Ya no basta con marchar

Estamos viviendo ese minuto crítico en que la democracia se vuelve inmanejable para las élites conservadoras y los poderosos caen en la tentación de la represión autoritaria o el golpismo.

 

Tal como el 2006 o el 2011, a partir del primer mensaje de 21 de mayo, de su segundo período, frente al desencanto agudo y descreimiento profundo en la clase política, la movilización social se abre paso, recibe una dura represión y surge el efecto demostración de los Indignados de España, con la esperanza cívica de que es posible un cambio institucional y que hacia ese norte habría que caminar, sabiendo que lo hacemos por un desfiladero, un verdadero campo minado.

La solución democrática a la actual crisis de legitimidad de las instituciones, exige desconcentrar el poder y la riqueza y eso se lograría haciendo sentir el poder de la sociedad civil organizada y movilizada.Eso no es marchar y luego seguir en el individualismo. Se requiere tomar acciones de civismo activo, no violentas y que rescaten el poder vecinal, el poder de los colegios profesionales, de las asambleas ciudadanas, el debate que construye líneas gruesas de.convivencia, ciudad, familia y.comunidad, con una ética republicana que refunde el actuar de los dirigentes sociales y políticos. 

Recuperar las confianzas, excluyendo a corruptos, conversando sin manipular, generando compromisos realistas, sin promesas demagógicas, en un equilibrio de poder donde la diversidad de visiones delimita un espacio justo, para.convivir con esfuerzo compartido y cuidando lo esencial del Estado de Derecho, las personas, el territorio y un sistema político representativo y pluralista. 

Una gran conversación urgente para Chile.

UNETE
blockchain-certify
  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales