Trastorno Obsesivo-compulsivo y anorexia



Una significativa proporción de pacientes portadores de trastornos de la conducta alimentaria (TCA) presentan comorbilidad con trastornos de ansiedad, entre los cuales el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es el tercer diagnóstico más frecuentemente observado. Kaye et al, encontraron 41% de prevalencia de TOC en pacientes con desórdenes alimentarios. Halmi et al, detectaron en la anorexia nerviosa una incidencia durante la vida de 65% para cualquier trastorno de ansiedad, siendo el TOC el más prevalente. Braun et al, observaron que 37% de pacientes anorécticas hospitalizadas poseían una historia de algún trastorno de ansiedad durante la vida y de éstos, la mitad tenían un TOC, sin mostrar diferencia en su ocurrencia a través de los diversos subtipos de TCA.

 


 

Thiel et al, señalan que los pacientes con TCA y TOC poseen un mayor grado de obsesiones y compulsiones en torno a la conducta alimentaria, la figura y el peso corporal. Estas manifestaciones reiterativas, de características intrusivas, ocupan la mayor parte del tiempo, se viven con ansiedad y egodistonía, y, conllevan comportamientos estereotipados de pulcritud, orden y manipulación de alimentos, de la balanza y de la vestimenta. El perfeccionismo, es considerado por Halmi et al, como rasgo fenotípico importante vinculado a la anorexia nerviosa.

Además de la preocupación obsesiva con los alimentos y un enfoque en el control hay otras similitudes entre OCD y anorexia qaue a menudo se encuentran en la estructura de carácter, o de rasgos de personalidad. Típicos patrones de conducta incluyen, perfeccionismo, el exceso de orden y limpieza, la atención meticulosa a los detalles, rigidez y obstinación . Otros menos características específicas de OCD son negativismo, rebeldía, y de intensa dedicación a la actividad física. El negativismo es la prominente principio está representada en la negativa a comer y en la resistencia a todos los esfuerzos positivos de los demás a fin de restablecer una dieta saludable. El alto nivel De la actividad física y la orientación para el ejercicio, que requiere un alto grado de energía de cara a la grave debilidad y delgadez, el resultado de la compulsiva tendencia a tener éxito, y alcanzar los objetivo, en este caso la pérdida de peso (Rothenberg, 1990).

Sin embargo a pesar de la sintomatología que comparten ambas enfermedades no se ha llegado a un consenso común que afirme que ambas pertenezcan a un mismo espectro.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE











Trastorno Obsesivo-compulsivo y anorexia


Una significativa proporción de pacientes portadores de trastornos de la conducta alimentaria (TCA) presentan comorbilidad con trastornos de ansiedad, entre los cuales el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es el tercer diagnóstico más frecuentemente observado. Kaye et al, encontraron 41% de prevalencia de TOC en pacientes con desórdenes alimentarios. Halmi et al, detectaron en la anorexia nerviosa una incidencia durante la vida de 65% para cualquier trastorno de ansiedad, siendo el TOC el más prevalente. Braun et al, observaron que 37% de pacientes anorécticas hospitalizadas poseían una historia de algún trastorno de ansiedad durante la vida y de éstos, la mitad tenían un TOC, sin mostrar diferencia en su ocurrencia a través de los diversos subtipos de TCA.

 


 

Thiel et al, señalan que los pacientes con TCA y TOC poseen un mayor grado de obsesiones y compulsiones en torno a la conducta alimentaria, la figura y el peso corporal. Estas manifestaciones reiterativas, de características intrusivas, ocupan la mayor parte del tiempo, se viven con ansiedad y egodistonía, y, conllevan comportamientos estereotipados de pulcritud, orden y manipulación de alimentos, de la balanza y de la vestimenta. El perfeccionismo, es considerado por Halmi et al, como rasgo fenotípico importante vinculado a la anorexia nerviosa.

Además de la preocupación obsesiva con los alimentos y un enfoque en el control hay otras similitudes entre OCD y anorexia qaue a menudo se encuentran en la estructura de carácter, o de rasgos de personalidad. Típicos patrones de conducta incluyen, perfeccionismo, el exceso de orden y limpieza, la atención meticulosa a los detalles, rigidez y obstinación . Otros menos características específicas de OCD son negativismo, rebeldía, y de intensa dedicación a la actividad física. El negativismo es la prominente principio está representada en la negativa a comer y en la resistencia a todos los esfuerzos positivos de los demás a fin de restablecer una dieta saludable. El alto nivel De la actividad física y la orientación para el ejercicio, que requiere un alto grado de energía de cara a la grave debilidad y delgadez, el resultado de la compulsiva tendencia a tener éxito, y alcanzar los objetivo, en este caso la pérdida de peso (Rothenberg, 1990).

Sin embargo a pesar de la sintomatología que comparten ambas enfermedades no se ha llegado a un consenso común que afirme que ambas pertenezcan a un mismo espectro.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE