Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Negocios   ·   Reseña   ·   Marketing   ·   PYME   ·   Libros   ·   Lectores   ·   Ética   ·   Educación



Atacama, alertas y prevención


Inicio > Ciudadanía
27/03/2015


1003 Visitas



Meteorología avisó a la Onemi que venían precipitaciones inusuales y concentradas para un par de días. la Onemi ordenó "alerta temprana preventiva para la región de Atacama" 




El desastre llegó y allí aparecieron las asistentes sociales para relevar los daños, los militares a impedir saqueos y los voluntarios a barrer escombros. La gente a juntar "ayuda". Pero, uno se pregunta ¿qué acciones concretas se tomaron para que la comunidad comprendiera los riesgos? ¿hubo un mapa al menos de los puntos de riesgo? ¿se dispuso de cadenas obligatorias de radio y televisión para permitir que se mitigaran los efectos de las lluvias? Como dudo que la Onemi tenga mapeados los relaves y quebradas cordilleranas, como sí los maneja Sernageomín, no creo que el Jefe de Onemi, que funciona en la plaza de la.capital, se cruzará la calle para ir a consultar siquiera al otro servicio. En los inmensos territorios de Atacama, la región más ancha de Chile, no hay conectividad para celulares como en el centro, por lo tanto se requería tomarse el trabajo de ir a los lugares, pedir maquinaria pesada, pedir que el Ejército actuara antes que se desatara la lluvia, actuar con una revisión aérea de las zonas de riesgo y eventualmente hacer un vaciado controlado de embalses para que no se rebasaran provocando el desastre que hemos vivido. Desde lo central no hay capacidad de gestión de emergencias, no se fiscaliza los vertederos de áridos ni los movimientos de tierras que se realizan en faenas mineras. ¿Alguien midió la resistencia de.los tranques de relave y sus cotas de resistencia máxima? 

Nada de lo que manda el sentido común se ha.hecho. Atacama no estaba en las prioridades, la alerta temprana para un santiaguino es un salir con paraguas, pero en la cordillera, cuando la.naturaleza recupera lechos de ríos, su fuerza es incontrolable. No ha habido prevención ni planes efectivos de contingencia, los servicios en regiones tienen una pobreza franciscana, sin vehículos adecuados 4x4 que allá arriba no son ostentación sino real necesidad, los teléfonos satelitales siguen descargados en el escritorio de algún burócrata de cuello y corbata. No hay en el Estado liderazgo para emergencias y siguen juntando colchones, abriendo albergues y saliendo en helicóptero a ver la dimensión de lo ocurrido. Es evidencia de la desprotección que se vive en Chile, este flaco y largo país cortado a pedazos, desconcertado y abrumado. Y agradezcamos que no se trate de una guerra.



Etiquetas:   Políticas Públicas   ·   Emergencias   ·   Tragedia   ·   Sociedad Civil

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18317 publicaciones
4649 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora