Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Psicología   ·   Escritores   ·   Tratamiento Psicológico   ·   Psiquiatría   ·   Psicopatología   ·   Trastorno de Personalidad   ·   Psicoterapia   ·   Psicoanálisis   ·   Reseña   ·   Libros



Divagando sobre arte, lo real, la verdad y el gratuito regalo del asombrarte con lo simple


Inicio > Filosofía
19/06/2015


926 Visitas



"Es genial comprobar que todavía tienes la capacidad de sorprenderte a ti mismo."


Lester Burnham (American beauty - 1999 – Dir. Sam Méndes)

Debo confesar que a veces pierdo la capacidad de asombrarme. No hay nada que me asombre hoy en día. Recuerdo mucho lo que dice el personaje de Mark Hunter en  la película  Pump up the volume de 1990 y dirigida por Allan Moyle (Sube el volumen o Rebelión en las ondas):

“Veras, no hay nada mas que hacer. Todo lo decente se ha hecho. Los grandes temas se han usado. Convertido en parques temáticos.  Asi que no encuentro exactamente agradable vivir en medio, digamos, década gastada donde no hay nada que hacer y nada a quien buscar”

Me siento así algunas veces, sino es que la mayoría del tiempo. Estamos en una época donde todo se centra en la falsedad de la imagen, donde las ideologías ya no son puras sino modas o tribus urbanas. No hay nada real. No hay nada que seguir.

Esa película tiene 25 años y curiosamente fue concebida uno o 2 años antes de que el movimiento grunge, el movimiento de la generación X se popularizaran. Ese momento en el que la mentalidad cambio. Considero que esa película se adelantó a su tiempo y predijo algo que sucedió en breve. Es ahí donde vemos como las películas reflejan el sentir del momento en el cual fueron concebidas. 

Todo está desgastado. Estamos a la expectativa de algo nuevo. Yo lo estoy. Me he preguntado ¿esto es todo? No puedo asombrarme con lo que es nuevo, porque realmente no lo es.  Sin embargo en esta época llena de narcisismo creen que lo es. En este mundo moderno estamos rodeados de narcisistas por doquier que sienten que tienen la cosa más maravillosa del mundo.

El problema de no poder asombrarnos, es que tenemos mucho conocimiento. Cuando conocemos muchas cosas, solo cuando descubres algo nuevo te asombras. Sinceramente, este sentir surge por el lado de lo que se considera arte contemporáneo.  No veo nada nuevo.

Primero ire por el cine. El cine es la forma de arte que mas me agrada. Estamos en la época del refrito, de los remakes y de cuando ya se acabaron las ideas novedosas. Franquicias revividas, reboots, ideas de comics, ¿ya no hay nada nuevo? No me asombro. Eso no quiere decir que lo disfruto, pero no es nada sobresaliente y que me haga descubrir algo profundo. 

El arte pop, al mostrarnos lo cotidiano, vino a darle en la torre a la profundidad del los mensajes transmitidos. Ya no contiene lenguaje poético. Hoy el artista se ha convertido en lo que decía Platón acerca del artista el cual es un imitador, y no muestra una verdad,  y si solo es una copia no tiene una función. Difiero con ello, ya que el artista puede mostrar una verdad, aunque este oculta detrás de cómo quiere mostrarlo de bonito.

¿A que me refiero con eso? Pues bien, el cine de hoy nos muestra mas una imagen superficial en lugar de algo profundo. Una historia con gente guapa, dejando a un lado la profundidad de los personajes o una historia. Si bien tiene un mensaje, pero ese no lo analizan las personas pues se centran en la belleza de los actores.  Una historia debe estar bien construida para dejar un mensaje y ser trascendente. Aunque también ahí interviene la mercadotecnia y los intereses monetario. He ahí que la película de 50 sombras de grey quedó en ello, sin embargo es una historia interesante, quitando el morbo, los malos diálogos y la forma en cómo la vendieron.

No muestran la realidad de lo que es. Vuelvo con eso a lo que vivimos hoy en día. Una forma de arte es la fotografía. ¿Cuántas personas no se dedican a tomar fotografías y cobrar grandes cantidades de dinero a personas narcisistas que quieren verse bien por una vez en su vida? No se sientan mal, porque tengo conocidos que lo hacen y que bien por ellos, pero no hacen algo trascendental y se les alaba la falsedad que quieren mostrar sus clientes en sus trabajos fotográficos.

Todos quieren salir bien en la foto. Por eso está el maquillaje, el manipular la luz, buscan la mejor pose, etcétera. Pero no muestran la realidad de las personas. Las personas se muestran alegres en la fotografía. Solo un momento y no es un momento real. Es ficticio.

Todos quieren verse bien. Recuerdo una conferencia de TED Talks, donde la modelo  Cameron Russell dice: “El aspecto no lo es todo. Créanme, soy modelo”. 

Todos pecamos de vanidosos. Queremos vernos bien. Cumplir con una imagen. Pero a la larga, y como dice la Señorita Russell acerca de sus fotos: “esa no soy yo”. Y eso es el problema. Estamos en un mundo donde nos asombramos de algo que no es. De algo ridículo.

Yo no me asombro de lo grande. Me asombro de lo pequeño. Del momento natural. De los grandes logros de “personas pequeñas”. De los logros pequeños de las “personas grandes”.  De los logros reales. Estamos a la expectativa de grandes cosas, pero no es así como debemos estar. Debemos estar a la expectativa de lo sencillo. No me agrada esa fotografía que se ve tan perfecta pero muestra lo que no es real, sino que muestre ese momento espontáneo que la misma naturaleza y el azar nos ha regalado. Y cobrar por algo que es irreal y  que la gente quiera eso, se me hace absurdo.

El cine, como dice Alejandro Jodorowsky, debe dejarte asombrado. Impresionado. Debe de hacerte más listo  cuando salgas de la sala, no mas idiota o igual de cómo estabas antes de entrar a la sala. Creo que por ello no soy muy fan del cine mainstream, no siento que me aporte mucho, sin embargo puedo analizarlo desde puntos de vista particulares. Por eso a veces prefiero verla en la televisión o de forma que no me implique gastar en algo que no vale la pena.

¿Cuál es mi punto entre tanto divagar? El cómo nos asombramos por algo que no tiene profundidad. El cómo somos superficiales en esta época. En como el teniendo tanto conocimiento nos olvidamos de algo tan simple y perfecto como es la vida misma sin arreglos y sin complicaciones.

Como seres humanos hemos buscado la perfección. Hemos encontrado salidas falsas y nos hemos olvidado de lo esencial: mira solo a tu alrededor y descubrirás la belleza, descubrirás las respuestas a todo aquello que tú quieras conocer. Es ahí donde yo me he asombrado. Ya no es lo más nuevo, sino lo que ya ha estado ahí desde siempre.

Sonará muy cliché, pero lo más bello esta frente a ti. Lo más bello está, ya que no puedes verte, frente a ti en un espejo. No lo maquilles, no lo retoques con fotos que solo muestran algo que no es verdad. Estás ahí. Ese eres tú en una expresión física de tu existencia.

Plastón tenía razón. Si el arte no te educa, no sirve. Una fotografía falsa no sirve. Una película que no muestra algo profundo no sirve, si no te reta a pensar la obra de arte, no sirve. Si solo muestra una realidad falsa, no sirve.  ¿Recuerdas esas fotografías antiguas en las que salen las personas haciendo cosas cotidianas sin posar y sin retocar? Sirven por que muestran la realidad histórica. ¿Te has dado cuenta como nos burlamos de las fotos donde posan y se ven ridículos un par de años después? La imagen falsa es ridícula.

Los mejores momentos se capturan espontáneamente. Los mejores momentos son reales.  Disfrutalos. Asómbrate de la simpleza.

Para terminar quiero compartirles dos anécdotas y una cita:

Hace unos años tenía una exnovia, la creí odiarla por romperme el corazón, pero si la amo por el aprendizaje que me dejó. Recuerdo que ella era muy insegura sobre las fotos. Era quizás la novia mas bella que he tenido. Recuerdo estar acostado junto a ella y despertar una mañana y ver su rostro desmaquillado, mientras dormía. Ese momento fue sublime. Estaba a mi lado una de las mujeres mas hermosas que había visto y jamás una fotografía reflejará eso.

Camino al trabajo, no tenía auto y tenía que caminar un buen tramo de camino para llegar. Siempre me acompaña mi reproductor de mp3 con un disco. Mientras camino veo el amanecer y me acompaña la canción Cut you up de Peter Murphy . Las letras y ese momento de amanecer y enfrentar un día y disfrutarlo. Fue perfecto. Es un momento que ninguna película me ha mostrado y jamás me hará sentir de la misma forma.

Y por ultimo todo esto me recuerda la cita famosa que dice Roy Batty, interpretado por el actor Rutger Hauer en la película Blade Runner:

"Yo... he visto cosas que vosotros no creeríais: Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán... en el tiempo... como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir"

Los momentos perfectos solo quedan en nuestra memoria. En lo que aprendimos. Nada los reproducirá más que nuestro recuerdo. Eso es lo que te asombrará de verdad. Tú te puedes asombrar de ti mismo. No necesitas grandes títulos, no necesitas grandes ganancias, no necesitas hacer nada más que existir y disfrutarlo. La capacidad de asombro no es cara. Esa es la verdad sin tapujos, sin maquillar.  Es hora de acabar este artículo.



Etiquetas:   Cine   ·   Educación   ·   Psicología   ·   Filosofía   ·   Arte   ·   Platón   ·   Estética   ·   Narcisismo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18738 publicaciones
4728 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora