Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Filosofía   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Filosofía Social   ·   Comunicación   ·   Género   ·   Feminismo   ·   Censura



La República no es un candidato.


Inicio > Política Nacional
15/08/2015


1323 Visitas



Ni todos los medios K, ni los que alternan según conveniencia, ni todos los medios de Grupo Clarin, pese al bombardeo comunicacional y publicitario, pudieron lograr, que la mitad del electorado eligiera sus candidatos.




Si los porcentajes que hoy ostentan los candidatos mejor posicionados, se sacaran a partir de los 32.037.323 argentinos y extranjeros habilitados para votar, Scioli estaría muy lejos de evitar un balotaje, Macri no llegaría a 17 puntos y lo de Massa hubiera sido un fiasco, luego de ser quien evitó la re.re en 2013 y eso debió al menos sumarle adhesiones anti k, además de las propias del PJ.

Scioli en función del Electorado habilitado hubiera sacado un  26,29 por ciento, Macri descontando a sus socios y haciendo el porcentual sobre ese mismo electorado, tendría 16,62 por ciento y Massa sin el cordobés con quien compitió y dividiendo el mismo electorado, apenas llegaría a 9,74 por ciento.

Los tres candidatos (de Clarin y las corpos, para entender esta hipótesis leer nota anterior "Entendes Boston" ),  sumados sus porcentuales sobre el electorado total, llegarían  a 52,65 por ciento.

Es real que en ninguna elección vota el 100 por ciento del electorado y que este calculo incluye votos blancos, impugnados y demás, que no son votos positivos. También es real, que no importa cuántos votos no positivos haya, ni cuantos concurran a votar en octubre, habrá o no un ganador de todos modos en primera vuelta,  o se irá a balotaje, contando solo los votos positivos y eso es legal y es legitimo.

Pero lo cierto (alentador o no, depende cómo se mire) es que a casi la mitad del electorado ( 32.037.323 ) y buena parte de la sociedad, no lograron convencer, ni los medios de Clarin, ni los Medios K y los que alternan, que en esos tres o en alguno de esos tres candidatos, está la solución política a la sucesión del kirchnerismo.

El interrogante, más propio de un estudio sociológico, que de una investigación periodística y que demandaría de un trabajo de campo imposible, sería saber ¿quiénes son y donde están esos que no fueron influenciados por lo mediático y comunicacional? ¿son de zonas urbanas e informados? ¿son de áreas rurales o alejadas y desinformados? ¿votan por lo que perciben y no por lo que los medios le cuentan? ¿Estaban inundados y no pudieron ir a votar? ¿Votarían a Scioli igualmente si fueran en octubre? Difícil saberlo, pero casi la mitad de los habilitados a votar, no votaron,  votaron en blanco, fueron impugnados o votaron a un candidato que no les impusieron los medios.

Clarin el medio más influyente en la opinión pública, desde la campaña 2013 posicionó a Massa para evitar la re-re, pero también cerró la terna de candidatos a solo tres, incluyendo a Macri, con el que siempre fue omisivo y condescendiente y a Scioli, que jugó un doble papel, por un lado en ese momento, insinuando un acercamiento a Massa y el resto del PJ y luego, ya como candidato oficialista. 

El Kirchnerismo respondió luego de esto, con la disolución de la SIDE, que no le advirtió  que (o  trabajó para) Sergio Massa iba a dividir al peronismo e impedir la reforma. Sin duda este fue el peor golpe que sufrió el kirchnerismo y les frustró su plan de seguir con su candidata natural y a la que nadie contradice. Sin candidato, sin SIDE, con la nueva AFI, con Milani y luego sin Milani, una vez cumplida la tarea, de tirar carpetazos a varios barones del Conurbano para que volvieran del FR al FPV, Cristina tiró a la cancha a varios candidatos. De poco le sirvió,  Clarin (Magentto un genio a su modo) lentamente, lejos de querer volver a reunir al peronismo (a Scioli con Massa) primero fue por reunir al FR con el PRO, el asesoramiento de Macri lo impidió. Luego directamente dejó de lado a Massa, como para que sume y le quite a Scioli (dividiendo al peronismo) pero que no lidere,  y apostó todo a Scioli, a tal punto que se lo terminó imponiendo a CFK y ella debió bajar a sus propios candidatos (primero pidiendo un baño de humildad y luego directamente bajando a Randazzo). 

El gobierno lo sabe,  por eso Anibal Fernández no solo no defendió, si no que casi culpó a Scioli por su viaje personal. Además el mismo Fernández, Bossio, Kicillof y hasta Vanoli hicieron anuncios por separado con beneficios socio económicos para los inundados, haciendo notar aún más la ausencia de Scioli. El kirchnerismo lo advierte, y por eso desde la militancia, desde los adeptos y los miles que actúan (por convicción o por función) en las redes sociales, no defendieron a Scioli de los ciento de ataques y críticas que recibió estos días. ¿Le alcanzará a Scioli solo con el posicionamiento y apoyo de Clarín? ¿Le restará votos Anibal Fernández o le asegura los votos K? ¿Logrará sostener esa ambigüedad de ser K y a la vez ser la víctima de los K como lo presenta Clarín, para obtener votos de ambos lados y superar el 40 por ciento?

De Macri haber aceptado una interna amplia con FR e incluso tratar de incorporar al resto de la Oposición no peronista en la Paso. De haber puesto como compañero de fórmula a un dirigente como Cobos por ejemplo, que suma tanto en el interior y no a su habitual compañera porteña, que no le aporta territorio. O bien el candidato o la fórmula de la UCR hubiera sido con Cobos, que sacó solo en su provincia, la mitad de los votos, que Sanz sacó en todo el país. Hoy Macri de todos modos hubiera ganado esa interna, tendría más votos que Massa, De La Sota, Sanz, Carrió, que incluso Cobos si hubiera estado en el armado nacional y hasta que Stolbizer si la hubieran sumado y la primaria sería un mero trámite, con todas las fuerzas no peronistas alineadas (que juntas sumaron casi el 50 por ciento del electorado en esta Paso).

Pero Macri (Duran Barba, Marcos Peña o su equipo chico) se cerraron en que "no gobernarán como alianza" que el que "gana gobierna" y no aceptaron una construcción política. Es claro que Macri no se asoció antes a ningún peronismo, pese a que eso le hubiera garantizado llegar al poder, por que ellos no le hubieran puesto los votos, para que él gobierne. No es realista el Jefe de Gobierno porteño, de que el PRO es un partido vecinal, que apenas si hizo pie en alguna otra ciudad fuera de CaBA ( en alguna  provincia) y que si hoy no puede construir políticamente, con los no peronismos, que le aceptaron lo que el peronismo no le hubiera aceptado, ¿cómo cree que lo podrá hacer, si gobierna en 2016, en el Congreso, con el Kirchnerismo, el Peronismo y la Izquierda en contra? Si el PRO es un armado que pretende ser de centro izquierda como es más del 60 por ciento del electorado, ¿cómo piensa gobernar, si no puede construir ahora con ese espacio? Pero por fuera de lo político está lo electoral y en eso Macri no está mejor. ¿Cómo va a hacer para captar el voto peronista e independiente del FR, si no vuelve a un discurso duro y completamente opositor? Los que votaron a Massa y De la Sota (peronistas o no) son claramente anti K, ¿cómo va a conseguir ese voto, si no sale de su discurso ahora condescendiente con el kirchnerismo?. Vuelvo a preguntar ¿Macri quiere ganar? 

Massa es el que más dificil la tiene, su gran escollo es Maria Eugenia Vidal, que de un modo sorprendente hizo pie en la provincia de Buenos Aires, la madre de todas las batallas y su territorio,  y sacó más votos sola, que Fernández, Dominguez, Solá y hasta que el propio Macri como presidente en esa jurisdicción. Los votos que le quita Vidal a Solá, quizá no le sirvan para ganarle a Fernández (quizá si) que puede sumar los de Dominguez, pero si le quitará,  si la gente no corta boleta (y casi no corta) votos presidenciales a Massa.

Massa también debe peronizar su discurso e ir por votos descontentos por la coyuntura,  de Scioli y a la vez no dejar de mostrarse opositor y buscar los independientes que pueden votar a PRO y Stolbizer. 

El PRO depende de UCR un partido histórico y con armado nacional. El FPV depende del PJ, por que tiene funcionarios y militantes, pero no territorio. Sin embargo ambos partido menores, imponen las reglas a los partidos tradicionales. Macri no actúa con sus socios políticos y que lo contienen, distinto a Cristina con el PJ. Scioli es solo un candidato que mide, nada más, no tiene ni partido, ni militancia, y ni siquiera territorio pese a su años de gobernador de Buenos Aires. Y Massa que dice que es Peronismo, no puede controlar, ni aglutinar al peronismo.

No llegaron a convencer a más de la mitad del electorado, pero igualmente Clarín tuvo éxito, todo se reduce a los tres que eligió, sean o no representativos de partidos y sobre todo, de la sociedad.

A tal punto los impuso, que no solo los análisis periodísticos, sino el "debate" que ya "se asegura" y está promocionando TN, pero no tiene nada cerrado, se reduce solo a los tres. Los tres son los que le aseguran el control y la tranquilidad al Grupo Clarín, que después de ocho años de pérdidas económicas que le provocó el kirchnerismo, busca tener.

No todos quieren ver, que reduciendo todo a los tres y a tres que son casi iguales y podrían ser del mismo partido, Clarín obliga al tercero a que terminada la primaria, apoye obligadamente al opositor K. Y de este modo gane o pierda y gobierne o legisle desde el Congreso, siempre dos de los tres,  acoten al Kirchnerismo.

El otro debate que se promociona, es Argentina Debate. Este es más debate y menos mediático, (y está casi confirmado) Sería con los seis candidatos,  en el ámbito universitario y con trasmisión de todos los canales. Sin duda  es más amplio que el de TN. Pero si solo vemos que los tres presidenciables más votados son de Buenos Aires, las universidades participantes son de Buenos Aires y los Canales que van a transmitir, son de Buenos Aires, es muy poco federal para debatir y elegir a un presidente de todo el país. Otro detalle no menor, hasta ahora los periodistas elegidos para participar del debate y las preguntas, son solo de medios de Buenos Aires, nadie del Interior y quizá el detalle más injusto, son todos hombres, ni una mujer. 

Parece que estuviéramos en 1915 a tres años de la Ley Saenz Peña y no a 100.

Es baja no solo nuestra calidad institucional, demostrada en el modo de gobernar del Kirchnerismo, si no nuestra calidad política.

El Peronismo que hace 12 años no gobierna con uno de su propio armado y está ansioso por el final del Kirchnerismo. Pero lo cierto es que  ni siquiera se animó a enfrentarse a Cristina ¿tanto tendrán para ocultar algunos, con un gobierno que hizo de la inteligencia una arma interna? Los No peronismos por un lado con el PRO a la cabeza y por otro con los armados de Izquierda, tampoco lograron reunirse, consensuar al menos políticas de estado, que en un posible gobierno los alinee a todos ¿tanto le importan los cargos, las diferencias en lugar de las coincidencias y hasta el propio ego de liderar a los opositores no peronistas, que no se reunieron para enfrentar al kirchnerismo?

Scioli es el único que se juega el final de su carrera política en esta elección. Detrás de él generacionalmente vienen muchos peronistas y están ansiosos. Por otra parte es su última y única oportunidad, de usar los dos aparatos, parte del PJ carpeteado y el Kirchnerismo, antes de que la gente y hasta los Kirchneristas, se den cuenta qué hizo el Kirchnerismo.

Massa tiene un futuro por delante, es muy joven, apunta ya a 2017 ser Senador quizá y desde allí volver a buscar la presidencia, enfrentandose en 2019 a los Urtubey, Lousteau, Del Caño y quizá hasta a Máximo si para entonces el apellido Kirchner no es mala palabra.  Pero para lograr eso, no puede bajarse, debe sostener y aumentar ese 20 por ciento que en parte heredó de De La Sota, quien difícilmente vuelva a jugar en el futuro. Sin embargo los Círculos Rojos, los Anti K y buena parte de los que ven en Macri la única posibilidad de República, le piden que se baje, que negocie, que una los frentes. No advierten que lo único que le resta votos a Scioli, si no hoy estaríamos hablando de un seguro ganador, es que Massa divide al peronismo. Si se hubiera bajado,  pese al peronista anti K que lo votó, con que Scioli vendíera un discurso alejado del los K, podría captarlos.

Macri sabe y no puede negarlo, que hizo mucho para no ganar, para no perder el control del resultado y él decidir, si quiere ganar y acelera en lo que debe hacer o va por sumar, no ganar y no hace mucho para  dejarlo pasar  a Scioli con lo justo. No se dejó convencer por Clarín, ni por los Círculos Rojos, eso en parte es positivo (no para los Anti K que lo quieren ver ganar) Macri sabe que no es lo mismo gobernar con dos tercios del Congreso adverso, con "Superpoderes" (ley de Emergencia Económica) que sin ellos.El peronismo ansioso de volver al poder sin el control K, pueden en el Congreso alinearse con el Kirchnerismo y junto a la Izquierda que de seguro será opositora, hacerle la vida dificil. El Ingeniero también tiene posibilidades a futuro, si construye a partir de acá un gran frente no peronista (ya con el peronismo no podrá hacer nada, competirán por el poder) y mientras conseguir poder legislativo hasta después de 2017. De todos modos, él no va a dejar la escena, al menos mediática aunque no gane, lo niega, pero en Boca no se habla de otra cosa "Macri Presidente 2016", si se presenta en las elecciones del club, gana 80 a 20 a cualquier candidato (y la mayoría son K o PJ).

Como están las cosas hoy, los Kirchneristas van a votar al candidato de Clarín, los Anti K, al opositor que eligió Cristina, para dividir y polarizar, con el juego ideológico falaz de Izquierda y Derecha. Por fuera queda Massa, que no va a dejar ganar a ninguno de los dos por mucho, a uno sacándole votos peronistas (a Scioli) y al otro anti K (a Macri). Pero los tres, nos guste o no, son los candidatos de Clarin y los Grupos de Poder, incluyendo al Kirchnerismo como grupo de poder.

Esto puede cambiar, los tres candidatos carecen de ideología, de doctrina política y en el mejor de los casos, tienen algún programa de gobierno.

Se viene el o los debates, la campaña y esperemos que las propuestas, es el momento de exigir que gobiernen para la sociedad y que digan cómo lo van a hacer.

Es el momento que den definiciones, que hablen de  corporaciones y que actitud van a tener con ellas (que tanto beneficiaron los tres y ni hablar CFK).

Es el momento de exigir y no de ser fan  o anti fan de alguno de los tres.

La República no la va a devolver algún candidato salvador. La República somos todos, nuestra infraestructura, decadente hoy y nuestras instituciones, de baja calidad hoy.

La República también son nuestros pobres, vulnerables y clientelizados, que si el peronismo los tomó de rehenes, es por que la sociedad no los incluyó.

No se puede tener más República y Democracia, actuando con menos república y menos democracia.

La República no es un candidato, la República es, lo que está dispuesta a exigir o a permitir de sus dirigentes, la sociedad. 



















Etiquetas:   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Daniel Scioli   ·   Mauricio Macri   ·   Diario Clarin

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


, Son astenicos, incapaces del mas mínimo esfuerzo por intentar buscar una solución para sus desgracias, abarca todos los estratos sociales




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18572 publicaciones
4703 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora