A Propósito de Cosas Inevitables (Lo siento, no lo pude evitar)

 

. Pero es así como se inicia el propio desenlace de estas letras, a propósito quizás de alguna injusticia o el vislumbre de acontecimientos que han de ocurrir, lo queramos o no. Y es que el hombre no es capaz, es decir, no tenemos la capacidad de evitar lo que nos hace daño, por el sólo hecho de que para alguien significe un beneficio. Qué podemos esperar entonces cuando lo que menos, justamente, vislumbramos es una solución a este defecto humano, que lo que nos beneficie, por muy infimo que se considere, cuando va en desmedro de la mayoría, no lo debieramos llevar adelante, es decir, cómo, de que manera o forma podríamos analizar esa infima acción, para determinar si esta daña o no a la mayoría, es aquí en donde aparece el otro obstáculo, ese individuo puede perfectamente pensar que está haciéndo un beneficio para el total, en esa acción individual y si no, vayámonos a la historia, cuantos violentistas, entre ellos tantos dictadores, que actuaron y al parecer seguirán actuando porque piensan que su teoría es beneficiosa y debe ser llevada a la práctica, así es que ha muerto gente por el sólo hecho de haberse cruzado en el camino de esa teoría. Esto sin asirse a ninguno de los bandos ya conocidos, ni pretender ser una teoría más que arrebate vidas, sino simplemente un comentario que nos haga pensar y quizá detener algún ímpetu en perspectiva de lanzarse, a la conquista de sus ideales y que tienen que ver con vidas ajenas, basta ya señores, señoras y muchas gracias por sus preocupaciones, pero déjenlo sólo hasta allí y no se ocupen de nosotros, que no queremos cabalgar en ninguna necedad, mas si, en el tranquilo navegar de los tiempos, sin apresuramientos, en un paso a paso más meditado y sin violencias innecesarias, cuando sé que estas palabras encontrarán muchos vientos, hasta quizá tormentosos en su contra, pero no respondan y sólo medítenlas, medítenlas, no es necesario responder a ellas, sino, darles cabida en tu interior inevitablemente, luego de haberlas leído.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales