Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Mauricio Macri   ·   México   ·   Quintana Roo   ·   PRI   ·   MORENA   ·   Filosofía   ·   Ética   ·   Elecciones Presidenciales   ·   Tecnología



Proyecto delincuencial


Inicio > Política Nacional
12/09/2015


1567 Visitas



No es lo mismo querer que tener, tampoco creer que ver, menos aún optar que elegir aunque se parecen,  y definitivamente no es lo mismo ser que parecer.




En estos conceptos básicos, similares pero de significado real diferente y con los cuales se puede llegar a resultados muy distintos, se sostuvo en estos largos años, el relato y el contrarelato, con la imprescindible participación (o no) de la gente en ambos.

No es lo mismo tener un proyecto (aplicado, de gestión, de seguimiento, con estadísticas reales, comprobación de resultados y logros probados) que querer un proyecto (dialéctico, discursivo, emotivo, lleno frases que identifican, pero vacío de realidad)

Tampoco es lo mismo creer en los resultados, que dicen,  tiene el proyecto, que ver los resultados de un proyecto.

Menos aún es igual, optar por lo que impone el relato o el contrarelato o poder elegir un proyecto ciudadano y de país. 

Definitivamente no es lo mismo, ser un proyecto de desarrollo inclusivo, que parecer.

No hace falta ser un opositor rabioso, tener la estructura y poder de Clarín o la capacidad de investigación de Perfil y el Equipo de Lanata, para llegar a la conclusión que el Proyecto es una falsedad.

Con solo repasar las Leyes que el kirchnerismo impuso con su mayoría propia, el avance sobre libertades y derechos, las expropiaciones, las leyes a la medida de corporaciones y las de asistencia social, es suficiente. Todas ellas muestran la desconfianza que produjeron en la sociedad, la decadencia y la innegable pobreza. Lo más cuestionable, todo esto sucedió en la década de mayor crecimiento y más beneficiosa para Latinoamérica y los países emergentes. 

El Kirchnerismo fue una pérdida de tiempo, sobre todo los últimos cuatro años. Durante su período  se logró el mayor PBI (pese al kirchnerismo y gracias a la actividad privada) por el mayor ingreso al país, de dólares comerciales.

Esa enorme cantidad de divisas,  que consiguió el esfuerzo y la producción privada, el kirchnerismo,  llegando mucho más lejos que  gobiernos  autoritarios, obligó a rendir los dólares de esas exportaciones. Básicamente "estatizó" el Comercio Exterior. Como con eso no le alcanzó a su deficiente administración, por que los productores, lo que le quitaban por una ventanilla, lo compraban en otra y además la sociedad vio el ejemplo y se comenzó a dolarizar también y a retraer inveriones, instaló además las restricciones a la compra de dólares. Pero esas restricciones no fueron igualitarias para todos los ciudadanos. Los que podían acreditar ingresos en AFIP (si Afip quería) los habilitaba a comprar U$ 200 dólares, mientras que las grandes corporaciones podían comprar hasta U$ 2 millones. Hoy ni los ciudadanos, ni las corporaciones (que tienen retenidos sus giros de utilidades en el BCRA por más de u$ 10 mil millones)  pueden hacerse de más dólares. No hay,  más allá de lo que digan las publicaciones oficiales. Los que pudieron, sacaron todos los dólares que pudieron del mercado, pero no hay más. 

Parece apocalíptico decir esto, pero es sencillo, si hubiera dólares no habría cepo, no habría cuatro o cinco cotizaciones distintas, no se recurriría a todo tipo de papeles y bonos dolarziados, e incluso no se conseguirían dólares a través de la Bolsa de Comercio con el instrumento de Contado con Liqui, que los obtiene en el exterior (no son dólares del central).

Luego de 12 años, con el mayor crecimiento real (hasta hace cuatro años) de la historia y con un ingreso promedio de unos U$ 60 a 70 mil millones por año de dólares comerciales, estamos asfixiados y estancados. Los argentinos, no fuera del país si no en su casa, caja de seguridad o donde sea, se calcula que tienen entre U$100 y 200 mil millones de dólares. Mientras el BCRA pese a lo que digan, no tiene nada disponible en reservas, salvo para pagar importaciones de energía indispensables y el Boden 2015 (esperemos)

Por el Modelo pasó a ser más importante el "instrumento" de inversión y a la vez, "resultado " de esa inversión  (el dólar o algún valor estable) que la inversión misma.

Y dentro de la inversión, pasó a ser la más importante (o la única) mover ese valor estable,  de un instrumento financiero a otro, que ponerlo en una inversión productiva.

¿Este era el proyecto?

¿Qué los ciudadanos y empresas tengan 3 o 4 veces más dólares que el Central -suponiendo que todavía tiene algo- y ni locos los inviertan en su propio país?

¿Qué haría Cristina si tuviera que gobernar un año más o si hubiera conseguido la re re elección? 

¿De dónde sacaría las divisas Cristina para activar la producción, las exportaciones y que no se le caiga el consumo interno (como mínimo) en una economía que sin dólares no funciona?

¿Quien le prestaría si no soluciona el tema default con Holdouts y Fondos Buitre? ¿Y si le prestan como el caso de los Yuanes chinos, cuánto le durarían vendiendo Dólar Ahorro, que va al Blue y vuelve al Dólar Bolsa o al Dólar Linked ?

¿Cuál sería el monto de los créditos para que alcance? ¿No será que nunca van a alcanzar, mientras el valor del peso sea falso, mientras se emitan a discreción según las necesidades de fondos del Ejecutivo ? ¿Y no se emitirán pesos a discreción, incluso importando billetes, por que ni el Central, ni Ciccone dan abasto a imprimirlos, por el déficit fiscal que tiene el gobierno?

¿El Proyecto era el déficit?

Hoy se amplió en $26.060 millones el presupuesto, a más del 300 por ciento de déficit fiscal, de incremento desde 2014 a este año, se suman estos miles de millones.

Esos fondos van a ir a programas de Ministerio de Trabajo, Anses y otras reparticiones, pero además reconocen fuentes de gobierno, que antes del 10 de diciembre, se deberá hacer una nueva ampliación (más déficit de regalo al próximo gobierno). Gran parte de ese gasto, según fuentes opositoras, va a ir a salarios del aumento de planta permanente de esas reparticiones. El Kirchnerismo acomoda a los suyos, pese a que a la economía de todos la destruyó y no da para más.

¿No da para más?

Venezuela demuestra que si se puede estar peor y no solo económicamente. La decadencia puede ser peor. Este proyecto delincuencial con los fondos públicos puede profundizarse.

Por eso a Cristina no le queda otra, que llorar en su discurso por el Niño Sirio y a la vez ignorar a los niños QOM. 

No puede mirar para adentro, por que sería reconocer el desastre de su Modelo. No puede aceptar, ni ella ni su militancia, que este Niño QOM no es un caso aislado, que hay iguales sin ser originarios y que de este escenario de pobreza, se puede saltar a uno exponencialmente peor en poco tiempo y de un modo inevitable.

¿Cómo van a hacer para culpar al próximo gobierno - aunque sea Scioli el próximo - cuando el verdadero impedimento para cambiar esta trayectoria de crisis es justamente Cristina?

Y no lo digo de mi parte desde este espacio crítico, lo afirma el equipo económico de Scioli y el propio candidato, cuando todo lo que proponen cambiar, lo ubican a partir de la salida de Cristina con el recambio electoral.

Si el Kirchnerismo de Scioli hoy sabe las medidas que se deben tomar ¿por qué no empiezan ahora?

Por eso en las soluciones, el Kirchnerismo - aún el de Scioli- no cuenta,  por que es quien genera los problemas, pero Cambiemos de Macri más allá de títulos - levantar el cepo, negociar default, bajar el gasto, quitar subsidios, dinamizar la producción - no da precisiones. Y de paso que no las da, esta semana con el Caso Niembro, fuera de la respuesta institucional del GCBA y judicial de Niembro, en el discurso y las justificaciones, no fue distinto a los K.

La Polarización que divide a buena parte de la sociedad, K y Anti K, FPV y PRO, en el fondo no divide opuestos, si no tan solo irreconciliables (los votantes, no los frentes).

El tercero Massa, aunque hoy es dificil saber el orden real, por que en este final de ciclo kirchnerista, no solo no tenemos indices de inflación, de pobreza, cantidad de reservas, desocupación real, comercio exterior y déficit fiscal, sino que tampoco hay encuestas confiables. Pero suponiendo que sea el tercero, si llegara a tener el milagro de ganar, en su armado de poder final una vez en el gobierno, salvo el núcleo duro K, sumaría a todos los que hoy están con Scioli.

Es el problema,  de que solo podemos optar,  y no elegir.







Etiquetas:   Economía   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Deuda Pública   ·   Daniel Scioli   ·   Dólar   ·   Mauricio Macri   ·   Kirchnerismo   ·   Macroeconomía

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18051 publicaciones
4602 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora