Reencuentro. Reflexion sobre la Música

  dedicado a dos personas, un amigo silencioso...y una compañera de sueños...

 

...y una compañera de sueños...
 

 

 

El poder constructivo de la música no radica en saber el nombre del autor de cada obra, ni menos escuchar con la lógica que dicta la razón de las armonías. El sonido de las notas y sus alturas entra en contacto con nuestros más profundos sentimientos, es difícil hallar a alguien a quien la belleza de los sonidos le provoque indiferencia. Así bien aunque Juanito Pérez sea un ignorante de la música, en él la música ha penetrado hondo, tocando su fibra mas sensible, ¿podemos decir entonces que aunque él sea un hombre no ilustrado en cuanto a materias del arte musical y el oficio, sea él un ignorante?, y dijo esto por que muchas veces escucho el comentario de que este o aquel no aprecian el valor de lo que ven o escuchan por que no tienen los conocimientos… la música sin duda es un arte altamente intelectual, sin embargo es aún mas espiritual, por lo tanto  mi personaje ficticio no ignora lo que siente, ni es ajeno a lo que percibe, reflexiona: es el celeste dialogo con todo lo que es mas sagrado para el hombre, por que cuando el hombre escucha una obra musical es testigo en primera persona de si mismo, únicamente se siente a él, aun sin un dialogo verbal, solo a través de las sensaciones que  registra su conciencia. A Juanito Pérez solo le importan que la música entre en él, nada más, ¿acaso no basta con eso? ¿No buscamos sensibilizar al hombre con las expresiones de belleza? Entonces ¿por que criticar a quien la aprecia sin ropas?. Y deseo en este punto aclarar mi expresión sobre aquel “poder constructivo”  que posee la música; cuando el hombre percibe los sonidos crean en él una actitud generalmente receptiva, muchas veces a tal punto de inducir a estados de conciencia superiores, estados en el cual nos encontramos despojados de los prejuicios y males contraídos en la sociedad (hoy por hoy muchas veces confundida con la “suciedad”), estado en el cual nos hallamos receptivos a sentimientos puros, emociones verdaderas, en fin todo aquellas cuestiones que hacen del hombre un ser con la vista hacia las estrella, por lo tanto un ser que experimenta estados de satisfacción se hace un ser integro e integral con su medio, pleno y feliz se transforma en un mejor hombre, mejor ciudadano, mejor líder…si bien la música no puede cambiar radicalmente un conflicto social, si va tallando gradualmente a las personas desde sus bases, sus centros íntimos y silenciosos, sumada a otros medios constructivos son un gran aporte para la humanidad.

 

Mi llamado es a dejar los prejuicios y vanidades egoístas de algunos intelectuales banales, y sentarse esta noche, o mañana de madrugada antes de salir al trabajo o a la hora de almuerzo, cerrar sus labios, enchufen en sus equipos, presionen play a la música que mas les apetezca y déjense  llevar por ese instante gratuito e irrepetible. Como decía Nietzsche

La vida sin música seria un error…

 

 

 

Escrito por: Francisco Villarroel.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales