Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Ética   ·   Filosofía   ·   Constitución   ·   Chile   ·   Poesía   ·   Medio Ambiente   ·   Filosofía Social   ·   Solidaridad   ·   Cultura   ·   Periodismo



Nous sommes trompés


Inicio > Política Internacional
14/01/2015


1188 Visitas



El acto terrorista y bárbaro de unos ciudadanos franceses cometido contra un medio humorístico estos días pasados ha generado una gran cantidad de comentarios por parte de mucha gente, algunos de ellos con mucho conocimiento de los entresijos de la historia de los últimos treinta años. Personalmente me conmovió ver cómo remataban en el suelo, herido y desprotegido, a un policía que nos dijeron que era musulmán y que estaba protegiendo la sede de Charlie Hebdo. Fue un acto vil y cobarde, más propio de alimañas que de seres humanos. No vimos, no nos mostraron, la sede del semanario humorístico regada de cadáveres, pero sí vimos este brutal asesinato de un ser indefenso. Tras esto, nos dijeron que habían tomado rehenes en una imprenta y otro individuo, relacionado con la célula terrorista, había entrado en una tienda cosher de París para pedir que se dejara a los terroristas sitiados. En la tienda, un ciudadano francés musulmán, el complemento simétrico opuesto a los terroristas, salvó la vida de varios clientes judíos, otros fueron asesinados, se nos dijo, por el terrorista. En otra escena, los terroristas sitiados tenían un "topo" dentro, el encargado de la imprenta, que les daba por móvil los datos de situación de los supuestos secuestradores.


El final de la historia es bien conocido: los tres terroristas muertos y un reguero de cadáveres de personas inocentes por medio. Si analizamos bien el proceso seguido tenemos un grupo de terroristas franceses musulmanes, que entran gritando en el semanario diciendo que son de Al-Qaeda, huyen del lugar en un vehículo, tras asesinar al policía, y lo abandonan con toda su documentación en el interior, lo cual, dijeron, permitió identificarlos. Estos terroristas atacan al núcleo de la V república, la libertad de expresión y ponen por medio el conflicto árabe-israelí al asesinar a judíos en una tienda. Las consecuencias de todo esto, al final, son que los ciudadanos europeos veremos restringidas nuestras libertades en aras de la seguridad amenazada por ciudadanos europeos que no sabemos muy bien cómo y de qué manera pudieron perpetrar este horrendo crimen.

Paul Craig Roberts, ex secretario del tesoro de EE.UU, y uno de los más prestigiosos analistas políticos internacionales, ha afirmado en su web que lo sucedido en Francia tiene toda la apariencia de una operación de falsa bandera para mantener a Francia como estado vasallo de la política antiterrorista de EE.UU. Así explica que haya una diferencia abismal entre los individuos que entraron en Charlie Hebdo, profesionales con formación de élite, y los individuos muertos en la imprenta, aficionados. Da muchos más datos que pueden leerse en su blog, pero lo que más me inquieta es que tiene razón en que aquí se ha construido un relato perfecto que sirve ciertos intereses claramente y que coincide con el relato del 11 de septiembre de 2001, con la agravante de los documentos de indentidad "casulamente" encontrados por la policía. 

No se trata de sumarnos a ninguna teoría de la conspiración, no es eso. Lo que me preocupa es que no se nos haya dado nada más que la información que se quería dar y que todo es demasiado oscuro para ser lo que nos han contado. Yo necesito más información para hacerme una idea real sobre lo sucedido. Porque si me atengo a las consecuencias sólo veo oscuridad. La primera consecuencia ha sido que un desprestigiado Hollande ha subido en popularidad y se cierra, de momento, el paso a la extrema derecha hacia el Eliseo, cosa que preocupaba mucho a altas instancias europeas y americanas. La segunda consecuencia es la pérdida, nuevamente, de libertades en Europa. La tercera consecuencia es laidentificación de los bandos en conflicto: de un lado occidente y e Israel, del otro oriente y el islamismo radical. Con esto se cierra el discurso que se estaba abriendo paso y que dejaba en evidencia, el propio Papa Francisco apuntaba a ello, de que la barbarie del Estado Islámico ha sido promovida por occidente, sea por acción o por omisión. En Siria se les armó con dinero de las monarquías petroleras y entrenamiento del Mosad; se les equipó y artilló en Ucrania y se les dio alas con la operación contra Al-Asad. Justo lo mismo que sucedió con Al-Qaeda, fundada para luchar contra la Unión Soviética en Afganistán y reconvertida para luchar contra los musulmanes moderados en todo el mundo.

Por desgracia, nada está claro con lo sucedido con Charlie Hebdo. Al menos a mí no me queda claro. Si alguien sabe qué ha sucedido de verdad, más allá del guion retransmitido por los medios de comunicación, agradecería que me iluminase. Mientras tanto nous sommes trompés.



Etiquetas:   Terrorismo   ·   Al Qaida   ·   París   ·   Charlie Hebdo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18865 publicaciones
4747 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora