Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Libros   ·   Cultura   ·   Novela   ·   Reseña   ·   Poesía Moderna   ·   Homenaje   ·   Entrevista



15 seguidores

La mujer de mi vida


Inicio > Cultura
18/01/2015


1273 Visitas



La historia de amor entre Romeo y Julieta –que se encuentra entre la ficción y la realidad- es sin duda una de las más románticas de la historia universal. Pero no es la única. Existen historias auténticamente reales y maravillosas. Por ejemplo, la relación amorosa entre el filósofo francés Pedro Abelardo y Eloisa, con pasión a escondidas y  fuga incluida. Lo mismo sucede con la historia de amor entre el emperador mogol Shah Jehan y la princesa persa Muntaz Mahal, tras cuya muerte el emperador enloqueció y se arruinó con la construcción del famoso Taj Mahal. Y qué decir de la historia entre Cleopatra y Marco Antonio. O la de Isabel de Segura y Juan Martínez de Marcilla, los famosos “Amantes de Teruel”. O la de Sissi de Baviera y Francisco José. O la historia de Dante Alighieri y Beatriz Portinari. O la de Hernán Cortés y Malinalí, más conocida como La Malinche. O la preciosa histora entre Liu Guojiang -que tenía 19 años de edad- y Xu Chaoqin -una mujer de 29,  madre y viuda-, que tuvieron que fugarse y vivir en la miseria repudiados por todos los familiares por su situación y la diferencia de edad. Sobre esta historia, basta decir que, como el camino hasta la recóndita cueva donde vivían era muy complicado y lleno de escarpados riscos, la mujer terminó por quedarse en casa, así que su amante decidió tallar con sus propias manos durante 50 años las gradas de una escalera para salvar los 1.550 metros de desnivel de la montaña y facilitar así la bajada de su mujer. Dice uno de sus hijos que cuando murió su padre, su madre no paraba de repetir día tras día “Tú me prometiste que cuidarías de mí, que siempre estarías conmigo hasta el día en que muriera, ahora, tú te fuiste antes que yo, ¿cómo voy a vivir sin ti?”


Todo esto que he contado viene porque hace unos días vi un cartel en un edificio público que rezaba “No puedo ser la mujer de tu vida porque ya lo soy de la mía”. Y ese mensaje me llenó de una profunda tristeza. Es evidente que hoy en día el romanticismo es un reducto del pasado. Entre esta “modernidad” que potencia el individualismo y la falta de compromiso, y la violencia de género que hace que muchas personas confundan posesión con amor, se tiende a interpretar las relaciones de amor altamente pasionales como ridículas, absurdas, antiguas y, lo que es peor, como propias de seres con problemas de identidad personal. En la actualidad, todos los personajes de las historias anteriores serían considerados unos pobres y estúpidos gilipollas, ya que cada uno de nosotros debemos tener nuestra individualidad, sin necesidad de ser alguien gracias al otro.

Evidentemente una mujer puede ser la mujer de su vida. Y eso está bien. Yo, por ejemplo, también soy el hombre de mi vida. Y eso me hace feliz. No necesito a nadie para caminar, ni para beber, ni para rascarme la cabeza. Pero también tengo a mi lado a una mujer de mi vida. Como soy el hombre de mi vida, podría comer solo, pero prefiero comer con la mujer a la que amo, porque ella le da sentido a ese primitivo acto de tomar alimentos. También podía ir al cine solo, porque soy el hombre de mi vida, pero la mujer de mi vida me da visiones que a mí me pasan desapercibidas y eso me encanta. También podría caminar por una calle solo, porque soy el hombre de mi vida, pero si no voy acompañado por la mujer de mi vida me siento cojo, incluso un poco ridículo. Podría ir a la deriva por esta vida siendo solo el hombre de mi vida, pero la mujer de mi vida me complementa, me ayuda a encontrar el rumbo cuando estoy perdido, me apacigua cuando estoy nervioso, me anima cuando estoy desesperanzado, comparte mis alegrías y me hace partícipe de las suyas, me hace reír cuando estoy triste, me alegra mi existencia en esta fugaz vida cuando me despierto, o al acostarme, o cuando dice mi nombre, o cuando viajamos juntos.

Tal vez soy un individuo con problemas de identidad, no me cuesta reconocerlo; yo soy el hombre de mi vida, pero sin la mujer de mi vida, soy solo medio hombre.

ME GUSTA

SEGUIR EN TWITTER

CONÓCEME



Etiquetas:   Amor   ·   Pareja   ·   Romanticismo   ·   Machismo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18149 publicaciones
4626 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora