Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Psicología   ·   Escritores   ·   Cultura   ·   Trastorno de Personalidad   ·   Psicoterapia   ·   Psicoanálisis   ·   Tratamiento Psicológico   ·   Psiquiatría



0 seguidores

¿Cuál es el mejor método para un trasplante de cabello?


Inicio > Medicina
09/02/2015


5692 Visitas



El trasplante de cabello es un procedimiento quirúrgico que se lleva a cabo para mejorar el problema de la calvicie. En la actualidad existen dos métodos diferentes para llevarlo a cabo, por un lado se encuentra el método FUSS y por otro el método FUE.


    Aunque a la hora de escoger una técnica u otra, en la actualidad ninguna de las dos es mejor que la otra, lo que el cirujano y el paciente han de escoger a la hora de realizar el trasplante de cabello, lo que hay que tener en cuenta es cada paciente es diferente y por lo tanto la técnica a utilizar ha de ser la más adecuada en función del trabajo a realizar.

    La técnica FUE no es la más moderna, en realidad, es una técnica de implante de cabello muy antigua, pero que se ha mejorado en un 100%.

    Esta técnica de Extracción de Unidades Foliculares, más conocida como FUE por sus siglas en inglés (Follicular Unit Extraction) consiste en la extracción de unidades foliculares de una manera individualizada mediante la utilización de un instrumento quirúrgico especial y la zona donante se escoge de una manera aleatoria. Este método no requiere cortes ni suturas, con lo que se consigue que la cicatrización sea más rápida y de esta manera se evita dejar cicatrices a la vista.

    El método FUE en la recuperación del cabello, consiste en la extracción de cabellos de forma individualizada desde la zona occipital o posterior del cráneo, que en este caso es la zona donante, a la zona receptora, es decir, aquella zona en la que se va a injertar los cabellos, para que cuando estos hayan sido trasplantados continúen creciendo de una forma natural.

    Para realizar esta cirugía, se utiliza una anestesia local en la zona lateral y/o posterior del cuero cabelludo, que una vez analizados en el microscopio van a ser introducidos mediante microincisiones en las zonas de calvicie o en aquellas zonas en la que la escasez de pelo es más evidente y en la que la tendencia natural del pelo es tender hacia la alopecia. La selección de cuero cabelludo de la parte lateral o posterior de la cabeza, se debe a que en esta zona el pelo se encuentra genéticamente preparado para crecer durante toda la vida, y es que en este área se localizan los receptores hormonales a los que no les afecta la hiperactividad enzimática, por lo que estos cabellos pueden ser injertados en otras zonas, evitando de esta manera que los pelos trasplantados no se caigan, y continúen creciendo con normalidad, debido a que el pelo continua con su estructura perifolicular intacta.

    La ventaja de este método es que una vez que se ha realizado la sesión de trasplante capilar con esta técnica, las molestias derivadas de la intervención van a ser escasas, ya que este método no se realiza ningún corte quirúrgico, por lo que el paciente no va a notar ninguna tirantez en la parte posterior de la cabeza. Al no existir corte quirúrgico tampoco va a existir sutura en la parte de la nuca, lo que provoca que no existan cicatrices.

    Los inconvenientes que presenta esta técnica, vienen derivados de su alto coste, así como del tiempo de intervención, además en aquellas sesiones en las que se trasplanten más de 1.000 unidades foliculares es obligatorio rapar la cabeza para que la intervención se pueda llevar a cabo. Otro inconveniente es que en aquellas intervenciones en las que se trasplantan muchos folículos capilares, la zona donante va a perder algo de su densidad, ya que parte de las unidades foliculares que se extraen, provoca que en la zona donante no se regeneren las mismas. El tiempo de recuperación hasta que el paciente obtenga un aspecto estético “normal” va a ser más largo, ya que variará en función de la cantidad de implantes de cabello que hayan sido trasplantados.

    Un dato a tener en cuenta es que el cirujano no ha de utilizar instrumentos de más de 0.9mm, lo normal es que estos instrumentos sean de 0,7 0,8 o 0,9mm (como mucho) de este modo se evita el dejar cicatrices visibles en la zona donante, con lo que se va a obtener un resultado estético completamente natural.

    Por lo tanto esta técnica aunque es la más solicitada, ya que no deja cicatrices en la parte de la nuca, sin embargo, el paciente ha de contar con una buena zona donante para que esta técnica sea válida, al igual que el paciente no ha de tener ningún inconveniente a la hora de raparse la cabeza. Esta técnica es solicitada en un 95% de los casos.

    El otro método de trasplante capilar es la técnica FUSS, que se caracteriza por ser un trasplante de cabello o injerto capilar. El nombre de esta técnica deriva de sus siglas en inglés Follicular Unit Strip Surgery, aunque en el ámbito hispanohablante se le conoce a su vez como la técnica de la tira.

    Esta técnica es la más común cuando se habla de cirugía capilar, y básicamente consiste en la extracción de una tira de pelo en la región posterior de la cabeza, esta región será cortada, más tarde, en cientos de unidades foliculares que serán las trasplantadas en las zonas sin pelo de la cabeza, o en aquellas áreas en las que el paciente quiere tener más densidad de pelo.

    La extracción de la tira de cabello, es una zona que ha sido previamente cerrada por el cirujano, lo que va a provocar que el paciente luzca una cicatriz horizontal, aunque esta va a ser casi imperceptible excepto en el caso de que el paciente se rasure completamente la cabeza. Para la cura de esa cicatriz se han de realizar suturas que van a ser retiradas entre los siete y doce días posteriores a la cirugía, aunque en ocasiones estas suturas pueden ser reabsorbibles, que no hacen necesaria la retirada de los puntos.

    El cabello de la zona donante va a ser extraído en una fina banda de piel que cuente con un cabello entre los 15 y 20 cm de longitud por 1cm de ancho. La zona de extracción es la misma que en el método FUE, es decir, la parte posterior o lateral de la cabeza, cuando la cirugía ha concluido se va a suturar este área, lo que va a provocar una pequeña cicatriz que solamente será visible sí la longitud del pelo circundante es inferior a los 0,5 cm de longitud.

    El método FUSS se realiza en tres fases:

  • Extracción, en ella se obtiene la tira a través de una sencilla maniobra quirúrgica, la tira se va a conservar en las óptimas condiciones de temperatura e hidratación, de esta forma se evita su deterioro.

  • Preparación de los folículos, a través de un microscopio de alta resolución se preservará la integridad anatómico-funcional de las unidades foliculares extraídas.   

  • Implantación de las microunidades foliculares, para ello se requiere de un instrumental quirúrgico de alta precisión, el cual va a realizar unas microincisiones con el ángulo y la dirección adecuada, lo que origina la obtención de los mejores resultados.

    Las ventajas de esta técnica es que, en las intervenciones se van a poder implantar hasta 9.000 o 10.000 cabellos en una sola sesión, con lo cual, la zona alopécica a cubrir es más amplía con lo que el resultado estético es mejor. Con esta técnica no se hace necesario el rapar la cabeza, con lo que el precio de la operación es mucho más económico que el de la técnica FUE, junto con un tiempo de intervención más reducido, en la que no se daña la zona donante, lo que favorece la realización de varias intervenciones sin que exista una pérdida de densidad en la parte posterior de la cabeza, con lo que la recuperación de la cirugía se hace de una manera más rápida y discreta.

    Los inconvenientes que se presentan con esta técnica son que existen molestias en los primeros días, después de que se haya realizado la cirugía, aunque estas molestias variarán en función de la sensibilidad de cada paciente. Tras la cirugía va a aparecer una cicatriz de 1mm de grosor en la parte de la nuca, aunque esta cicatriz pasará desapercibida por el cabello que queda en la zona, aunque durante los 15 primeros días desde la intervención el paciente ha de cuidar correctamente la zona donante, con lo cual se obtendrá una adecuada cicatrización.

    A la hora de escoger técnica, el método FUSS es el más recomendable en las sesiones en las que se van a realizar muchos implantes, y para cubrir calvicies avanzadas. Aunque quede una pequeña cicatriz esta técnica merece la pena para evitar daños en la zona donante y conseguir buenos resultados, en la zona receptora, con solo una intervención.

    En el momento de escoger una clínica donde realizar alguno de estos métodos se recomienda que la clínica, cuente con ambos métodos, ya que dependiendo las necesidades del paciente se ha de utilizar uno u otro, aquellas clínicas que solo ofertan la técnica FUE no puede solucionar de una manera objetiva los problemas de calvicie del paciente.

p { margin-bottom: 0.21cm; } p { margin-bottom: 0.21cm; 



Etiquetas:   Trasplantes

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18754 publicaciones
4729 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora