Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Negocios   ·   Reseña   ·   Marketing   ·   PYME   ·   Libros   ·   Lectores   ·   Ética   ·   Educación



Todos K


Inicio > Economía
10/05/2015


1391 Visitas



Ninguno de los  principales candidatos en las encuestas, puede aceptar la realidad públicamente ni decir la verdad y sin embargo, en esas encuestas, la gente los sigue prefiriendo.




Si bien la politica es persuadir tratando de encolumnar voluntades electorales y de gestión, con un gran componente de utopía,  en estas elecciones, cuesta encontrar algo real y no cuestionable.

Los economistas más allá de la visión y la tendencia que tengan (los serios y profesionales), si intentan describir el actual escenario y cómo será el siguiente pos electoral, se convierten en los peores enemigos, aún de los propios candidatos a los que asesoran. Este es el caso de Melconian y su notoria ausencia en los medios, luego de calificar la frase de Macri "el día 11 levanto el Cepo" como "un simple título... por que hacerlo demanda de un proceso gradual"

No es el único caso, Scioli también tiene sus internas con sus propios economistas y debe repetir "con fe, con esperanza y con trabajo... " cada vez que algún periodista le cita declaraciones de Bein o de Blejer y hasta Marangoni, ninguneado como candidato K-Sciolista en la Ciudad, se debe llamar a silencio y desaparecer de los medios, para no complicar al gobernador.

Los de Massa no la pasan mucho mejor, Delgado que es un todo terreno y (doy fe) muy abierto a la prensa, debe pelotear las declaraciones de su candidato, que le citan en programas de panel y politica. Y ni hablar de Nielsen que se inmoló como candidato en la ciudad y al igual que Lavagna, saben que de "la ancha avenida del medio" ellos transitan pegaditos al "cambio" y no a la continuidad.

No la están pasando bien los economistas con los políticos y a los políticos les cuesta mucho tener una campaña optimista, si escuchan a los economistas (a sus propios economistas)

Pero, ¿hace falta una campaña optimista? ¿La política cree que es necesario no decirle la verdad a la gente para que los vote? ¿Cuánto se puede sostener eso? 

El fascismo oficial lo cree, lo implementa y desde sus candidatos a sus periodistas militantes, piden una obligada buena onda. Los candidatos le reclaman a los medios críticos, cuando asisten a sus programas "porqué no se publican los actos de gestión y las noticias positivas" como si los medios, en lugar de hacer periodismo, fueran sus voceros de prensa. Nunca antes otro gobierno (ni siquiera el de Néstor) tuvo tantas secretarías y personal, solo abocado a prensa y difusión presidencial, como el que tiene hoy el gobierno, con Agustina Zeballos (ex productora de VIctor Hugo) al frente de la comunicación. Tampoco nunca antes hubo tantos medios de radio, TV y gráfica en manos de empresarios Kirchneristas, aún violando la Ley de Medios. Sin embargo como si eso no alcanzara, en canales que se presentan como críticos y en programas que dicen tener "todas la voces", de algún modo siempre hay algún representante K defendiendo el relato.

No son muchos a esta altura, pero la "Gran Makro" una agrupación de economistas que defienden el modelo, con su representante Agustin D' Attellis, salvo en Intratables, programa al que prometió no volver a ir, en otros programas de C5N, Canal 26 y de América, siempre tiene presencia. La defensa del economista con respecto a la gestión del gobierno y el modelo, como todo lo que no se sostiene en hechos, termina chocando con sus propias falacias. El problema es que D 'Attellis,  nunca se aparta de lo que antes declaran los representantes del gobierno,  y como el gobierno se contradice, D' Attellis también. 

Hay muchas ocasiones en donde sus diagnósticos, consideraciones y proyecciones, fueron contradictorias (como lo es el relato del modelo) Sin ir muy lejos, recuerdo un cruce que rozó lo violento en el programa de Sylvestre en C5N , donde discutió con José Luis Espert. Sus proyecciones de ese momento, allá por agosto de 2014 fueron que "...en enero se iba a arreglar el tema Buitre caída la Cláusula RUFO, que se iba a buscar financiar la oferta,  dinamizando la actividad con expansión y que no se iba a ajustar" al contrario hoy, pocos meses después, sus predicciones no se cumplieron. Si en cambio, se verifica en la realidad buena parte del diagnostico de Delgado (economista de Massa) que también estaba en esa mesa  y también el "ajuste" que según Espert "ya estaba sucediendo hacía tiempo en el sector privado"(en este link pueden verlo)

Hoy se hace más que evidente ese ajuste, aún en sectores menos beneficiados, cuando desde el gobierno se pide un techo de 25 por ciento en Paritarias (aunque se niegue) haciendo que los salarios vayan por debajo de la inflación (con devaluación) que hubo desde la anterior paritaria. Y más todavía cuando Kicillof cambia la escala de ganancias, generando seis nuevas escalas y no modifica el mínimo no imponible, por lo que al computarse el nuevo aumento de estas paritarias, se terminará pagando más.  Tampoco esta corrección  abarca a Autónomos (que no le producen un solo gasto al estado, solo le aportan) por lo que este sector, del cual muchos son Monotributistas (que tampoco se actualizaron sus categorías) terminarán pagando mucho más, ya que ninguna de las dos  se modificaron. 

Si esto no es ajuste ¿qué es?

Para la Presidenta, para Kicillof, todos sus voceros y por supuesto para D' Attellis,  un trabajador que gana 15 mil pesos o algo más, tiene una sueldo alto, por lo tanto debe ser solidario y aportar a ganancias. Pero  chocan de frente con la realidad, cuando un banco oficial como puede ser el Nación o el Provincia, para otorgar un Crédito Hipotecario (si es que lo otorga) para un departamento de 2 ambientes de unos 50 metros cuadrados, que se cotiza entre U$70 a 80 mil dólares, (en pesos algo más de 800 mil) en el mejor de los casos presta 500 mil pesos a 20 años y exige un ingreso mínimo de 32,500 pesos mensuales. En suma, un trabajador de ingresos "altos" para el gobierno, en la realidad no puede ni siquiera aspirar a poder pedir un crédito a un banco oficial, juntando dos ingresos "altos". El Modelo.

Pero tampoco puede aspirar a ese modesto 2 ambientes,  uno con ingresos de 20 mil , aún juntando dos ingresos familiares, por que de esos 20 mil, deben descontarse ganancias y quizá no lleguen a los 32,500 pesos que piden, sin contar que con 500 mil solo cubren el 70 por ciento del valor total de un 2 ambientes en CaBA. Más Modelo.

Solo en momentos de crisis agudas y cíclicas, como tuvimos en los últimos 40 años (por lo menos) estuvo tan lejos como ahora, el valor de la propiedad inmueble, del salario promedio de un trabajador, que según el Indec es de unos 6 mil pesos. Depende a qué dólar se traduzca, se necesitan más,  o mucho más de 100 salarios promedio íntegros, para alcanzar el valor de ese departamento citado. 

Pero para el gobierno, sus voceros y por supuesto para D' Attelis no hay atraso cambiario, la inflación está bajando o estable y el déficit fiscal no importa. 

Menos mal que no hay atraso cambiario, por que si el dólar, no valiera lo que dicen que vale, entonces un trabajador estaría más lejos todavía de poder aspirar a un dos ambientes.

Falacias.

Falacias oficiales que se multiplican en el discurso y que de paso, técnicos y profesionales sostienen.

Se podrían escribir páginas completas sobre las falacias discursivas, que luego con el apoyo de profesionales de distintas áreas, en este caso de economía, se sostienen como reales.

Es posible, al menos si se tiene un equipo de comunicación idóneo, que en la politica y sobre todo en campaña, nada se diga por decir, sin un motivo. La frase de Macri de quitar el cepo de un plumazo, si bien demagoga y electoralista (por que desde lo técnico ningún economista, ni los suyos lo aprueban) develó varias falacias. No se si Macri lo habrá pensado antes de decirlo, pero de inmediato logró la reacción del oficialismo. Los Kirchneristas y D'Attellis fue uno de ellos, salieron a cuestionar y a acusar a Macri, de que si  quitaba el cepo en un día, iba a producir una corrida hacía el dólar, iba a tener que devaluar para corregir el valor y eso iba a terminar con  caída en el poder adquisitivo y ajuste por deterioro de salarios. O sea, criticaron a Macri por querer quitar un cepo, que según ellos no hay, devaluar un dólar que según ellos tampoco está atrasado (por qué debería devaluarse) y terminar ajustando, por el deterioro del salario, frente a la devaluación e inflación, que según ellos, bajó. 

En suma, Macri prometió algo, que no solo sus propios economistas no consideran que se pueda hacer de ese modo, si no que además, según el oficialismo, no es necesario hacer, por que esa situación,  no existe.

La falacia Kirchnerista, no se va a arreglar con falacia opositora.

Los economista y  buena parte de la prensa profesional (aún los que sostienen relatos por beneficios) ya lo advierten, seguir con la campaña optimista de oficialismo y oposición, va a ser muy dificil.

El cambio es lo único real, pero si lo que se propone como cambio, es real.

Ahora, si hay quienes creen que es posible la continuidad, no es muy dificil probar la falsedad de esa propuesta, solo hay que seguir las curvas, aún de cuadros de datos oficiales, como pueden ser los de Ministerio de Economía o de Indec y ver donde se termina la falacia.

Esta semana estuve viendo varios gráficos de distintos aspectos económicos. El que me pareció más importante, fue uno con valores del Superávit Comercial que toma datos de Indec desde 2001 hasta 2015. Lo interesante de este cuadro (con el que ilustro esta nota) es que solo muestra el primer trimestre de cada año (1T) donde se da el mayor ingreso de dólares, (sobre todo por el agro) por lo general, los demás trimestres tienen menores ingresos y el cuarto (4T) por el turismo,  es el que registra la mayor salida de divisas del país al exterior. Es impactante ver que en 2001, luego de que La Alianza que gobernaba hiciera una enorme publicidad del "Blindaje 2000" una línea de crédito externo, si mal no recuerdo de unos U$ 40 mil millones que nunca llegaron, ese primer trimestre del peor año de la historia, se logró un superavit (diferencia entre lo que se importa y se exporta) de U$ 165 millones de dólares (sin soja y sin siembra directa todavía) Si seguimos con el 1T de 2002 nos va a sorprender que de U$165 millones saltamos a unos U$3.500 Millones, previa devaluación en principio de un 150 por ciento con pesificación asimétrica de 1,40 a 1 y luego de un 100 por ciento más. Lo curioso es que las exportaciones, no fueron  mayores a las de 2001 (ahora si con soja en plena actividad), solo algunos millones, llegando casi a U$ 6000, pero las importaciones se cayeron por debajo de U$2000 millones y eso dio tal superavit. El primer 1T del año de Néstor en 2003, no fue muy distinto el dibujo, teniendo en cuenta que antes Saá y Duhalde ya había hecho el trabajo sucio de devaluar, ajustar por deterioro de salarios (por eso también la caída en importaciones, por menor consumo) y pesificar asimetricamente. De ahí en más, ambas barras,  de exportaciones e importaciones, crecen hasta 2008 de un modo increíble, pero siempre sosteniendo el superavit comercial (entraban más dólares de los que salían) En 2009 se da la primera caída en ambas barras, en 2010 se recuperan y hasta 2013 reflejan crecimiento y saldo positivo. Los dos últimos años, se mantiene una caída de unos U$2500 millones en exportaciones y  algo menos en importaciones, por lo que se emparejan y nos dejan casi sin superavit comercial. En este primer trimestre de 2015 apenas se pueden contabilizar unos U$6 mil millones más que en 2001 (el peor año que recordemos) de exportación e importación (hoy con la soja y 12 años de supuesto crecimiento y diversificación) pero tan parejas ambas barras, que nos dejan  con nada más U$169 millones a favor, U$ 4 millones de diferencia.

Tantas vueltas dio el Modelo, para terminar tan cerca en superavit comercial, del peor año de la Argentina.

Lo peor es que todavía no terminó y como sucedió al final de los 90' (de los 70' y los 50' también) otra vez, pese al discurso de "desendeudamiento" se vuelve a buscar deuda externa, para sostener un modelo deficitario, no solo en lo comercial (los dólares que entran con respecto a los que salen) si no en lo Fiscal (los pesos que gasta el Estado, en función de los que recauda) 

El Modelo se sostiene,  para tener Reservas en el Central, en endeudamiento caro (el doble o el triple de lo que pagan países vecinos) con China y ahora con Bonos. Permitiendo inversiones extranjeras con todas las ventajas (que el inversor nacional y los ciudadanos non tienen) solo por capitalizar algunos dólares (con las leyes de Hidrocarburos y Telecomunicaciones, más la licitación de 4G) Y sobre todo, no vendiendo Reservas y manteniendo el dólar anclado, retrasando así cada vez más, los giros permitidos a multinacionales (que en algún momento los deberán hacer), las importaciones, pero no solo las superfluas, si no las que sostienen la actividad productiva y comercial, en una economía altamente dolarizada para funcionar. 

Si a este escenario, le sumamos que en plenas elecciones de agosto, está venciendo el primer Swan utilizado de China, que además, por el intercambio de monedas (cerca de (U$ 11.000 millones) ese país va a pagar la soja e insumos que compre con los pesos que les giraron y que de ahí en más, hasta finales de 2016 habrá vencimientos de deuda externa por unos U$24.000 millones de dólares (contra uno U$S33.000 millones que acusan hoy en el BCRA) el que habla de "continuidad" no sabe lo que dice.

¿Cómo harían D' Attelis y los cráneos de la economía oficialista, para pagar esos compromisos si nada cambia, si no ingresan dólares por exportaciones, más de los que salen por importaciones, si no hay dólares financieros a una tasa coherente, si no hay inversiones? ¿Cómo harían con un cepo que dicen que no existe, pero nadie pone un dólar en el mercado, por que después no lo puede sacar? ¿Cómo harían con un dólar que dicen que no está retrasado, pero a la gente le resulta tan barato, aún el blue, que igual lo compra y en cambio cualquier producto o servicio en el país, es igual o más caro que en el primer mundo, pero con nuestros salarios? 

¿Cómo harían los genios del Modelo, para sostener la continuidad de esto, sin que la curva de alguno de los muchos gráficos económicos y con datos oficiales, no los lleven a otro default generalizado? 

Este escenario no es el de 2001 eso es claro, hoy las variables económicas, como por ejemplo la cotización del dólar, no están aferradas a una ley como la de convertibilidad. Pero lamentablemente están aferrados a un relato, que ni los números oficiales le dan.

Candidatos oficialistas y candidatos opositores lo saben.

¿Tan dificil es decirle la verdad a la gente? ¿tan dificil les resulta a quienes deberán conducir el destino del país los próximos años, ser honestos, enfrentar los hechos y hablar claro con el electorado? 

¿Cuánto creen que pueden hacer creer a la gente de Buenos Aires, que lo que paga de luz, que de paso le cortan, lo que paga de gas y de transporte es real, al menos para tener servicios de calidad? 

¿Cuanto creen que le pueden hacer creer a la gente, que para tener educación, salud y seguridad, deben pagar altísimos impuestos, para que en ciudades como Buenos Aires, casi no los puedan utilizar?

¿Cuánto creen que pueden seguir haciendo creer a la gente, que se puede vivir sin trabajar? ¿Que se puede tener hijos sin el mínimo planeamiento familiar, porque educar a los jóvenes y hacer campañas de bien público no aplica al Modelo, total el Estado,  con miserias y de un modo miserable, va a mantener a sus hijos? ¿Cuanto creen que se pueden sostener esas falacias? 

¿Creen que la gente, aún los más pobres, no tienen dignidad? ¿Creen que quieren vivir siempre del asistencialismo o subsidiados? 

¿Tan kirchnerista es toda la Oposición, que cree más en el falso relato progresista del gobierno, que la mayoría de la sociedad? 

Si quieren gobernar, deberían ser honestos de la insostenible realidad del modelo. 

Si realmente quieren ser elegidos, pese a que sus asesores de comunicación le digan lo contrario, deberían interpretar a la sociedad.

La gente - creo- es capaz de soportar otro año dificil, sabe que deberá pagar otra fiesta de la que casi no participó, pero no quiere que le mientan más.

El relato que el mismo gobierno y sus voceros ya no pueden sostener, no puede sostenerlo ahora la Oposición, para no perder votos.

No pueden ser  más K, que los K.







Etiquetas:   Crisis Económica   ·   Gobierno   ·   Oposición   ·   Daniel Scioli   ·   Mauricio Macri

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18317 publicaciones
4649 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora