Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Ética   ·   Filosofía   ·   Poesía   ·   Medio Ambiente   ·   Filosofía Social   ·   Solidaridad   ·   Cultura   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores



De Ayotzi, Peña y la mexicanada enceguecida


Inicio > Política Nacional
12/06/2015

734 Visitas



No fue el estado, a los 43 de Ayotzi los mataron los del bando contrario y ‘alguien’, encontró el pretexto idóneo para hacer de una cotidianidad, un verdadero desmán.


El titiritero mexica -mejor conocido como Sistema-, movió los hilos y repartió los dineros tan adecuadamente que, incluso ante nuestras propias narinas, pesaron y seguirán pesando más, 43 presuntos estudiantes victimizados –casi martirizados por los medios de comunicación- que las más de 42 fosas clandestinas encontradas en Iguala en todo este tiempo –recordarás que la búsqueda de los familiares de los 43, desenterró docenas de cadáveres más-

 

La verdadera historia nos será desconocida por siempre, son demasiados los intereses involucrados en la historia –como cuando desaparecieron a Paulette- y como es costumbre en México, los responsables seguirán libres por siempre jamás. El asunto realmente importante con todo este asunto, radica en la verdadera historia detrás de Ayotzinapa, muy por encima de sus escuelas normales y la lucha de los maestros por preservar la institución.

 

El 23 de Octubre de 2014, Héctor de Mauleón escribió un atinado recuento sobre la siembra de amapola en México, la gran demanda de la misma en estados unidos y la relación de esto con Iguala. Muchos, demasiados decidieron ignorar la verdad detrás de todo este asunto porque, para la mexicanada enceguecida, resulta más sencillo comprender el inexplicable y artero asesinato de 43 inocentes palomitas, que hacer el esfuerzo por comprender los tejes y los manejes que nuestros gobernantes, los gobernantes estadounidenses y las instituciones criminales se traen entre manos desde hace muchísimo tiempo.

 

Hasta el 2009, los plantíos de amapola en México sumaban tan solo, 11 mil hectáreas, y ya bien instalados en el 2011, la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), advirtió que la amapola se había colocado como la droga predilecta de los Narco-comerciantes mexicanos y, ¿qué carambas tienen que ver Iguala, los 43, el remedo de presidente que tenemos –Enrique peña- y los gringos con todo este despiporre?, fácil y rápido; el consumo de los derivados de la amapola –Opio, Laudano, Codeina, Morfina y principalmente la Heroína- en estados unidos, tanto para fines recreativos como médicos, ha aumentado notoriamente, Iguala y sus alrededores son el punto principal de producción y acopio de amapola en el país y por si esto no fuera ya suficiente, el negocio de los opiáceos, suma alrededor de 17 mil millones de dólares anualmente.

 

Así que las cosas en México no solo no pintan bien sino que se irán oscureciendo de manera significativamente grave en los próximos años –no muchos en realidad-, los poderosos y los ambiciosos ya se dieron cuenta que el negocio fuerte de México está en la amapola y el asunto de los 43, es solamente el resultado de una guerra que comenzó hace mucho tiempo.

 

Mientras la borregada se manifestaba enardecidamente por medios digitales, pintas, consignas callejeras y hasta enfrentamientos cuerpo a cuerpo con quienes se supone, deben protegernos de todo mal,  la maquinaria del sistema de los dineros ilícitos se puso en marcha, compraron voluntades, cerraron trompas y pusieron en sus nóminas a demasiados responsables de enterarnos de la verdad.

 

Enrique Peña lo sabe y decidió minimizarlo –al igual que lo de Paulette y muchísimas marranadas más-, todas las televisoras, todos los periódicos y todas las radiodifusoras lo saben pero, o supieron ponerle un precio adecuado a sus silencios o decidieron agacharse y someterse a la amenaza implícita en tan desbarajustado asunto y por último, toda la mexicanada capaz de mantener el tema vivo y exigir su resolución, decidió mantenerse resguardada detrás de sus celulares, en el interior de sus autos, diluyendo la indignación y el enojo propios de pertenecer a un país manejado por tanto jijo de perra entre copas y botellas de licor.

 

No fue el estado leedora, leedor amigos… Todos somos, fuimos y seremos Ayotzinapa.

 

Antonio Andrade

www.antonioandrade.com.mx



Etiquetas:   Ayotzinapa

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18873 publicaciones
4749 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora