El Toro por los cuernos

El nombre español “TORO” no proviene de taurus ni de Taurum, tampoco del latín y por sorprendente que parezca, siquiera del griego. TORO es un acrónimo ibérico. Y es cierto que la traducción de la palabra española Toro al latín indudable será Taurus o mejor Taurum, que el latín lo tomó a su vez del griego ταύρο “Tauro”. Y la afirmación que les manifiesto se comprende que mucho pueda sorprender, incluso pueda dejarles perplejos; sin embargo tiene un razonamiento que puedo sustentar perfectamente.

 

. TORO es un acrónimo ibérico. Y es cierto que la traducción de la palabra española Toro al latín indudable será Taurus o mejor Taurum, que el latín lo tomó a su vez del griego ταύρο “Tauro”. Y la afirmación que les manifiesto se comprende que mucho pueda sorprender, incluso pueda dejarles perplejos; sin embargo tiene un razonamiento que puedo sustentar perfectamente.
Verán, la escritura Helena abarca a muchos y distintos pueblos, cultural y dialectal en común y, entre ellos, por supuesto el nuestro y también el propio griego. En nuestro caso y que descendemos de ELAZ (Helenos) de Asia Menor y no de los griegos continentales, la palabra TORO en realidad se trata de una voz ibérica tomada de otra raíz distinta a la de ταύ y que también trajeron nuestros antepasados desde la antigua Anatolia. Sí, porque aun parezca extraño los celtíberos no fueron Celtici (celtas) sino Çeltikçi (gálatas). Así pues, averigüemos la procedencia del término y, esta vez, hagámoslo desde su auténtico origen y legítima etimología. Es decir: τόρ(ος) TORO.

Miren, ahora será necesario cuestionarse de nuestros antiguos iberos y celtiberos ¿cómo denominaban las cosas? Y resulta que cuando ellos hablaban, sus palabras no eran únicamente palabras, sino que además eran nuestras raíces significadas. Y “Toro” deriva de una raíz pre helena para definir la “perforación” y que es: τορ “tor”. Aprovecho la ocasión para dejarla aquí ya reseñada y que se añada a la larga lista de otras etimologías que le son propias, tales como: Tornado, torno, tornillo, y un largo etc. Porque sepan que con la expresión TORO se viene a significar al “PERFORADOR”, y en otra de sus múltiples acepciones, el “CLAVADOR”, y que esta es su genuina y auténtica etimología, no la que ha sido presentada como más cierta. Miren, “Toro”, se trata de un nombre singular masculino en su modo vocativo. También como segunda y tercera persona del singular de un verbo que es conjugado aoristo y a la vez como un adjetivo. Es totalmente demostrable todavía en la actualidad, porque ustedes lo podrán verificar si lo desean, también a través del griego jónico como es τόρος “toro” o incluso τορέω “toreo”. Es más, en dialecto ático como τορεύς “toreos”. Además como adjetivo, τορός “toro”, es una expresión que presenta una cualidad, la de quien “perfora”. Tanto como sustantivo como adjetivo plural en caso nominativo es como en lengua española denominamos a “LOS TOROS”, y que igualmente es un sustantivo dicho en plural.

Nuestros antepasados ibéricos, en ningún caso tenían al toro como un dios en una liturgia religiosa, entiéndase en el aspecto sagrado ritual de darle culto, más allá de la relación con una bestia que pudiera mostrarse peligrosa si se la molestaba, o dentro del respeto que supone enfrentarse a un amenazador morlaco en una suerte de lidia de una fiesta muy antigua y tradicional traída del este y oriente europeo; y que por supuesto, tanto para ellos como para nosotros no era en absoluto desconocida, es más ha de quedar claro que por descontado no tenían al toro como un dios, pues obviamente de ser así no lo sacrificarían en la arena, otra cosa muy distinta es que fuera un acto ceremonial en su ejecución, incluso solemne y que lógicamente tuviera ritual y protocolos propios, que en el fondo no son distintos a los nuestros. Y es que literalmente, ayer y hoy tenemos que: “coger el toro por los cuernos”. 

Texto de Enrique Cabrejas

Crédito imagen: Wikipedia

Para saber más: Cabrejas Iñesta, Enrique. HIJOS DE TITANES - EL SECRETO ÍBERO - ISBN: 978-84-9095-585-7. Colección: Investigación. Editorial Círculo Rojo. Almería. DEPÓSITO LEGAL: AL 199-2015.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales