Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Sociedad   ·   Economía   ·   Bienestar Social   ·   Estado del Bienestar   ·   Salud Mental   ·   Barack Obama   ·   Donald Trump   ·   Vladimir Putin   ·   Biografía   ·   Cultura


Reseña literaria "El falsificador de pasaportes" de Cioma Schönhaus


Inicio > Literatura
19/02/2015


748 Visitas



TÍTULO DE LA OBRA: El falsificador de pasaportes


AUTOR: Cioma Schönhaus

EDITORIAL: Galaxia Gutemberg

AÑO DE EDICIÓN: 2009

ISBN: 978-84-8109-784-9

Nº DE PÁGINAS: 300

TEMÁTICA:  Narrativa Extranjera. Testimonio

Schönhaus Cioma, es el pseudónimo de Samson Schönhaus. Nacido en Berlín (1922), empieza sus estudios de bachillerato en el Realgymnasium de Königstadt, hasta que en 1937 es obligado a trasladarse a la Mittelschule de la comunidad judía. Los dos años siguientes estudia Artes Gráficas en una escuela judía berlinesa y hasta 1942 trabaja para los nazis como sastre, botonero, tornero y mecánico de máquinas de coser. Entre 1942 y 1943 vive en la clandestinidad y se sirve de sus dotes innatas de dibujante para falsificar documentos oficiales. Acosado al final por la orden de busca y captura que emite la Gestapo, finalmente huye a Suiza, donde el teólogo Karl Barth le consigue una beca en la Universidad de Basilea. Durante los años que van desde 1944 a 1953, estudia Bellas Artes y Oficios así como Filología Germánica, Psicología y Psicoanálisis. Entre 1953 y 2000 ha dirigido un taller propio de artes gráficas y comunicación.

Tras la deportación de sus padres en 1942 a un campo nazi, un joven de origen judío sobrevive en la clandestinidad, en el Berlín hitleriano. Su salvación fue su talento para el dibujo, con el que se convierte en un experto falsificador de pasaportes que ayudarán a salvar de una muerte segura a muchos judíos.

Lo más valioso de la historia es que no es ficción. Cioma Schönhaus, el autor de la novela, es ese joven protagonista. Lo más decepcionante es lo mal que está narrada.

Con un argumento de estas características y una sinopsis en las que se hace alusión a un “ritmo vertiginoso” y “grandes dosis de humor”, es prácticamente imposible -a quienes nos gusta especialmente el contexto histórico en el que se enmarca- no caer en la tentación de abrir sus páginas.

Cioma es un héroe. Ponerse en su situación, huyendo con la lengua fuera de escondites a todas horas, sintiendo que cualquier momento puede ser el último, es tan angustioso que la sensación se hace insoportable. Pero es que el lector en este relato, se ve obligado a poner todo de su parte para imaginarlo. No hay un momento en el que sientas la preocupación extrema y lógica por parte de Cioma Schönhaus. Parece que “pasaba por allí”, como si no se le desbocara el corazón por lo que puede estar a punto de sucederle a cada instante.

Va de un lado al otro, cambiando de lugar para esquivar todo y a todos, encuentra sin buscar a personas dispuestas a ayudar y a quienes le confiesan que el régimen nazi es una locura aunque sean alemanes “puros de raza”. No lo sé, me desconcierta. No es que tuviera suerte, es que parece ciencia ficción.

Cuenta los detalles de sus movimientos a modo de pequeños flashes, a trompicones, con saltos, en los que no muestra sentimientos o son prácticamente anecdóticos -por dios, si sus padres desaparecen de las páginas como si se les hubiera llevado el viento y no hay una lágrima, una metáfora aunque sea, relativo a ese desgarro familiar-, relata sin dar la importancia que tiene su capacidad para mezclarse en los ambientes que menos le convienen, incluso con mujeres de soldados alemanes…, ¡si hasta se compra un pequeño yate para echar algún que otro rato!

Y todo, está contado con una superficialidad, una lejanía de sí mismo que me deja pasmada. Es como si estuviera hablando de otra persona. Dedica más tiempo a explicarnos el callejero de Berlín -con descripciones irrelevantes que se hacen más largas de lo que son- que a situaciones y hechos que pondrían los pelos de punta a cualquiera. Está en peligro continuamente y parece que estuviera corriendo una simple aventurilla.

¿Grandes dosis de humor, emoción, suspense? No sé. No encuentro este tipo de material que venden en este libro y es realmente una pena, porque al menos, la emoción y el suspense parecía garantizado, teniendo un testimonio personal de este tipo. Y es que si la historia no es ficción, este joven se rió literalmente en la cara de la Alemania nazi, en su propio terreno. Tanto, que -lo mismo que se planteó otros proyectos y los ejecutó con éxito- emprende la huida a Suiza en bicicleta. Así, sin que parezca que sus nervios se irriten demasiado.

Definitivamente, me rindo ante el valor de este hombre, Cioma Schönhaus. Es evidente, también, que su historia, un relato de tanto peso en todos los sentidos, está desaprovechada como novela.









Etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Cultura   ·   Reseña   ·   Novela   ·   Lectores
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario









Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15585 publicaciones
4085 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora