Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Mauricio Macri   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Quintana Roo   ·   PRI   ·   MORENA   ·   México   ·   Ética   ·   Filosofía   ·   Elecciones Presidenciales   ·   Madrid



Mas que debate, acuerdo.


Inicio > Política Nacional
03/10/2015


1103 Visitas



Se viene Argentina Debate sin Scioli y por ahora sin  TV Pública, la Presidenta hizo campaña como siempre por cadena nacional, otro candidato del FR se pasó al FPV y tanto Macri como Massa además de participar del debate junto a los demás candidatos, en una estrategia equivocada, se enfrentan en conceptos.




Indudablemente en la política argentina, se hace lo que conviene y no lo que se debe (a la sociedad). ¿Por poder, por negocios en la politica, por miedo a perder ambos? Para el caso es lo mismo.

No sé si la sociedad lo ve claro, sería entendible si no,  por los discursos y relatos enfrentados, por que los medios no ayudan ya que están (prendidos) en las mismas conveniencias de uno y otro lado, y por que buena parte de los periodistas están sometidos a los medios donde trabajan o también, adhieren a su conveniencia.

No sé si lo ven claro, pero aún con debate, enfrentamiento, estrategias personalistas o de bloque opositor, no se elige nada, solo se va a poder optar. (como analicé en notas anteriores, ver aquí)

No es nuevo, desde 2001 para aquí los partidos dieron lugar a personalismos y los frentes se armaron alrededor de la figura que lograba imponerse (tener recursos para pagar, comprar medios o periodistas y posicionarse)

El kirchnerismo que surgió de la elección 2003, una interna peronista sacando a Carrió, ya en 2007 prescindió en parte del PJ Bonaerense, sumó un sector de la UCR y el Frepaso, socios en La Alianza del crac y a sectores de Izquierda y grupos sociales y de DDHH. En 2011 con todo el poder acumulado (y la caja) alineó a casi todo el peronismo, consiguió lo que cualquier personalismo desearía y ganó de un modo contundente. 

La UCR en 2003 empezó a pagar el fracaso de La Alianza que aún no deja de pagar, en 2007 la UCR no K,  fue con un peronista de candidato (más o menos peronista) como Lavagna, que había sido desplazado del Kirchnerismo (cuando debió apoyar a Carrió y forzar el balotage con Cristina) y en 2011 con  Ricardito, Gonzalez Fraga y De Narváez,  como figura de peso (marketinera) en PBA.

El PRO surgió como partido vecinalista en CaBA, ganó en 2007, fue reelecto en 2011 elección que se esperaba el salto de Macri a lo nacional, pero desistió. Desde allí intentó hacer pie siempre con el  excluyente personalismo de Macri y alguna figura reconocida en el interior, pero solo consiguió resultados en Santa Fe y en menor medida, en Mendoza, Córdoba y Tucumán, pero recién este último año electoral y asociado a su nuevo frente Cambiemos y al Frente Renovador, disidente del Kirchnerismo.

No es dificil acertar, que los frentes que hoy están en disputa y que acumulan la mayor  preferencia electoral, todos de algún modo estuvieron relacionados, asociados o conformaron otro frente con algún opositor de hoy, en el pasado (cercano).

El problema pasa por que en este fin de ciclo (o no) y en medio de una crisis socio-económica de proporciones,  por malas decisiones administrativas, exceso de gasto innecesario del estado y con el agravante de devaluaciones en otros países (socios y competidores), los argumentos y conceptos de campaña, para elegir a un nuevo gobierno que cambié esta trayectoria de estancamiento y empobrecimiento son:

"Quién estuvo con quien, de dónde viene cada uno, quién está con quien pero se muestra como opositor y quién podría terminar apoyando a quien, de no ganar".

Enloquecedor y paranoico.

Así estamos, así está la política y así hace sentir a la sociedad.

Muchos de los integrantes de los frentes, tienen años de política (y negocios) pero eso no se traduce en sabiduría.

Una como Fernández Meijide, octogenaria y sabía no se consigue hoy en la oferta política.

Los liderazgos son recambio generacional en todos los casos, en comparación a Cristina, pero eso no se traduce tampoco en nuevas ideas y dinamismo.

El extremo de la cobardía y conveniencia  es Scioli, que ni siquiera se quiere exponer a un debate, pero los que si, los que hablan, los que proponen y van a debatir, tienen a la vez temas sobre los que no quieren responder, al menos con conceptos que tengan que ver con la realidad.

Solo el kirchnerismo duro (y bobo) todavía cree que se puede no devaluar (y que no se devaluó). 

Hasta el propio Kicillof, que nunca dio números, que luego se puedan comprobar en la realidad, presupuestó un dólar por encima del actual para el principio de 2016 y más alto todavía hacía el final ($10,60 y $11,40 respectivamente). Y hay que ver, que este ministro de economía de un modo exponencial, pero todos los kirchneristas de un modo constante, devaluaron. Néstor asumió con un dólar de $2,90, Cristina en su primer mandato, con uno de $3,45 y en el último presupuesto K asumen un dólar de $11,40 ¿Si eso no es devaluar, qué es?

Sin embargo aunque solo ese electorado no quiere escuchar ni aceptar la realidad que deja Cristina, que de paso la empeora la caída real de reservas del BCRA (va a dejar un tercio en el mejor de los casos, de lo que Néstor recibió de Duhalde que fue el "bombero" y algo más del 10 por ciento, de lo que logró acumular hace tan solo cuatro años), el resto de los candidatos, sobre todo Macri y Massa que son los mejores posicionados, tampoco sinceran sus planes económicos. 

Todos,  incluido Scioli hablan de que con su sola presencia en La Rosada van a llegar las inversiones, van a crecer las reservas, se va a reactivar la producción, las exportaciones y con ellas el flujo de dólares. 

Solo un tonto podría creer que todo se reduce a personalismo,  y confianza en ese personalismo.

El mundo inversor analiza la realidad, las calificaciones, los indices. 

Si el cambio fuera gradual (Scioli y Massa) los inversores nacionales y extranjeros no invertirían un solo dólar, hasta no ver cuando se termina justamente  el proceso de gradualidad y recién ahí evaluarían la inversión (con un tipo de cambio real)  Si el cambio fuera de shock (Macri) y en un primer momento levantara el cepo y con eso esperara que la gente vuelque sus dólares al mercado y los inversores internacionales piensen en Argentina, eso no sucedería, hasta no ver el efecto que produjo el shock y donde se estabiliza la caída del peso.

El tipo de cambio no es más que una de las variables que afecta la competividad, hay muchas más y hasta más importantes.  El valor del peso con respeto al dólar ( y al mundo) es el último eslabón de una cadena de valor, que el Kirchnerismo en un momento del primer gobierno dinamizó y luego desde 2008 en adelante y con un quiebre en 2011 con el cepo y el sostenimiento de congelamiento de tarifas y el incremento de subsidios (muchos de ellos cruzados y que solo beneficiaron a empresarios y retornos) destruyó.

Cualquier inversor internacional o nacional con capitales importantes, evaluaría al momento de decidir sus inversiones, que en Argentina un salario promedio en dólares es casi el doble de la región, que solo en dos años subió un 60 por ciento en dólares ese salario y que ni aún ese incremento, emparejó la inflación y devaluación de ese mismo período (salarios por debajo de inflación y más caros que en toda Latinoamérica)

A tal punto llega el nivel de precios relativos internos, que hasta los Periodistas K en el Canal de Cristóbal López, intentando buscar alguna explicación (insólita) a las diferencias con otros países, terminan rendidos a la realidad (ver video de C5N) 

La competitividad de la Argentina está destruida y eso no se arregla con un personaje (personalismo) renovado en la gestión, ni con devaluación, ni siquiera quitando subsidios.

El plan debe ser tan complejo, integral, amparando: cargas impositivas, impuestos regresivos,   tributos, logística, infraestructura, crédito, tasas, seguridad jurídica y subsidios a actividades, que recién allí, después de toda esta tarea (enorme) comenzaría a contar la confianza en el personaje.

Es alarmante ver que en el Indice de Competitividad del World Ecomomic Forum entre 130 países la Argentina ocupa el puesto 106 y tiene por arriba a países como República Dominicana, el Salvador, Honduras y hasta Zambia y Mongolia (Ver listado)  

Del 5 por ciento de "hambrientos" como reconoció el Gobierno, el 27 por ciento que publica la UCA o el 27 a 29 por ciento según estudios sociales del CONICET que tenemos de pobreza, con cualquiera que gane (Scioli, Macri o Massa) con cualquier escenario real para empezar a corregir lo que deja Cristina, esos porcentuales en poco tiempo podrían ser mucho mayores.

Los QOM resisten en la 9 de Julio, los Wichis se enfrentan a policías como iguales y los prenden fuego, los sindicatos anticipan y condicionan al próximo gobierno, la Izquierda anticipa lucha para que el ajuste no lo paguen trabajadores, la AUH y los planes de asistencia, son hoy nada más que  de supervivencia. 

Los sectores medios están al límite de cargas impositivas y si bien hay disparidad entre los que no pueden pagar los aumentos del gas y los que todavía demandan dólares ahorro, turismo y consumo, pueden, no solo empobrecerse y detener el consumo que motorizó este sector en el modelo K, si esta trayectoria de crisis no cambia, si no volver a las calles.

Piquete y Cacerola se puede reeditar en una versión 2016 y hacer dificil de vivir y de gobernar a esta sociedad.

Suena apocalíptico al lado de los spots de  campaña de Scioli,  sobre todo el  que habla de "ahora es el desarrollo... y bla, bla, bla.." ¿Desarrollo de la crisis?. 

El de Macri en algún punto también hace sonar apocalíptico lo que muestro, ya que dice:  "Me importa... la gente... me importa... y bla,bla,bla " pero a la gente, en particular la que puede llegar a votarlo, le importa más tener certezas con respeto a que piensa hacer, que conocer sus sentimientos (impensados).  

Massa es más realista, pero solo enfoca en flagelos como el Narco o la inseguridad, que si no se evita el agravamiento de la crisis socio-económica, aunque ponga todas las fuerzas armadas, ambos van a crecer.

Sigue siendo la economía y su  impacto social (estúpidos) lo más importante a resolver. Eso es lo urgente,  luego por supuesto están todas las propuestas de campaña y esperemos que las del debate, que se van a poder evaluar, coincidir y realizar, siempre y cuando la economía pare de caer y recupere cierta estabilidad.

Cité muchas palabras en estas últimas frases (debate, evaluar, coincidir, realizar) que no se consiguen en este fin de ciclo y campaña electoral. 

Es un todos contra todos. 

La sociedad no compró ni los personalismos, ni la polarziación y la falta de liderazgos, sumada a la desacreditación como instrumento de competencia, además de riesgoso en este escenario, deslegitima a cualquiera que gane.

Salvo el Sciolismo-Kirchnerismo si ganara con un importante margen en primera vuelta, que podría retener el manejo del Senado, los demás Frentes, ninguno tendría mayoría legislativa, ni de gobernadores, menos aún de intendentes y tampoco de sindicatos, divididos los burocráticos y enfrentados a los de Izquierda (que cada vez suman más).

¿Si pudieron coincidir en reunirse por el Fraude en Tucumán, si Margarita coincidió con la UCR tantas veces y tiene diálogo con Massa, si Massa a la vez fue parte de este gobierno largos cinco años y se asoció a Macri en su momento, junto a de Narváez y Solá para evitar la Re-Re, qué les impide ahora y en una situación tan compleja, consensuar  algunas propuestas?

Ni Scioli con todo el aparato K,  el de PJ bonaerense y algunos gobernadores, va a poder gobernar solo, el desgobierno con relato épico que deja Cristina.

¿No lo ven?

Más que de debate, que es importante y suma, en realidad se trata de acuerdos.







Etiquetas:   Economía   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Daniel Scioli   ·   Mauricio Macri   ·   Elecciones Presidenciales

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18047 publicaciones
4601 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora