Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Ética   ·   Filosofía   ·   Medio Ambiente   ·   Poesía   ·   Filosofía Social   ·   Solidaridad   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Biografía



Del priismo aplaudidor pero sin madre


Inicio > Política Nacional
09/02/2015

813 Visitas



El partido tricolor no tiene madre -con perdón de mis editores-, ni respeto por el pueblo mexicano -que bastante bien le da de tragar a sus nutridas y muertas de hambre filas- pues, no conformes con tener al más despreciable, ruin, desatinado y limitado de sus elementos en la silla más cara del país –me refiero a la silla presidencial-, han desplegado la peor de las campañas políticas de la historia -peor aún que la del parasitario partido Nueva Alianza, pero ese es tema para otra entrega- donde, sin considerar la opinión dominante entre los votantes –quienes en su mayoría despreciamos y abominamos todo aquello que se relacione al mentado partido-, brindan un aplauso a los mexicanos luchones y entrones.


 

¿Neta?, en serio, de compas que me respondan, ¿en los estatutos del partido se exige ser una basura humana, un mentiroso, un hipócrita, un imbécil, un verdadero hijo de la tiznada -porque decir chingada ya sería demasiado- y absurdo desmemoriado para pertenecer a tan cabrona institución? -leedor querido, perdona las palabrotas pero de verdad estoy muy molesto y tú también deberías estarlo porque no es para menos-, ¡el partido revolucionario institucional se está burlando de nosotros en nuestras narinas!

 

Entendamos lo siguiente leedora nacionalista, leedor cuasi al grito de guerra, el señor peña, "presidente" nacional y primer títere de los dueños de México, enarbolando la bandera de partido político al que perteneció, ha convertido al país y a sus habitantes en la comidilla y el hazme reír del mundo entero -y no estoy exagerando-, no hay un solo municipio en manos del revolucionario institucional que no haya sido saqueado e inundado de un sin fin de corruptelas, criminalidades, incoherencias y bajezas, no hay una sola historia de éxito en los linderos nacionales que, bajo la tutela de algún priista, pueda considerarse verdadera, no hay pues, un solo rincón en nuestro país -nuestro de NOSOTROS, no suyo de ellos- que haya sido tocado o pisado por un miembro del partido revolucionario institucional que no huela a sangre o a mierda o a dinero mal habido, o a mentira o a ambición –enójese quien se quiera enojar-

 

El priismo ha convertido -conscientemente, a mi que no me vengan a engañar con sus palabrerías mal estructuradas- a México en una pocilga, en una porqueriza, en un retrete desatendido, en una tristeza tan grande, tan pobre, tan hambrienta, tan ensangrentada, tan disminuida, tan imposibilitada, tan jodida, tan deshumanizada, tan cansada y tan maltratada, que creyó conveniente regalarnos un aplauso para apapacharnos.

 

Chinguen a su madre señores priistas, porque todos tienen culpa en esta historia, los que aman a México y saben lo que el priismo le ha provocado pero no se salen de sus filas alegando la idiotez de estar convencidos de poder cambiar el rumbo de lo nacional con sus bondades a medias, los que parasitan por sus filas y oficinas en puestitos sin importancia política alguna por no permitirse ser mejores día con día, por vivir conformes con ser un engranito más de esa enorme y nociva maquinaria, los que pasan por encima de todo y de todos, babeando asquerosa y copiosamente de ambición porque lo único que los satisface es el dinero rápido y sin esfuerzo porque ni ellos mismos, ni sus madres, ni sus parejas, ni sus hijos les significan satisfacción merecedora de pasiones verdaderas y respetables, ellos, los verdaderos priistas, solo van tras el dinero ajeno.

 

De las filas del pri han salido los padrotes más asquerosos de México, los narcopolíticos más vergonzosos de la lista de nuestras tres veces ache instituciones criminales, los asesinos más cobardes, los mentirosos menos respetables, los más puercos y despreciables mexicanos que cualquiera de nosotros podríamos conocer en la vida, lo peor de nuestra raza, la mancha de sangre en la alfombra, en la escalera, en la pared, lo más triste de nuestra sociedad e incluso, los soñadores más absurdos y pusilánimes de nuestra historia.

 

NO MÁS PRIISMO leedora, leedor enardecidos, no más de esa podredumbre que nos colocó bajo sus pies y cada día nos pone más y más abajo, no más de esos hijos de pésima progenitora, dispuestos a todo con tal de tener un peso más que los demás, no más de este México burlado, balaceado, pisoteado, saqueado y desunido, sin nosotros de su lado, ellos no podrán hacernos más daño.

 

TU DECIDES.

 

Antonio Andrade

www.antonioandadre.com.mx



Etiquetas:   PRI   ·   Enrique Peña Nieto

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18872 publicaciones
4749 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora