Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Escritores   ·   Psicología   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Trastorno de Personalidad   ·   Psicoterapia   ·   Psicoanálisis   ·   Tratamiento Psicológico



La crisis financiera en agonía


Inicio > Política Internacional
21/07/2011

1283 Visitas



Confesiones.


 

 

La incertidumbre que sigue provocando la indefinición del congreso estadounidense para aprobar el plan del presidente Barack Obama, mediante el cual se propone elevar el techo del endeudamiento público gubernamental para no caer en moratoria de pagos, a más tardar este próximo día dos de agosto, es decir en menos de once días de su fecha fatal, está causando estragos en la economía mundial, un nerviosismo que trastoca cualquier previsión.

La semana anterior explicábamos en este espacio la situación particular, en el transcurso de los días, esta solo ha ido agravándose en función de la negociación entre el presidente y el ala republicana del congreso, evidentemente influida por el tinte político electoral.

En la semana que ha transcurrido desde el análisis anterior, resalta una contra propuesta del partido republicano para condicionar la aprobación del aumento del endeudamiento público.





Sin embargo la estrategia de los congresistas republicanos denota un ánimo de no resolver rápido sino de  enmarañar, toda vez que los mecanismos que ponen sobre la mesa para otorgar el voto positivo hacen inviable la estrategia del gobierno, de tal forma que la solución no tendría los efectos esperados y eso incluso puede provocar más complicaciones en el plazo inmediato.





Por procedimiento la oferta de los republicanos tendrá que ser enviada al senado, donde naturalmente la fracción demócrata afín al presidente Obama la vetara.

La consecuencia del trámite llevara de nueva cuenta las cosas al inicio de la discusión, en tanto se pierde un tiempo muy valioso, que sobre todo va generando reacciones cotidianamente en el comportamiento negativo de los mercados mundiales.





El presidente Obama, personalmente conduce la negociación, a pesar de ello la resistencia de los republicanos no permite contabilizar un avance real al respecto.





Ante ello habría que apuntar que el presidente ha manifestado públicamente en repetidas ocasiones que esta crisis no es culpa de su administración, pero que de cualquier manera es su obligación enfrentarla, administrarla y resolverá, expresiones que le han favorecido positivamente en la opinión pública, cargando aun más la presión y la responsabilidad en los miembros del congreso.





Porque si la intención de los republicanos se oriento al principio en aprovechar la crisis económica para debilitar la posición del mandatario, en función de sus aspiraciones en busca de la reelección, el saldo del efecto les esta resultado negativo.





Primero porque la propuesta del presidente para elevar el endeudamiento no es la mejor solución posible, es la única, también porque visto desde las dos ópticas políticas posibles, si los congresistas se tardan todavía más en aprobar la resolución lo convierten en un mártir, obstaculizado por sus rivales que no le dejan hacer el trabajo y si de todas maneras conceden como seguramente tendrán que hacerlo, virtualmente será una especie de héroe, que planteo la solución a tiempo y en forma, en detrimento de la lentitud y los inconvenientes que sus opositores le han presentando, ante una determinación que sin duda alguna no tendría porque seguir discutiéndose, el enfermo esta en agonía y los doctores a pesar de conocer el diagnostico del mal que lo aqueja, no atinan a definir el método aun conociéndolo,  para intentar la cura, un calculo que no está resultando y que está llevando el tema económico al campo político, ante la expectación del ciudadano norteamericano que está tomado en cuenta estos argumentos para calificar en la siguiente elección.

Se trata de una coyuntura en la que la rivalidad política no puede estar por encima de la razón y esa actitud lejos de perjudicar la reelección de Barack Obama, le restara puntos y muchos al partido republicano, eso sin contar la influencia que su irresponsable parsimonia provoca en el sector financiero global.





Sobre todo si consideramos en colapso que vive la economía europea ante las quiebras de Irlanda, Grecia y Portugal, situación que deberá definirse hoy mismo en la sesión de la cumbre de los diez y siete líderes de la eurozona, que tendrán que concretar una solución inmediata o de lo contrario soportar el embate que representara la inminente caída de España y posteriormente Italia, que están a momentos de sufrir también un trastorno, que necesariamente implicara una crisis superior a la que se vivió hace dos años y que por definición será materialmente imposible de resolver.





La combinación de los factores norteamericano y europeo, fundamentalmente por la lentitud de la toma de decisiones emergentes en ambos casos, han provocado ya un severo detrimento de los mercados financieros, si las decisiones no se toman esta misma semana, aun y cuando suponemos que se llevaran a cabo de cualquier manera, provocaran una catástrofe incontrolable, que se expandirá por todo el mundo.





No podemos omitir comentar que el sentido de las acciones que se tomen al respecto, en Estados Unidos, para ampliar el endeudamiento público que es casi dos veces mayor a su producto interno bruto  y en Europa para rescatar las economías portuguesa, irlandesa y griega, para evitar además que el daños se propague en la española y la italiana, por si solas y ante el anuncio no terminaran por resolver la encrucijada.





Toda medida económica de estas magnitudes requiere de un tiempo para su maduración efectiva y para que las consecuencias de la misma vayan surtiendo fruto.





Los fenómenos económicos de Europa y sobre todo el norteamericano, necesariamente tienen un impacto en nuestro país, a pesar de que nuestras reservas siguen aumentando a máximos históricos, las recesiones de sus mercados implicaran un freno en la inversión extranjera, en la relación entre las importaciones y las exportaciones, en el envió de remesas de los migrantes, en el caso particular del estado de Quintana Roo en materia turística por supuesto.





Escenario que tendrá que obligar al gobierno federal a tomar medidas de previsión, aun y cuando todavía no se anuncian y peor aún, la opinión de sus integrantes difiere, desde la aceptación que hace la secretaria de turismo al reconocer que el factor estadounidense ya esta lesionando el turismo, hasta las desafortunadas declaraciones del secretario de economía Bruno Ferrari, que sin argumento convincente de por medio señala que no habrá tal influencia negativa.





De cualquier forma, considerando que el tiempo se agota y que las determinaciones se hacen inminentes y finalmente se tomaran, solo resta esperar que el daño no alcance las magnitudes que se prevén, en todo caso anticipar los hechos en la medida de lo posible, situación que abordaremos mañana en esta columna, para el análisis del caso especifico de la situación turística del estado de Quintana Roo.





 

guillermovazquez991@msn.com

twitter@vazquezhandall



Etiquetas:   Economía

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18748 publicaciones
4729 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora