Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Crisis Económica   ·   Elecciones   ·   Mauricio Macri   ·   Crisis Social   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Macroeconomía   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Cultura   ·   Ética



UCR en PRO de ganar


Inicio > Política Nacional
17/03/2015


1177 Visitas



Si para ganar a la UCR  le cuesta perder a sus históricos aliados, llevar al límite de la ruptura partidaria a los sectores radicales más progresistas, parece que no es lo importante, lo que en verdad importa es ganar.




¿Las Paso? ¿Las elecciones de octubre? ¿Un seguro ahora balotaje?

Seguramente las tres cosas quiere la UCR, pero también las quiere el PRO y aunque no tenga números en las encuestas tan altos, también lo quiere Carrió con su  partido. En los papeles son tres partidos, pero en la percepción del Radicalismo en su Asamblea de Gualeguaychú,  sintieron que ponían (vendían o alquilaban) la UCR a Macri . Y quizá no se equivoquen, la posibilidad está. En las Paso van a competir Carrió, Macri y Sanz, pero solo uno va a ganar y va a representar a todo el frente. Es real que habrá acuerdos, cada uno resignará algún espacio para fortalecer el frente, pero lo cierto es que los Radicales y la CC, si se dan las lógicas de las encuestas (o de Clarín que redujo todo a Macri, Massa y Scioli) si gana Macri con quien haya elegido de vice (podría ser Reutemann) lo deberán votar.

Los dirigentes y cúpulas de los partidos coinciden. La propuesta en la Convención de la UCR se impuso. Desde su espacio Carrió dice que es para salvar la república. Pero ¿los votantes de la UCR y de la CC, más todos los indecisos o mejor sería decir: independientes, votarían a Macri y el vice que este elija?

A partir del resultado de la Convención, desde el progresismo radical, aunque   los radicales por esencia son progresistas todos, además del enojo, los insultos, los incidentes, la calificación de traidor a Sanz, también expusieron los férreos valores históricos del radicalismo y que estos no podían sacrificarse para apoyar a un ¿liberal? ¿conservador? ¿de derecha? como Macri.

Es posible que sobrestimen a Macri, por que en realidad como dirigente carece de ideología (y de libros)  Pero a la vez tampoco, al menos su gestión en CaBA mostró un gobierno de "derecha, fascista y liberal" como lo ven desde la izquierda.

En estos tiempos de la política argentina, parece que ninguna calificación tradicional encaja en nadie.

Sin embargo hay que analizar la gestión y en eso, menos encajan todavía.

Es notorio que las Villas en la ciudad, no crecieron menos que en el Conurbano, al contrario, en ocho años son un 150 por ciento más pobladas según datos del último Censo y su proyección. El gobierno de Macri solo urbanizó la Villa 19, en la 20 hasta tienen una orden judicial  de "urbanizar" que no cumple y solo apoyó algunos comedores como Los Piletones, pero con respecto a sectores marginados, no hizo grandes cambios . Es verdad que al menos no considera que es un "progreso" como lo dijo Cristina, que la Villa 31 tenga cinco pisos. Pero justamente en esa villa, por el cruce de jurisdicciones que hay, ninguno de los dos gobiernos termina haciendo nada que le cambie la vida a la gente.

Cuando se desmenuza cada punto de gestión, por afuera del discurso, los modales y el falaz posicionamiento ideológico que dicen tener, Kirchnerismo y Macrismo no están tan lejos. 

El modo de hacer poder, su conformación, su origen, en mucho son parecidos.

Es posible que a los planes de Macri para llegar al poder, que pasó por Boca como pista de despegue a la política, los Kirchner se lo hayan arruinado.

Es que se puede tener todo para hacer un partido político, un nombre, un logo, publicistas expertos, relaciones, contactos operadores, empresarios, grupos de poder, medios de comunicación,  candidatos exiliados o robados a otros partidos y mucho dinero para llevarlo a la realidad, pero lo que no se puede tener con todos esos recursos, es un partido con territorio propio.

Macri tenía en sus planes utilizar al peronismo de Buenos Aires y del Interior para obtener ese territorio. El punto de partida sin duda era el PJ de Buenos Aires, pero esos planes cambiaron a partir de que los Kirchner allá por 2002 llegaron al comedor de la familia Duhalde a cenar y recibieron la llave del partido, que para un gobernador del interior, sin el Cacique del Conurbano era imposible tener. Con el paso del kirchnerismo en el poder, Macri no desistió de su plan de usar al peronismo para llegar al territorio donde su PRO  bien posicionado en capital, no podía llegar. Pero hoy  al final del ciclo kirchnerista y viendo como en particular Cristina, fue desplazando del poder  al peronismo e imponiendo en su lugar a fieles de La Cámpora por ejemplo, Macri debió dar por descartada cualquier posibilidad de asociación con algún peronismo. 

Ya no es posible, el Frente para la Victoria,  otro logo que utilizó al peronismo para hacerse del territorio, llevó a la vez al peronismo a la división. A partir de esa división, en la que ninguno gana,  el peronismo por primera vez desde el 2000 tiene más posibilidades de perder que de ganar. Esto le sirve al Kirchnerismo, esto quiere Cristina y su militancia, ahora ¿lo va a aceptar el peronismo?

Esa pregunta es imposible contestarla, pero el escenario que la genera,  es a la vez la respuesta de porqué Macri buscó a como diera lugar, la alianza con la UCR.

Sin la UCR, el segundo partido nacional después del peronismo (hoy totalmente dividido) Macri no puede ser presidente. Quizá podría ganar un balotaje frente al kirchnerismo, pero no llegaría a ese balotaje si en la primaria no tuviera el apoyo de un partido con Legisladores, gobernadores, más de 350 intendentes y una gran militancia en todo el país, como es la UCR.

Somos un país con una geografía de dimensiones, miles de kilómetros, de ciudades, y  de pueblos. Para que un candidato presidenciable sea conocido, es suficiente quizá con tener presencia mediática. Ahora para ser votado y aspirar a ser presidente, además de tener fuerte consenso en los lugares más poblados, debe tener una estructura partidaria nacional.

El kirchnerismo lo sabía y por eso en aquella interna peronista,  que fue la elección de 2003,  se presentó como un frente transversal abarcando a otros sectores (progresistas y de izquierda) para ganar, pero luego en 2005 ya se reclinó al PJ de Buenos Aires, para finalmente terminar siendo el kirchnerismo,  el Peronismo. Dejaron de ser un frente peronista, para convertirse en el peronismo y negar que ningún otro frente o candidato peronistas pueda serlo.

Dado las semejanzas entre Macrismo - Kirchnerismo y su modo de formar poder, ¿podrá pasarle lo mismo a la UCR? ¿Podrá el macrismo apropiarse de la UCR, desplazarla como partido, o extinguirla?

Estas preguntas tampoco se pueden contestar ahora.

Viendo los resultados del final del kirchnerismo, se podría decir que si el macrismo hace algo parecido con la UCR, no le va a salir bien.

El kirchnerismo después de 12 años en el poder, no logró un candidato a presidente propio, el que más le mide es Scioli que viene del menemismo y del duhaldismo. El segundo que más le mide Randazzo, si bien en el duhaldismo no tuvo protagonismo, su origen también es menemista. El Kirchnerismo no produjo nada nuevo, su agrupación La Cámpora que en algunos sectores hacen una obra militante y social importante, a la vez es tan fundamentalista y exclusiva con respecto a quienes incorpora y cómo deben disciplinarse, que terminó cerrada en si misma y sin posibilidades de generar cuadros que trasciendan. 

El Kirchnerismo es Cristina, el Macrismo es Macri y ninguno de los dos frentes, uno que usó al peronismo para llegar al poder y el otro que ahora va usar a la UCR, tienen herederos.

Por eso el plan de Cristina es que gane Macri,  para esperar un turno (si es que espera) y volver. Sin embargo esta ventana que se hace,  entre el fin de mandato de Cristina y el próximo,  para volver a estar habilitada como candidata, es el único momento para que algún otro peronista (Scioli, Massa, De la Sota, Saá, Randazzo, Uribarri, Das Neves, Urtubey y alguno más con aspiraciones presidenciales) pueda usar el aparato para ser presidente. ¿Los peronistas asistirán impávidos a esta estrategia y la dejaran a Cristina hacer su juego, sabiendo que si gana Macri y luego ella vuelve, como es de aferrarse al sillón, deberán esperar ocho años más? 

Difícil. 

Difícil responder si los peronistas lo aceptaran y más dificil todavía responder, si no lo aceptaran, qué van a hacer.

Cristina y Macri  emergen en esta Argentina política, como los únicos dos presidenciables con un partido por detrás, pero que en el fondo no son más que una conformación local, un logo con mucho protagonismo mediático, pero que sin los aparatos nacionales del peronismo y del radicalismo, no pueden gobernar. 

Ella no puede presentarse en este turno y junto a su militancia sueña con volver el próximo. Macri quizá por política y por generación, tenga esta como su última oportunidad. Más por politica, ya que el PRO sin su liderazgo solo se reduciría a la ciudad, pero también por generación, porque en ocho años él no sería el mismo. 

Su modo de hacer poder fue similar, ninguno de los dos pueden negar la relación de sus partidos con punteros en villas y barrios marginados, con barras brava, con un narco que bajo sus gestiones en la ciudad y en la nación creció de un modo exponencial. 

El PRO ante la imposibilidad de usar al peronismo terminó en un frente con la UCR, que por ahora tiene un desarrollo dificil de anticipar.

El FPV que a su única candidata de peso no la puede presentar, niega y no a Scioli, el candidato, que según sus propios militantes "no los representa", pero que mejor les mide.

Dos logos, uno que gobierna al país hace 12 años y el otro que gobierna la ciudad hace 8 años.

Ambos,  sin el peronismo y el radicalismo no podrían aspirar al poder.

Sin duda los dos partidos históricos de la Argentina deberán ver esta realidad, Los dos deberán volver a las doctrinas que los originaron, a sus bases y volver a producir sus cuadros políticos, que seguro se pueden originar de frentes internos, pero que luego cuando gobiernan, esos frentes no se pueden creer que son más que los partidos que los formaron.

Viendo la situación política de hoy, desde este lugar, pese a lo dificil que debe ser para muchos radicales el acuerdo con Macri, quizá en el fondo no sea tan malo para la UCR.

Si los dirigentes Radicales saben negociar, saben imponer su fortaleza de partido nacional y sus ejes programáticos al PRO, que la UCR termine siendo el control republicano de Macri, si no logran ganarle la interna, quizá sea el comienzo del cambio. 

Macri es pragmático, viene de la empresa y es millonario,  no abundaría en más calificaciones que quizá ni merezca. Y en su pragmatismo, pese a su discurso político (pobre) no tiene como valor evidente, la institucionalidad, la república y menos aún, la valoración de las bases doctrinarias de un partido centenario. Va a estar en la UCR no solo ser su control institucional y republicano que le impida (políticas de ajuste, liberales y de derecha) y le exija (ir contra la impunidad y la corrupción) si no que ponga en su lugar de partido aliado al PRO y no como partido de gobierno..

La UCR no debe permitirle a Macri y al PRO, lo que el Peronismo le permitió a los Kirchner y su FPV.

Después estará en la UCR, la responsabilidad (la deuda con los radicales y la sociedad) de formar su propio presidenciable. 




















































Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18292 publicaciones
4645 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora