Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Cultura   ·   Calidad   ·   Costes   ·   Publicidad Engañosa   ·   Fisioterapia   ·   Neoliberalismo   ·   Biografía


"La crónica" extracto Manual Taller Escritura Creativa por Ramón Sanchis


Inicio > Literatura
26/04/2015


433 Visitas



La crónica es un relato que informa sobre los sucesos ocurridos, si bien, se distingue de la noticia porque el escritor suele añadir comentarios que interpretan los hechos y acontecimientos. El Diccionario de lengua española (DRAE) la define del siguiente modo: “Historia en que se observa el orden de los tiempos”.


La principal característica de la crónica estriba en informar de un modo objetivo y con regularidad periódica sobre aquello que ocurre, aunque agregue, también, ciertas apreciaciones personales que le confieren un estilo propio. Tal es el caso de las crónicas de sociedad o de sucesos, que aparecen de modo habitual en la prensa, y las que tratan sobre viajes, política o economía. Citemos también, las crónicas remitidas a diario por un corresponsal de guerra o de un enviado especial a un país remoto, y aquellas otras que cubren un evento musical o deportivo de larga duración que exige una crónica diaria (Festival internacional de Música de Santander, Campeonato mundial de patinaje artístico, Feria taurina de San Isidro en Madrid, etcétera).

A fin de comprender las características de una crónica, utilizaremos, como ejemplo la Crónica del viaje de Cristóbal Colón, escrito por Fray Bartolomé de las Casas, el cual tuvo a la vista el texto original que se ha perdido:

• Levanta acta de lo ocurrido: es un documento escrito para dejar constancia de algo.

“Diario de a bordo:

Este es el primer viaje y las derrotas y camino que hizo el Almirante don Cristóbal Colón cuando descubrió las Indias, puesto sumariamente, sin el Prólogo que hizo a los reyes, que va a la letra y comienzo de esta manera…”.

• Anota fielmente los hechos, de modo objetivo, para dar fe de lo ocurrido:

“Martes, 9 de octubre [1492]:

Navegó al Sudueste. Anduvo 5 leguas. Mudóse el viento y corrió al Oueste cuarta al Norueste, y anduvo 4 leguas; después con todas once leguas de día y a la noche 20 leguas y media; contó a la gente 17 leguas. Toda la noche oyeron pasar pájaros”.

• Añade, más allá de los hechos, aquellas actitudes y circunstancias personales que son relevantes para comprender lo que acontece:

“Miércoles, 10 de octubre [1492]:

Navegó al Ouesudueste. Anduvieron a diez millas por hora y a ratos 12 y algún rato a 7, y entre día y noche 59 leguas; contó a la gente 44 leguas no más. Aquí la gente ya no lo podía sufrir: quejábase del largo viaje. Pero el Almirante los esforzó lo mejor que pudo, dándoles buena esperanza de los provechos que podrían haber, y añadía que por demás era quejarse, pues que él había venido a las Indias, y que así lo había de proseguir hasta hallarlas con el ayuda de Nuestro Señor”.

• El cronista adopta un estilo propio, cercano y reconocible para sus lectores, pero preciso y formal en la exposición de los hechos.

“Jueves, 11 de octubre [492]:

…Después del sol puesto, navegó a su primer camino al Oeste. Andarían doce millas cada hora, y hasta dos horas después de media noche andarían 90 millas, que son 22 leguas y media. Y porque la carabela Pinta era más velera e iba delante del Almirante, halló tierra y hizo las señas que el Almirante había mandado. Esta tierra vido primero un marinero que se decía Rodrigo de Triana. Puesto que el Almirante, a las diez de la noche, estando en el castillo de popa, vio lumbre, aunque fue cosa tan cerrada que no quiso afirmar que fuese tierra, pero llamó a Pedro Gutiérrez, repostero de estrados del Rey, e díjole que parecía lumbre, que mirase él, y así lo hizo y vídola. Díjole también a Rodrigo Sánchez de Segovia, que el Rey y la Reyna enviaban en el armada por veedor, el cual no vio nada porque no estaba en lugar do la pudiese ver. Después que el Almirante lo dijo, se vio una vez o dos, y era como una candelilla de cera que se alzaba y levantaba, lo cual a pocos pareciera ser indicios de tierra; pero el Almirante tuvo por cierto estar junto a la tierra…”.

• La crónica incluye citas textuales que contribuyan a la veracidad de aquello que se narra.

“Esto que se sigue son palabras formales del Almirante en su libro de su primera navegación y descubrimiento de estas Indias: «Yo dice él, porque nos tuviesen mucha amistad porque conocí que era gente que mejor se libraría y convertiría a Nuestra Santa Fe con Amor que no por fuerza, les di a algunos de ellos unos bonetes colorados y unas cuentas de vidrio que se ponían al pescuezo, y otras cosas muchas de poco valor, con que hubieron mucho placer y quedaron tanto nuestros que era maravilla…»”. (Extractado de la Revista ArteHistoria, en donde se muestra completo: http://www.artehistoria.com/v2/contextos/11413.htm).

Ramón Sanchis Ferrándiz (c) Extracto de un tema del Manual de Escritura Creativa.

(https://raysan2012.wordpress.com/) (twitter.com/RAYSAN2012).





Etiquetas:   Periodismo   ·   Cultura
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario









Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15441 publicaciones
4054 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora