignación, pero lo mas que me duele es que no percibo deseos ni voluntad de unión para cambiarlo. Este triste panorama es justo antes de un 2016 de elecciones generales, donde ya los políticos andan como buitres y víboras buscando devorar al pueblo y envenenarles con sus propuestas de mentiras y falsedades en sus "promesas". Los servicios médicos van en decadencia, y eso me duele y preocupa por los adultos mayores de la isla, porque a causa de la constante fuga de cerebros de nuestros jóvenes, ya está destinándose a que en pocos años Puerto Rico será una isla de viejos. Aún no se aprende en medio de la actual necesidad de una sequía extrema a que hasta en eso los políticos hacen fiesta para sacar partida para sus campañas. ¿Cuando mi Puerto Rico despertará?... ...¿Cuando? (Foto del Gobernador de Puerto Rico con los dos Presidentes de Senado-izq. & Cámara de Representantes-der.- CORESIA DE TELEMUNDO)




Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21011 publicaciones
5179 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora