Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Sociedad   ·   Tecnología   ·   Base de Datos   ·   Estadísticas   ·   Privacidad   ·   Poder Mediático   ·   Psicología   ·   Conductismo   ·   Filosofía   ·   Libros


España y el Estado de la Pobreza


Inicio > Sociología
14/02/2015


1148 Visitas



España 5º país europeo  en desigualdad , trás Bulgaria, Grecia, Rumanía y Letonia


Casi 13 millones de españoles están en riesgo de pobreza o exclusión. La cifra se ha incrementado en 1,3 millones de personas más que las que había en 2009.

Son datos del informe de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social. El 31,9% de los niños del país está en esa situación, asegura el informe

Más de 12,8 millones de personas, el 27,3 por ciento de la población de España, se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión. Desde 2009, 1.320.216 personas han caído en esta situación de vulnerabilidad, lo que implica un incremento del 2,6 por ciento. Es la conclusión principal del informe sobre El Estado de la Pobreza en España que ha presentado este martes la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN) y que analiza la evolución del indicador europeo AROPE (combina la renta con las posibilidades de consumo y el empleo) entre los años 2009 y 2013. (1)

Según el informe, la crisis ha golpeado con mayor dureza a la clase media y a los grupos sociales más desfavorecidos, al mismo tiempo que ha disparado los niveles de desigualdad.

El 27,3% de la población de España, más de 12,8 millones de personas, se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión, cifra que se ha incrementado un 2,6% desde el año 2009, es decir, 1.320.216 personas que han caído en esta situación de vulnerabilidad y que antes, no lo estaban.

"Las cifras actuales indican que la pobreza y la exclusión social y que afecta a un 27,3% de la población en España:  Este es uno de los principales datos extraídos del último informe 'El estado de indicador de pobreza Track de la pobreza y la exclusión social en España 2009.. - 2013 ', que analiza la situación social en España y sus comunidades autónomas.

La Privación Material Severa se ha incrementado en un 38%, lo que significa que más personas que luchan por alimentarse adecuadamente, más hogares en los que el pago de los gastos relacionados con la casa principal, más personas que no pueden mantener su casa a la temperatura adecuada, se retrasa o no tienen la capacidad de afrontar gastos imprevistos. Durante los años de crisis, las personas con privación material grave ha crecido en más de 800.000 personas, con un total de casi 3 millones, casi el mismo número de personas que viven en situación de pobreza severa (6,1% de la población).

El aumento de la desigualdad se ha intensificado entre los años 2009 y 2012. Así lo demuestra la evolución creciente del Índice de Gini, que se había mantenido constante entre 2005 y 2008. Desde un punto de vista territorial, el Informe muestra una gran desigualdad entre las diferentes Comunidades Autónomas. En general, el norte soporta tasas menores de pobreza y/o exclusión social; y el sur, mayores.

Navarra, País Vasco y Aragón tienen tasas inferiores al 20 %, y Canarias Extremadura, Castilla-La Mancha y Andalucía entre el 35% y el 39%. Caso especial es la Ciudad autónoma de Ceuta, en la que casi la mitad de su población (47%) vive en riesgo de pobreza y/o exclusión social.

En conclusión, el aumento de la desigualdad que muestra todos los indicadores revela que la crisis ha golpeado más duro a la clase media y de los grupos sociales desfavorecidos, lo que demuestra la debilidad de las políticas sociales implementadas y la correlación no directa entre el crecimiento del PIB y la reducción de la pobreza ".

Los datos, del Instituto Nacional de Estadística y trabajados por el sociólogo autor del informe Juan Carlos Llano, revelan un descenso lento pero continuado de la tasa AROPE hasta poco antes del comienzo de la crisis y un cambio a partir de 2008, cuando empezó a subir desde el 24,5% de la población hasta el 27,3% registrado en 2013.

Aunque el crecimiento del riesgo de pobreza y exclusión se ralentizó desde 2010 y en 2013 sólo creció un 0,1%, la EAPN descarta que tenga que ver con una mejora de la situación: "Se explica como un mero efecto estadístico causado por la reducción de ingresos en amplias capas de la población -baja el umbral de pobreza-, a lo que debe añadirse que el retorno de inmigrantes pobres a sus países de origen", explica el informe.

También se ha producido otro cambio estadístico en el modo en que el INE recoge los datos. Si en 2013 se aplicase el criterio que regía desde 2004, el indicador Arope seria un punto mayor, es decir, un 28,4% de la población en riesgo de pobreza y exclusión frente al 27,3 que reflejan los datos tras la modificación.





PRINCIPALES CONCLUSIONES DEL INFORME

-. Transcurridos ya más de cuatro años desde la formulación de los objetivos europeos especificados en la Estrategia 2020, el seguimiento del indicador AROPE y sus componentes muestra que en España no sólo no se ha avanzado en la reducción de la pobreza y la exclusión social, sino que, por el contrario, ha aumentado enormemente.

-. Las cifras actuales indican un 27,3% de población AROPE que supone en términos absolutos unas 12.866.000 personas. Si el objetivo era disminuir en un millón cuatrocientas mil personas la población en riesgo de pobreza y/o exclusión, ahora será necesaria una reducción de más de 2,7 millones de personas en los próximos seis años.

-. La Privación Material Severa ha aumentado un 38% (del 4,5% al 6,2%), lo que significa, entre otras cosas, más personas que tienen dificultades para alimentarse adecuadamente, más personas donde se retrasa el pago de gastos relacionados con la vivienda principal, más personas que no pueden mantener su vivienda con temperatura adecuada y más personas que no tienen ninguna capacidad para afrontar algún gasto imprevisto.

-. La población que vive en hogares con baja intensidad de empleo (BITH) se ha más que doblado desde 2009 y, alcanza, en 2013, al 15,7% de la población entre cero y 59 años, lo que, en términos cuantitativos, supone 5.694.683 personas.

-. La reducción de la pobreza experimentada en el año 2013 no se debe, como podría parecer intuitivamente, a un mantenimiento o mejora de las condiciones de vida de la población, sino a un efecto estadístico producido por la reducción generalizada de los ingresos.

-. La pobreza de los menores de 16 años es del 26,7% en 2013, más de seis puntos porcentuales por encima de la tasa que corresponde al conjunto de la población.

-. En el año 2013 había un 11,7% de trabajadores en situación de pobreza, lo que viene a demostrar, una vez más, que no cualquier trabajo protege de la pobreza.

-. La población inmigrante, especialmente la extracomunitaria, soporta tasas mucho

más elevadas que la población nacional.

-. El aumento de la desigualdad se ha intensificado entre los años 2009 y 2012. Así lo demuestra la evolución fuertemente creciente del Índice de Gini, que se había mantenido relativamente constante entre 2005 y 2008.

-. En conjunto, desde el año 2009, el Índice de Gini se ha incrementado en 8 décimas para situarse en 33,7 puntos. Además, la proporción de los ingresos totales percibidos por el 20% de la población con mayores ingresos multiplica por 6,3 la percibida por el 20% con menos ingresos (S80/S20).

-. Desde un punto de vista territorial, el estudio de los datos muestra una gran desigualdad entre las diferentes Comunidades Autónomas, tanto en lo que se refiere al indicador AROPE como a cada uno de sus componentes. 

En general, el norte soporta tasas menores de pobreza y/o exclusión social, en todos los casos por debajo de la media nacional; y el sur, mayores. Por ejemplo, en los extremos, Navarra, País Vasco y Aragón tienen tasas inferiores al 20 %, y Canarias. Extremadura, Castilla-La Mancha y Andalucía, mantienen tasas entre el 35% y el 39%. Caso especial es la Ciudad autónoma de Ceuta, en la que casi la mitad de su población (47%) se mantiene en riesgo de pobreza y/o exclusión social.

-. Respecto a la privación material severa, se señala la gran variabilidad de la tasa de Privación Material Severa en los distintos territorios, que oscila entre el 0,6% de Navarra y el 15,3% en Ceuta.

-. Durante los años de la crisis, la población en privación material severa ha crecido más de 800.000 personas, totalizando casi 3 millones de personas.

-. El número de personas que viven en hogares con baja intensidad de empleo ha subido en todas las comunidades autónomas durante el periodo de crisis, excepto en Ceuta, en la que ha descendido el 0,6%. Tasas muy superiores a la media tienen las comunidades autónomas de Castilla-La Mancha, Canarias y Andalucía y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

A partir de 2010 se observa una ralentización del ritmo de crecimiento del riesgo de pobreza y exclusión, aunque la EAPN lo achaca a "un mero efecto estadístico", ya que al reducirse los ingresos en amplias capas de la población, también ha bajado el umbral de pobreza. Asimismo, el informe señala otro cambio estadístico en el modo en que el INE recoge los datos. Si en 2013 se aplicase el criterio que regía desde 2004, el indicador Arope seria un punto mayor, es decir, un 28,4 por cien.





Privación material severa

Sobre Privación Material Severa, el informe indica un aumento del 38% (del 4,5% al 6,2%) entre 2009 y 2013, es decir, hay casi 3 millones de personas, 800.000 más que antes de la crisis, con dificultades para alimentarse adecuadamente, que tienen que retrasar pagos de su vivienda, que no pueden caldearla en invierno o que no tienen capacidad para afrontar ni un gasto imprevisto.

En paralelo, la población que vive en hogares con baja intensidad de empleo (BITH) es más del doble que en 2009 y alcanza al 15,7% de los ciudadanos hasta 59 años de edad, un total de 5.694.683 personas. Además, según el informe, en 2013 el 11,7% de las personas en situación de pobreza tenían empleo, "lo que viene a demostrar que no cualquier trabajo protege" de la exclusión.

Según ha detallado Malgesini, con datos de Eurostat, cerca del 12% de todos los trabajadores de España están en situación de pobreza relativa porque ganan menos de la mitad de la mediana nacional.





Jóvenes y niños, los más afectados

La situación varía en función de los perfiles. Al cierre de 2013 el colectivo más afectado era el de jóvenes entre 16 y 30, con un 33% en riesgo de pobreza y exclusión, seguido de los niños, con un 31,9%. En total, la tasa de pobreza infantil para menores de 16 años es del 26,7%, seis puntos por encima del conjunto de la población.

Arope analiza tanto la tasa de pobreza relativa, que afecta al 20,4% de la población de España (un 6,06% es severa), como la privación material severa, en la que vive el 6,2% de los ciudadanos, y la baja intensidad del empleo, que tocaba en 2013 al 15,7% de los habitantes del país.

Según ha explicado el presidente de EAPN España, Carlos Susías, estos tres problemas coinciden en el 1,8% de la población, "posiblemente el núcleo donde estén las situaciones más duras de pobreza". Aumenta así la pobreza y esta pobreza tiene más intensidad. "Ha desaparecido una buena parte de la clase media, que ahora es baja", ha comentado la responsable de Asuntos Europeos e Incidencia Política de la EAPN, Graciela Malgesini.

El Gobierno, con su presidente a la cabeza, niega los mismos datos que surgen de sus propias instituciones oficiales. "Me pinta usted un país que no conozco", le espetó al líder de Izquierda Unida Cayo Lara cuando éste le reprochó el deterioro de los indicadores sociales. Y no miente. El ‘negacionismo’ de los partidos en el poder (sea cual sea el ámbito de poder y el partido que lo ejerza) constituye el primer obstáculo a la resolución del problema. La lamentable calidad del debate público y la espasmódica información periodística sobre este asunto es el segundo.

La mejora de los indicadores macroeconómicos -a la que se agarra desesperadamente este Gobierno- no resolverá el problema, entre otras cosas porque la vulnerabilidad de las familias españolas comenzó mucho antes de 2008. La exclusión social de los niños se situaba en el 28% en ese mismo año.  Desde entonces hemos conocido las profundas debilidades de un Estado del bienestar en el que el empleo determina la diferencia entre la pobreza y una vida digna. En la medida en que las redes de protección de las familias no se hagan más sólidas (tan sólidas como el sistema de pensiones, por ejemplo) será difícil que veamos un cambio radical en esta trayectoria. Mucho más cuando el empleo recién creado es de tan baja calidad.





Demografía y mala calidad de vida

Los datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) indican que la población se redujo en 113.902 habitantes en España en 2012, y que la proyección para 2013 era de una reducción de 242.437 más. En esta tónica, y si se mantienen los comportamientos demográficos actuales, España perdería 2,6 millones de habitantes en los próximos 10 años.

Evidentemente, son muchos los motivos que hacen que una población se reduzca, entre ellos: el balance entre emigrantes e inmigrantes, la diferencia entre nacimientos y fallecimientos en un momento dado o la llegada a la edad fértil de una generación más pequeña en términos demográficos.

La explicación de esta reducción de la población a partir de 2012 tiene que ver con todos estos factores. Los flujos migratorios (que habían sostenido el crecimiento de la población en España en la última década) se han invertido clara y rápidamente desde el comienzo de la crisis: en 2013 por cada persona que vino a vivir en España se marcharon dos.

Pero, además, la reducción del número de nacimientos desde 2009 hará que, si no hay cambios significativos en la tendencia, en 2023 haya casi un millón menos de niños y niñas menores de 10 años que en la actualidad (un 20,4% menos). A más largo plazo, en los próximos 40 años nacerían en España 14,6 millones de niños, un 24% menos que en los últimos 40 años.

Así lo refleja el informe La Infancia en España 2014, que recoge datos preocupantes sobre la situación de los niños: 

• POBREZA Y DESIGUALDAD: un 27,5% de los niños vive en riesgo de pobreza.

• FRACASO Y ABANDONO ESCOLAR: en ambos casos, por encima del 23%.

Desde 2017, además del saldo migratorio negativo, se producirían más muertes que nacimientos en España, que entraría en una dinámica demográfica negativa a largo plazo.

Todos estos factores, unidos al positivo incremento de la esperanza de vida, hacen que el envejecimiento de la población y el riesgo de una rápida reducción de la población infantil (y general) lleve el camino de convertirse en un problema social y económico de gran magnitud. Un problema que cuestiona la sostenibilidad de los pilares básicos de un estado del bienestar (como los sistemas de pensiones y de salud), debilita la vitalidad y la capacidad de renovación e innovación (social, económica y cultural) y pone en riesgo la calidad de vida de todos los ciudadanos.





• En conclusión, el aumento de la desigualdad que muestran todos los indicadores hasta el año 2012, revela que la crisis ha golpeado con mayor dureza a la clase media y a los grupos sociales más desfavorecidos, demostrando la debilidad de las políticas sociales implementadas.

• Por otra parte, en este momento, en que los indicadores parecen anunciar que se acerca el fin de la crisis, es importante recordar que los resultados económicos en los años de crecimiento no se trasladaron a los grupos más desfavorecidos de la sociedad, lo cual, de no mediar actuaciones de redistribución decididas, se consolidará en el futuro la pérdida del Estado de Bienestar.







ENLACES

Informe 'El Estado de la Pobreza'

La Infancia en España 2014. El valor social de los niños

(1) La Estrategia EU2020 puso en marcha un indicador específico, denominado AROPE (At-Risk-Of Poverty and Exclusion), o tasa de riesgo de pobreza y exclusión social. Como está armonizado a nivel europeo, permite comparar entre países. El indicador complementa la medición de la pobreza, basada en lo monetario, con aspectos de exclusión, combinando factores de renta (pobreza relativa), privación material severa y baja intensidad del trabajo.

DATOS:En la mayoría de los indicadores clave sobre pobreza y exclusión social, la situación española es peor que la media europea, como es el caso del AROPE.







Etiquetas:   Pobreza   ·   España   ·   Exclusión Social
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario








Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15901 publicaciones
4136 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora