Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Escritores   ·   PYME   ·   Negocios   ·   Marketing   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Lectores   ·   Profesores   ·   Ética



¿Donde quedará el Kirchnerismo?


Inicio > Política Nacional
13/06/2015


1279 Visitas



El Kirchnerismo sostiene el relato, basado en una realidad que le da la razón y que a la vez lo contradice.




Solo en una sociedad desinformada, mal ó sobre informada (de pavadas sin importancia) o que no puede entender la información, es posible lo que hace el Kirchnerismo.

Con su discurso histórico, sobre todo el de las elecciones 2011 que ganó de forma contundente, asustaba a la sociedad, que votar Oposición era volver a los 90', ajustar, devaluar, aplicar políticas neo liberales y endeudar al país. 

Aquellas elecciones llegaron con un consumo recalentado, un dólar retrasado con respecto a la creciente inflación y sin problemas para poder comprar dólares, ya que las Reservas llegaban a un record histórico de U$S 53 mil millones de dólares. Con semejante liquidez, con todos esos millones se podía cambiar o corregir cualquier desajuste. En cambio, luego de ganarlas, establecieron  el cepo, intentaron quita de subsidios, fueron al ajuste en salarios, buscando paritarias por debajo de la inflación y de allí en más, se cayó la inversión. ¿Quién iba a poner un dólar en la economía, si luego no podía sacarlo? Elemental.

Muy lejos de evitar la fuga de divisas, la aumentaron. Muy lejos de corregir el déficit fiscal, al no poder quitar subsidios, emitieron aún más y lo agravaron. Y además, al generar un mercado negro del dólar, aprovecharon las diferentes cotizaciones, para ir devaluando el oficial gradualmente.

Hay poca memoria, pero Néstor Kirchner asumió con un dólar de $3,00 luego lo bajaron a $2,75 (dando el mensaje que el que apuesta al dólar pierde y de paso aprovechó para comprar los 2 millones) Cristina recibió de su esposo un dólar de $4,30, luego de su reelección ya lo estaba corrigiendo por arriba de $5,00, para terminar en 2013, luego de la derrota electoral,  llevándolo a más de $6.00 y finalmente en enero de 2014, aplicar la mayor devaluación de golpe del modelo, para dejarlo arriba de $8,50. Desde allí el dólar creció a un promedio del 14 por ciento, frente a una Inflación,  en 2014 de un 38 por ciento y en lo que va de 2015 se proyecta no menos del 25 por ciento. En suma, el dólar está retrasado (o mejor sería decir, el peso está sobre valuado con respecto al dólar) el equivalente a la diferencia entre el 14 por ciento de devaluación desde enero 2014 y la suma de la inflación (que si se ancla el dólar,  es en dólares también) de 2014 y 2015.

El discurso de "no cuenten conmigo para devaluar" con el que desafió Cristina, (nadie sabe a quien, porque su modelo deficitario, por consiguiente inflacionario, era el causante de devaluaciones), hoy claramente es una mentira. Desde donde se mire, el kirchnerismo lleva devaluado cerca del 300 por ciento en su modelo,  al peso frente, primero al nivel de precios de consumo masivo (aún con acuerdos y Precios Cuidados) y con respecto al dólar. Aunque este tramo final, no lo va a reconocer y dejará la cotización del dólar oficial, bastante retrasada.

Pero además de un dólar retrasado y dejo a criterio de ustedes cuánto está retrasado, eso según en el indice inflacionario en el que se crea (a falta de estadísticas, la economía se sostiene en fe) Cristina deja algunos miles de millones más de dólares de los que se esperaba desde los análisis económicos hasta hace poco tiempo. Esto a fuerza de colocar Bonos con una tasa muy alta, hipotecando de alguna manera altos pagos en el tiempo, para devolver esos montos (dos y tres veces más que países vecinos) También licitando de modo apresurado  3G y 4G con montos que algunos expertos dicen, podrían ser muy superiores a U$ 1330 millones de dólares. Y por último con el Intercambio de Monedas con China, que solo es un cambio de figuritas de Yuanes por Pesos que se devolverán con exportaciones e importaciones respectivamente y suman cerca de U$ 11.000 millones de dólares. El BCRA acusa con estos ingresos y algo de creatividad, unos U$ 35.000 millones de dólares, sin contar que de esos millones, antes de entregar el gobierno deberán salir los Pagos de Bonos con vencimiento en octubre (Boden 2015 por ejemplo) y son algo así como unos U$ 6000 millones de dolares.

Con este panorama, las reservas de libre disponibilidad que quedan, descontando depósitos privados,  los más optimistas (y serios) economistas, hablan de algo más de U$ 20.000 millones de dólares. 

Lo complicado es que quien asuma en diciembre, deberá enfrentar solo en 2016, pocos meses después de asumir: U$ 25.000 millones de dólares de deuda pactada en dólares y una pequeña parte en pesos con BCRA, deuda externa, Nobac y otro tipo de compromisos, unos U$ 8 u 10 mil millones de importaciones de energía (a valor de petroleo de hoy), no menos de U$ 10.000 millones de giros de multinacionales retrasados y como menos  U$ 10 a 12 mil millones para importaciones, solo para que se recomponga la actividad productiva y exportadora. Podemos sintetizar que el nuevo presidente (gane quien gane) necesitará al menos ingresar unos U$ 25 a 30 mil millones de dólares, para poder responder.

El Kirchnerismo en su final, contradijo su propio discurso en casi todo lo económico y social. Por que asistir a sectores vulnerables o incorporar jubilados sin aportes, con alta inflación, devolución de impuestos (altos) de esos aportes y devaluaciones permanentes o retraso cambiario que termina en desajuste, en el resultado final, los empobrece más.

"No cuenten conmigo para devaluar" y devaluaron un 300%.

"Hemos des-endeudado al país" y están tomando deuda a tres y cuatro veces la tasa de interés de nuestros vecinos, sin contar que a Club de Paris y a Repsol, le pagaron más que lo que ellos mismos calculaban.

"La Oposición es volver a los 90' el endeudamiento,  y favorecer a las corporaciones" Y  endeudaron, no negociando el Fallo Griesa que suma punitorios y más Holdouts. Y con  las principales leyes aprobadas, favorecieron  mucho más que en los 90' a las corporaciones.

La ley de Hidrocarburos con YPF nacionalizada, a las provincias las obliga a dar concesiones hasta por 50 años y reciben 12 por ciento de regalías, en los 90' con YPF de Repsol, las provincias dueñas del recurso, recibían 18% de regalías.

La Ley de Telecomunicaciones legitimó  a Telefónica de España, lo que la Ley de Medios le impedía: un canal de TV TELEFE y Transportar contenidos, pero además estos años, le permitió violando Ley de la Competencia adquirir Telecom Italia y ser dueña a la vez aquí de Telecom Argentina, hacerse así del 75 por ciento de la telefonía celular y usar la Fibra Óptica que colocó el estado. En suma Telefónica obtuvo todo lo que quería y ahora su parte de 4 G, cuando en los 90' la privatización solo le dio el 50 por ciento de la telefonía fija.

El DNU de Semillas, pese a que el discurso Kirchnerista diga que "excluye a pequeños y medianos productores" le da a empresas como Monsanto, Sygenta, Bayer, Cargil y otras (sobre todo a Monsanto que tiene el 60 por ciento del mercado) el reconocimiento de la Propiedad Intelectual, de las semillas, nuestra base alimentaria y exportadora.

Estos son solo algunos ejemplos de la gestión legislativa del kirchnerismo, enfrentada a su propio discurso (anti liberal, anti años 90)

En el comienzo además de hablar de las contradicciones del gobierno, también dije que hay un escenario que le da la razón.

Esto es producto del desconocimiento de la prensa corporativa, de hasta dónde era capaz el kirchnerismo de avanzar (de contradecirse)

Los economistas, analistas y operadores en el periodismo,  hasta el año pasado, pos devaluación (no desplazamiento cambiario como la describió Kicillof) anticiparon la debacle. Para este año nadie pensaba que el kirchnerismo no iba a negociar caída la RUFO el Fallo Griesa. Tampoco imaginaron que iba a recurrir a endeudamiento internacional en Bonos, tan caro en este escenario y menos aún, que iba a aceptar un intercambio con China, tan  leonino en favor de la potencia (tan Roca -Ruciman) Pero el Kirchnerismo lo hizo.

El Gobierno cambió,  de intentar dejar una bomba a punto de explotar (como se perfilaba hasta enero de 2014) a dejar un escenario complejo para 2016, pero que en 2015 lo transitará con comodidad y hasta tratando de calentar el consumo (a costa de dólar retrasado y cuotas) Ese cambio fue en función de la posibilidad de que Daniel Scioli (el único candidato de su armado que mide) pueda ganar en primera vuelta. Aunque de todos modos, para ninguno que asuma, ni aún para Scioli, va a ser fácil corregir el desajuste.

En verdad cualquiera que gane en octubre, deberá hacer casi lo mismo (levantar cepo, unificar un solo cambio, negociar el Fallo Griesa y buscar crédito a tasa razonable) la diferencia va a estar solo,  en cuánto tiempo lo haga.

El resultado de lo que hay que hacer,  según en cual indice de inflación creamos y cuál sea el retraso que creemos tiene el dólar, es devaluar. (con un plan anti-inflacionario y una reestructuración impositiva, si no va a servir tan poco, como sirvió la devaluación de 2014)

Parece mala palabra decir devaluar, pero mientras se viva con inflación, se va a vivir con devaluaciones, no hay magia en economía. 

¿Con este escenario, por qué alguien quiere ser presidente? ¿Todos  los candidatos quieren?

Scioli sin duda y no es muy dificil ver porqué. Esta es su última y única oportunidad. Luego de esta vez, no tendrá otra, primero por que el peronismo tiene varios que viven por detrás en lo generacional, que querran ser presidentes  y en próximas no lo van a apoyar. Y sobre todo, por que es el momento de usar el aparato Kirchnerista. Eso lo sabe Scioli a tal punto actúa el papel,  con un discurso totalmente cristinista y quizá hasta banque que hay un "5 por ciento de pobres". Pero sobre todo, es el momento de usar el armado del kirchnerismo, antes de que toda la sociedad, con el desajuste evidente que deja el gobierno, se den cuenta en realidad,  de que hizo el kirchnerismo.

Massa pese a lo que decían, no iba a desistir, no al menos antes de las Paso, para poder negociar desde algún poder real, si le fue bien o acercarse lo más posible a tener un tercio de los legisladores con su bloque y ser quien defina en el Congreso, apoyando a uno u otro tercio enfrentado.

Macri a esta altura es evidente que no quiere ganar. En mi última nota dejé instalada la pregunta, en función de sus decisiones (link a la nota "¿Macri no quiere ganar?")  Pero más allá de lo que quiera, es suficiente con analizar cómo le va a ir en las principales provincias del país. En Santa Fe Del Sel viene atrás en todas las encuestas, dificil que gane. En Córdoba el frente que apoya, también suma poca intención. En CaBA si Lousteau lo lleva a balotaje a Larreta, todos los encuestadores lo ven complicado que gane el candidato PRO. En Provincia de Buenos Aires Vidal es Macri, solo eso tiene para mostrar sumar y parece casi imposible. Por fuera de los candidatos que apoya, el mismo Macri y lo expliqué en la nota, va por un proyecto a más largo plazo que 2015 (es notorio que no quiere ser el Menem de Alfonsin, el De la Rua de Menem, ni el Duhalde de De La Rua). 

Massa y Macri van por sumar poder Legislativo Nacional y en lo posible provincial. Scioli va por su única oportunidad y después verá.

El gobernador de la Provincia de Buenos Aires, con las idas y vueltas que tuvo con Cristina, hizo en su gobierno el mayor ajuste y aumento de impuestos, que se recuerde en la jurisdicción. Lleva tres años ajustando, pero el que no sigue su gestión no lo sabe, por eso quizá lo que debería hacer en la nación, no lo retrae, o su ambición presidencial es más fuerte.

Quizá la gente no lo advierte, pero lo más importante que va a suceder, con el kirchnerismo fuera del poder (real), es que será la primera vez en 12 años que haya verdadera Oposición.

El Congreso si todos consiguen sus fines, se va a dividir en tercios. Si Massa no abandona hasta el final, seguramente será la tercera minoría y gane Scioli o Macri  se va a unir a uno de los dos frentes, para que salga o no salga, cualquier ley.

A partir de 2016 y por lo menos hasta 2017 con las legislativas, el verdadero poder, va a estar en el Congreso y no en el Ejecutivo.

Massa le saca voto peronista a Scioli, Stolbizer le saca independientes, radicales y progresistas a Macri. 

Scioli quiere ganar, Macri no quiere ganar, Massa y Stolbizer quieren influir y hasta ser determinantes con sus frentes, en las decisiones. 

Aunque sobre el final, los que quieren influir, quizá sean más importantes de lo que se ven hoy.

Se viene un país real.

¿Donde quedará el Kirchnerismo entonces?







Etiquetas:   Daniel Scioli   ·   Mauricio Macri   ·   Kirchnerismo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18316 publicaciones
4649 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora